Resumen del libro Ofrenda a la tormenta

Ofrenda a la tormenta” cierra la Trilog√≠a del Bazt√°n, que abri√≥ “El guardi√°n invisible” y continu√≥ “Legado en los huesos”. Pas√≥ un mes desde que el doctor Berasategui fue encarcelado por los cr√≠menes del caso Tarttalo. En Elizondo, en el valle del Bazt√°n, una beb√© de 4 meses hace aparici√≥n muerta por medio de lo que en un primer momento semeja s√≠ndrome de muerte s√ļbita del lactante o muerte de cuna. No obstante, unas marcas rojas en la cara se√Īalan que se ha ejercido una presi√≥n sobre ella y demuestran que la peque√Īa fu√© asesinada. Las supones se√Īalan al padre, quien fue interceptado mientras intentaba hu√≠r con el cad√°ver de su hija en una mochila. Amaia Salazar, inspectora jefa de Homicidos de la Polic√≠a Foral de Navarra, comienza la investigaci√≥n hablando con la familia y es en ese momento cuando se alude por primera ocasi√≥n al ser mitol√≥gico de esta distribuci√≥n. En la primera conocimos a Basajaun, en la segunda a Ttartalo y ahora mismo a Inguma, un genio mal√©fico que se sube durante la noche sobre los durmientes y les roba el aliento. Las v√≠ctimas se detallan sin vida. La abuela de la peque√Īa difunta afirma que √©l, Inguma, es la causa de la desaparici√≥n de su nieta. Amaia, en cambio, piensa un asesino de carne y hueso y las pesquisas la llevan a entender que se han producido en esa regi√≥n m√°s muertes por cuna de las que logren parecer razonables.
Los familiares de Amaia, ya populares, se nos detallan con una personalidad m√°s descriptiva y din√°mica: Rosaura pierde conformismo y gana valent√≠a y picaresca; Flora, aun sin dejar atr√°s su arrogancia, posibilita ingresar a algunos de sus secretos, exponiendo su punto d√©bil; James deja por instantes la imagen de marido comprensivo y resignado, y revela car√°cter para reivindicar su lugar en la vida de Amaia. Esta √ļltima vuelve a ser, sin duda, quien experimenta el m√°s grande cambio, y nos posibilita abarcar a la inspectora Salazar m√°s humana, porque qu√© hay m√°s humano que dudar y errar al accionar con visceralidad. La t√≠a Engrasi, sin embargo, contin√ļa en su papel maternal; es el faro que alumbra y exita el sitio de vida de Amaia en su pueblo natal.
El ritmo de la narraci√≥n avanza in crescendo. La situacion de hoy y los hechos anteriores a √©l se entremezclan en una investigaci√≥n cuyo alcance tambi√©n va en aumento. Se cierran subtramas que hab√≠an permanecido abiertas desde la primera distribuci√≥n, se desarrollan muertes que rayan ‚ÄĒcomo m√≠nimo‚ÄĒlo irracional y Amaia recibe el m√°s grande golpe de su trayectoria y, posiblemente, de su cr√≥nica. Cubierta y amenazada por una tormenta de invierno de dimensiones considerables, la b√ļsqueda de informaci√≥n no se detiene hasta encontrar la soluci√≥n a los hechos que se ven√≠an pasando en el valle del Bazt√°n desde d√©cadas atr√°s. Un desenlace que la autora ha popular esconder bien, ense√Īando lo muy para prestar pie a la indecisi√≥n y, a la vez, poniendo la zancadilla con inquietudes razonables a los adelantos. M√°s all√° de que el estilo, el desarrollo y la l√≠nea de la narraci√≥n son semejantes a los de los dos primeros libros de la saga, ello no le quita imprevisibilidad a la historia ni nos posibilita adelantarnos a las pesquisas de la personaje primordial y su grupo. De igual modo, y aunque la trama escencial se soluciona, quedan a la visi√≥n algunos indicios de que Amaia Salazar puede prestar m√°s de que comentar, aunque no vaya a ser en esta trilog√≠a.
Esta √ļltima distribuci√≥n sigue la inclinaci√≥n de sus dos predecesoras y mezcla situaci√≥n con mitolog√≠a, fantas√≠a y leyendas vascas. La ambientaci√≥n es tambi√©n uno de sus puntos fuertes, llev√°ndonos a esos panoramas del valle del Bazt√°n sometidos a las inclemencias del tiempo invernal, y transmiti√©ndonos el fr√≠o que atraviesa hasta los huesos y la amenaza de una tormenta de nieve que quiz√°s est√© ocasionada por algo m√°s que nuestra naturaleza.