Resumen del libro Pizzería Vesubio

 

“Los napolitanos que yo conoc√≠, en el vecindario y fuera de √©l, sab√≠an realizar dos cosas: ser magliari o cocinar. Mi pap√° cambi√≥ de bando: mont√≥ una pizzer√≠a frente a un centro espa√Īol en la calle Moreno y la llam√≥ pizzer√≠a Vesubio. Bajo un letrero luminoso con ese nombre en rojo rezaba el siguiente subt√≠tulo: La ver√≠dica pizza a la piedra. Los gallegos de enfrente preguntaban, medio en broma, medio seriamente, si se llamaba as√≠ porque era dura como una piedra; nosotros les dec√≠amos que no fueran brutos, que se hac√≠a en un horno de piedra y de ah√≠ su nombre. √Čsta era la pizza original, la que hac√≠an en los bajos de N√°poles”.

La ni√Īez de Andrea estaba indefectiblemente relacionada a aquella pizzer√≠a. Los olores y sabores que emanaba eran recibidos por el chico como algo de el, algo que los Merola llevan en los genes y que se transmite entre generaciones como una herencia familiar inmaterial. Con el paso de los a√Īos, estos aromas tendr√°n siempre el poder de socorrer ecos dormidos de su dep√≥sito sentimental. “Algo muy b√°sico y sagrado nos vinculaba a los Merola con el acto de comer” -reconoce el chico- “No lo hac√≠amos para subsistir. Era otra cosa, lo sent√≠amos como una clase de alquimia”.
Tal vez por eso la Pizzer√≠a Vesubio es m√°s que un negocio: de todos m√©todos se se ve m√°s a un espacio de vida, a un pedacito de su N√°poles natal insertado en su querida Buenos Aires; una isla que maneja nostalgias y anhelos en la mitad de un mar de anodina situaci√≥n y sue√Īos invi√°bles, un m√©todo hecho en el hogar contra el mal del emigrante.
En la Pizzería Vesubio sólo se sirven dos tipos de pizza: la margarita y la napolitana, cocinadas ámbas siguiendo los dictados de la tradición. Y respetar esta norma es importante: asiste para asegurar el espíritu de la madre patria, la tierra de origen donde el mar es más azul, el cielo más limpio y la comida más cargada.
El local de los Merola simboliza la pelea por la supervivencia de Andrea y de los suyos en un pa√≠s extranjero, un espacio donde esta familia de napolitanos deja su imprompta m√°s aut√©ntica y sentida. Argentina les ha acogido y se realiz√≥ un hueco destacable en sus almas pero el origen, la tierra madre, jam√°s se olvida. El sitio donde nos criamos, donde nos llega las primeras caricias y vibramos con el primer amor: este es nuestro punto de partida y la marca que deja en nosotros es indeleble. Para Andrea tan destacable es N√°poles como Buenos Aires, su cr√≥nica cabalga a caballo entre √°mbas. Pero jam√°s podr√° olvidar ese peque√Īo lugar de comidas, en el que descubri√≥ que las expresiones “pizzer√≠a” y “psicolog√≠a” tienen m√°s cosas en com√ļn que la letra con la que empiezan.
La primera novela del exitoso escritor Walter Riso afirma lo que sus millones de leyentes ya saben: que es un colosal conocedor del alma humana al que le agrada remarcar en el lote emocional porque ah√≠ est√° la sustancia √ļltima de lo que somos.