Resumen del libro Primer párrafo

 

“La persona noble mantiene durante toda su crónica la ingenuidad e inocencia propias de la niñez“.
(Confucio)

Diríase que cuando crecemos y nos convertimos en superiores nos desligamos de la niña o el niño que una vez fuimos. La mirada que le brindamos al planeta cambia: olvidamos la ingenuidad, la espontaneidad, los miedos más básicos, la apreciación de lo fácil, el valor de la naturalidad, la alegría instantánea de los actos más nimios. Los años y las vivencias nos curten por fuera y por dentro y nuestra visión de la realidad se transforma para toda la existencia.
Podríamos pensar que es así en todos las ocasiones. Nos equivocaríamos. Paloma Mozo San Juan es la prueba. A lo largo de este libro nos sitúa en el método de una mujer adulta, narradora en primera persona, que nos comenta episodios de su niñez así como los vivió en esos instantes. Esto es, aun y todo lo aprendido a lo largo de los años, es con la aptitud de almacenar esa visión inocente y la esencia de la niña que fue. Y es un ejercicio admirable tanto desde el método narrativo como personal.
Veinte cuentos o capítulos conforman esta obra; aunque podrían trabajar de manera sin dependencia, tienen alguna continuidad que les hace cuadrar como un puzzle de vivencias. En todos ellos la narradora, cuyo nombre y edad precisa no llegamos a abarcar, nos señala una escena, experiencia, anécdota… de su tierna niñez. La autora ha juntado y revuelto vivencias propias y ficción y el resultado nos lo narra con la prosa que la caracteriza: fácil, clara y con un humor capaz e irónico. Las letras de Paloma se disfrutan porque, además del precaución con que las redacta, revela una aptitud innata para fijarse en los datos cotidianos que la mayoría pasamos por prominente. Los señala con naturalidad y nos llama la atención la prueba que revela frente nuestros ojos.
Tanto en la portada, como al inicio y final del libro y entre los capítulos logramos hallar una secuencia de ilustraciones con apariencia de collages, completados por el colectivo “Mujeres que cortan y pegan“. Son piezas de poesía visual que complementan al texto y juntos convierten este libro en una vigilada obra de arte, además de coleccionista, gracias a que su edición se ha con limite a 250 ejemplares numerados.
Primer párrafo” ha salido adelante con la considerable colaboración de un grupo de mujeres que busca visibilizar su trabajo y quiere reivindicar su lugar en el planeta del arte:
Paloma Mozo San Juan: periodista (aunque hoy en día no ejerce como tal) madrileña. Esta es su segunda novela, la primera transporta por título Me la he cargado, publicada con la editorial Alfaguara.
Mujeres que cortan y pegan“: asociación de mujeres artistas que se expresan a través de los collages y buscan comunicar su valía en este campo.
Editorial Piezas Azules: editorial sin dependencia de edición de escritores noveles y reedición de descatalogados célebres. Sin ánimo de lucro, las ganancias conseguidas las destinan a la publicación de otras proyectos.

Enviado por:
Luna Paniagua

Curiosidades:

– Adjuntamos el enlace al blog y a la página web de Luna Paniagua, autora de esta reseña:
Blog: https://lunapaniagua.wordpress.com/
Página web: https://www.lupacor.com/Otros libros de este autor:

Me la he cargado

Otros libros relacionados:La niñez recuperada

Fernando Savater

 

Dos libros que vuelven la mirada hacia la inocencia de la niñez. VolverMás libros…

Colabora en Trabalibros