Resumen de Analectas de Confucio

Las Analectas de Confucio fueron escritas cerca del a√Īo 500 aC y se atribuyen comunmente a Confucio. Por otro lado, parte importante del texto real fue escrito por sus estudiantes en el transcurso de un per√≠odo de tiempo que comprende los treinta a cincuenta a√Īos posteriores a su muerte. No se sabe la fecha precisa de publicaci√≥n. La versi√≥n m√°s popular hoy en d√≠a es una combinaci√≥n de las ediciones Lu y Qi del trabajo. Estos fueron compilados por Zhang Yu, un maestro del emperador Cheng, hacia el desenlace de la dinast√≠a Han occidental.

Género

Esta obra es una compilación de charlas sostenidas entre el pensador y filósofo chino Confucio y sus discípulos. Es un grupo de divagaciones y reflexiones hechas en la mitad de un período de inconvenientes geopolíticos en China.

Composición y individuos

Las Analectas fueron grabadas por los discípulos de Confucio, seguramente a objetivos del siglo IV o principios del siglo V a. C., a lo largo de el período de los Estados Combatientes. Se constituye de veinte capítulos, cada uno compuesto de aforismos, cuestiones y notas atribuidas a Confucio y veinte de sus discípulos.

Meng I Tzu / Mang I: Un joven patricio del estado de Lu que fue enviado a estudiar con Confucio por su padre. Murió en el 481 a. C.

Meng Wu Po / Mang Wu:

Tzu-yu / Tsze-yu: Otro discípulo

Tzu-yu / Tsze-yu:

Tzu-lu:

Tzu-lu: Un discípulo en ocasiones llamado Yu.

Tzu-lu:

Relación Título-Contenido

El nombre ‚Äúanalecta‚ÄĚ significa un fragmento o extracto de literatura, o una colecci√≥n de ense√Īanzas. En chino, el t√≠tulo del libro se lee verdaderamente ‚Äúdiscusi√≥n sobre las expresiones de Confucio‚ÄĚ.

Resumen y síntesis

El texto, con sus diálogos y reflexiones, tiene lugar a lo largo de el Período de los Estados Combatientes (475-222 a. C.), un período de enorme agitación y reestructuración geopolítica cuando los vasallos del entonces soberano titular (dinastía Zhou) desertaron y se declararon independientes de Zhou. , convirtiéndose así en reinos por derecho propio. Es en este contexto que las Analectas tienen que ser leídas e interpretadas.

Debido al regionalismo y al faccionalismo que plagaron a China en ese instante, Confucio detalla lo que se necesita de parte de los individuos, las comunidades y los gobernadores locales y nacionales para la reconstitución de una sociedad unificada, armoniosa, pacífica y organizada.

As√≠, el lector encontrar√°, constantemente, el √©nfasis de Confucio en la necesidad de respetar a los superiores y las figuras de autoridad, la necesidad de que todos los integrantes de la sociedad observen y acaten los rituales y ceremonias habituales, y la necesidad de todas la gente, principalmente esos que gobiernan, para cultivar la m√°s alta virtud moral, que Confucio llama ‚Äúvirilidad‚ÄĚ. Esta sola virtud, dice Confucio, es bastante para asesorar las acciones de uno lejos del mal y el delito hacia la justicia y la paz.

Adjuntado con la virilidad, Confucio a√Īade la necesidad de cultivar un sentido de filialidad, o piedad filial, que es un amor y respeto por los ancianos y las figuras de autoridad. Una poblaci√≥n, dice Confucio, que ha internalizado este sentido de piedad filial ser√° un pueblo que por √ļltimo se gobierne a s√≠ mismo y, entonces, permita la manera m√°s √≥ptima de gobierno de parte de los pol√≠ticos: gobernar con la menor proporci√≥n de coerci√≥n y fuerza punitiva.

Desde la época de este filósofo, las Analectas de Confucio han influido poderosamente en la filosofía y los valores éticos de China y, más tarde, de otros países del este asiático. Un hombre que no se encontraba familiarizado con las Analectas se consideraba inculto y no moralmente recto.

Adjuntado con otras proyectos que conforman los 4 Libros, las Analectas ense√Īan las primordiales virtudes confucianas: decoro, justicia, igualdad y piedad filial. A lo largo de dos mil a√Īos, las Analectas fueron la base de la educaci√≥n china.

An√°lisis