Resumen del libro Crónica de una muerte anunciada. Autor: Gabriel García Márquez

 

Es una cr√≥nica sobre un hecho de la vida real, en relaci√≥n al asesinato de Santiago Nasar, que empieza con esta frase: “El d√≠a en que lo iban a matar, Santiago Nasar se levant√≥ a las 5.30 de la ma√Īana…”
Santiago Nasar es un joven de 21 a√Īos, hijo del √°rabe Ibrahim Nasar y de Pl√°cida Linero. Tras una noche de juerga, que se hab√≠a prolongado hasta pasadas las 12 para festejar el matrimonio de √Āngela Vicario, Santiago Nasar fue al puerto a recibir al obispo, que despu√©s pas√≥ por el r√≠o sin detenerse, bendiciendo desde el barco a quienes hab√≠an ido a esperarle.
A las 7 y cinco minutos de la ma√Īana, los gemelos Pedro y Pl√°cido Vicario, hermanos de la novia, ya le hab√≠an degollado como a un cerdo. As√≠ termina el primer cap√≠tulo de la novela, que se constituye de cinco, estando reservados los otros 4 a contar los antecedentes de la boda de √Āngela Vicario y a seguir paso a paso, aun con m√°s aspecto que en el primero, las andanzas de Santiago Nasar la ma√Īana en que le mataron.
√Āngela Vicario, a quien hasta el d√≠a de hoy “No se le hab√≠a habitual ning√ļn novio… y hab√≠a crecido colocado junto con sus hermanas bajo el rigor de una madre de hierro”, fue obligada por su padre y hermanos a casarse con Bayardo San Rom√°n, un hombre llegado a la ciudad el a√Īo previo y al que ella √ļnicamente hab√≠a visto. Bayardo, era hijo de Petronio San Rom√°n, “h√©roe de las guerras civiles del siglo previo, y una de las glorias superiores del r√©gimen conservador por haber puesto en fuga al coronel Aureliano Buend√≠a” (importante personaje de Cien a√Īos de soledad).
Por la madrugada, √ļnicamente terminados los festejos de la boda, Bayardo devuelve a √Āngela Vicario a la familia, porque al seguir a consumar el matrimonio declara que la novia no es virgen. Obligada por los suyos a confesar qui√©n la ha deshonrado, √Āngela brinda el nombre de Santiago Nasar, seguramente porque no “pens√≥ que sus hermanos se atrever√≠an contra √©l”.
Pero la honra debe lavarse con sangre, y los gemelos cogen en el instante sus cuchillos de destripar cerdos y empiezan la persecuci√≥n de Santiago, con quien hab√≠an estado bebiendo hasta antes. “Sin embargo, la realidad parec√≠a ser que los hermanos Vicario no hicieron nada de lo que conven√≠a para matar a Santiago en el instante y sin espect√°culo p√ļblico, sino que hicieron muy m√°s de lo que era imaginable para que alguien les impidiera matarlo, y no lo consiguieron”.
A decir verdad, “jam√°s hubo una muerte m√°s anunciada”. Lo fue de hecho a trav√©s de un papel introducido por debajo de la puerta en la vivienda de la v√≠ctima; un papel que nadie vio, o no quiso ver, hasta despu√©s de acaecidos los hechos. Tambi√©n hubo otras ocasiones que hicieron que esa muerte se produjera.
Santiago, que siempre entraba y salía de su casa por la puerta posterior, lo logró ese día por la indispensable, donde los gemelos, que sabían como todo el planeta que jamás la utilizaba, le estaban esperando para que todos les logren ver.
La puerta segu√≠a todav√≠a abierta cuando Santiago, avisado desde un balc√≥n de que los gemelos se acercaban para matarle, busc√≥ refugio en la casa; pero en el √ļltimo momento, suponiendo que ya hab√≠a entrado, cerraron la puerta desde dentro, y a los Vicario no les qued√≥ m√°s remedio que hincarle sus cuchillos.
A Santiago s√≥lo le quedaron fuerzas para arrastrarse, con las tripas fuera, hasta la cocina de su casa y fallecer. Numerosas cosas quedan sin aclarar; entre ellas, si es verdad que hab√≠a sido Santiago quien deshonr√≥ a √Āngela, cosa que ella siempre afirm√≥, aunque sin mucha convicci√≥n.
Desde el momento en que Bayardo la devuelve a los suyos, √Āngela, que se hab√≠a casado con √©l sin estar enamorada, sinti√≥ que “estaba en su cr√≥nica para toda la existencia”. Un extenso tiempo despu√©s vio a Bayardo en un hotel de Riohacha y, sin poder resistirlo, le escribi√≥ una carta “en la cual le contaba que le hab√≠a visto hu√≠r del hotel, y que le habr√≠a dado gusto que √©l la hubiera visto”.
A pesar de que no obtiene respuesta, le sigue escribiendo, primero una carta al mes, y despu√©s una por semana, durante media vida. Por √ļltimo, Bayardo regres√≥ con ella: “Llevaba la maleta de la ropa para quedarse, y otra maleta igual con dos mil cartas que ella le hab√≠a escrito… ordenadas por sus fechas, en paquetes cosidos con cintas de colores y todas sin abrir”.
Alejada de los puntos del realismo mágico, la Crónica es una novela rápida, que sigue paso a paso, cronométricamente, los hechos, con una colosal riqueza en la caracterización de los individuos y de ámbito parecido al del resto de su producción; lo mismo que el lenguaje, quizás menos barroco que en oportunidades anteriores.
¬ŅTe sirvi√≥ este archivo?

(50%) SI    NO (50%)

(adsbyGoogle = window.adsbyGoogle || []).push({});
Compartir este resumen:

O bien, copie y pegue el siguiente código en su página web, blog o foro:
<a href=”http://www.resumenes10.com/cronica-de-una-muerte-anunciada-autor-gabriel-garcia-marquez.html” target=”_blank”>Res√ļmenes Cr√≥nica de una muerte anunciada. Autor: Gabriel Garc√≠a M√°rquez</a>