Resumen del libro Cuentos para jugar de Gianni Rodari

 

RES√öMENES DE LOS CUENTOS:
I. El tamborilero m√°gico.
Un soldado volvía de la guerra y al ir de sendero hacia su casa se encontró con una vieja hechicera, quien hechizó un tambor que el soldado llevaba siempre con él.
Tal encanto consistía en que mientras tocara el tambor, todos los seres de su alrededor iban a bailar sin parar. El tamborilero utilizo este encanto para evadir que unos bandidos que se encontró por el sendero le robaran su tambor.
PRIMER FINAL
Utiliza la magia de su tambor para asaltar a una diligencia que llevaba todo el oro de un banco y quedárselo él.
SEGUNDO FINAL
Utiliza su tambor para evadir que un cazador matara a un tordo. El soldadito jamás llego a su casa debido a que siempre estaba por el sendero con alguna situación donde tenía que intervenir con su tambor.
TERCER FINAL
El tamborilero abre su tambor para intentar hallar cómo trabaja el encantamiento, pero lo que sucede al llevar a cabo esto es que el tambor pierde el hechizo, cosa que alegra de enorme manera al tamborilero
II. Pinocho el listo.
Pinocho era un mu√Īeco de madera, pero no el Pinocho del libro, sino otro, aunque del mismo modo que a este; le crec√≠a la nariz siempre que dec√≠a una mentira. Con la madera que se cortaba de su nariz se realiz√≥ todos los muebles de su casa. Despu√©s, logr√≥ una f√°brica de madera, por medio de la cual se realiz√≥ muy rico, pero como ten√≠a que decir tantas mentiras para que le creciera bastante la nariz y poder conseguir madera, se le agotaron las ideas, por lo cual contrato a un “sugeridor” para que le apuntara las mentiras que el dir√≠a m√°s adelante.
PRIMER FINAL
La
riqueza no convirtió a Pinocho en un individuo avara, sino al opuesto, utilizaba parte de su dinero para contribuir a su pueblo, por lo cual le los pobladores del pueblo le hicieron un monumento.
SEGUNDO FINAL
Pinocho cada vez era m√°s avaro, y aunque el sugeridor le ped√≠a un incremento de sueldo, siempre se lo negaba, por lo cual un d√≠a, el sugeridor, movido por el deseo de venganza, escribi√≥ una verdad en la lista de mentiras que ten√≠a que decir Pinocho, y al decirla este, toda la le√Īa que hab√≠a producido con sus mentiras desapareci√≥, qued√°ndose Pinocho pobre, sin completamente nada.
TERCER FINAL
Aparece un hombrecito que sabía que toda la riqueza que tenia Pinocho se desvanecería cuando dijera la realidad, por lo cual ayudándose de su astucia, le logró cuestiones trampa para que respondiera la realidad y se quedara sin nada, y así fue.
III. Esos pobres fantasmas
En un planeta llamado Bort vivían varios fantasmas, pero nadie de ese planeta les tenía miedo, inclusive se reían de ellos, algo por lo cual estaban muy tristes. Un día, cansados de esta situación eligieron viajar hacia La Tierra, debido a que un amigo del viejo fantasma le había dicho que allí la multitud les temía verdaderamente.
PRIMER FINAL
Tras el viaje, llegaron a La Tierra y al notar las reacciones de sus pobladores, se pusieron s√ļper contentos y eligieron quedarse all√≠ para siempre.
SEGUNDO FINAL
En lugar de
llegar a La Tierra, los fantasmas llegaron a otro planeta llamado Picchio, en el que solo hab√≠a ranas. Esto fue gracias a que entre los fantasmas bortianos hab√≠a dos fantasmas que hab√≠an vivido en La Tierra pero hab√≠an sido expulsados, por lo cual no quer√≠an volver y guiaron a sus compa√Īeros, sin que estos lo supieran, hasta el planeta Picchio.
TERCER FINAL.
Durante el viaje de sendero a La Tierra se hallaron con otro grupo de fantasmas que venía de ella, los cuales les dijeron que no fueran debido a que allí nadie les tenía miedo. Los dos grupos se unieron para buscar un espacio donde fueran respetados.
IV. El perro que no sabía ladrar.
Hab√≠a una vez un perrito que no sab√≠a ladrar porque nadie lo hab√≠a ense√Īado, y aunque √©l no era consciente, los dem√°s perros se percataron al momento y lo excluyeron del grupo, dej√°ndolo muy triste. Numerosos animales, para intentar sacarle la tristeza, intentaron ense√Īarlo a ladrar, pero cada uno le ense√Īaba su sonido, por lo cual el perrito sabia llevar a cabo los sonidos de todos los dem√°s animales pero no sab√≠a ladrar.
PRIMER FINAL
El perrito, al hallarse con una vaca e intentar esta ense√Īarle a llevar a cabo su sonido, le mencion√≥ que eso no era ladrar, pero la vaca lo logr√≥ ver que no hab√≠a nada que le impidiera comentar su idioma. As√≠, el perrito aprendi√≥ la forma de comentar de todos los animales con lo que ha podido trabajar en un circo y
alcanzar el éxito
SEGUNDO FINAL
El perro se encontr√≥ con una campesino que lo invit√≥ a acompa√Īarlo a su casa a almacenar sus gallinas, a eso que el perrito le contesto que no sab√≠a ladrar, pero al campesino eso le daba igual, inclusive le pareci√≥ mejor, por lo cual el perrito sali√≥ a vivir con √©l.
TERCER FINAL
El perrito se encontr√≥ con otro perro que si fue con la capacidad de ense√Īarlo a ladrar, y aprendi√≥ enseguida, lo que lo logr√≥ reflexionar que por fin hab√≠a encontrado al maestro correcto.
V. La vivienda en el desierto.
Un se√Īor incre√≠blemente rico llamado Puk decidi√≥ hacerse una colosal casa en el desierto la cual ten√≠a que estar construida de arriba a por debajo de monedas y billetes, introduciendo todos los muebles, ventanas, grifer√≠a…
Aunque gast√≥ muchas monedas en llevar a cabo la vivienda, al terminarla todav√≠a le quedaban much√≠simas m√°s, con las que lleno… [continua]

Leer Texto Completo

¬ŅTe sirvi√≥ este archivo?

(62.1%) SI    NO (37.9%)

(adsbyGoogle = window.adsbyGoogle || []).push({});
Compartir este resumen:

O bien, copie y pegue el siguiente código en su página web, blog o foro:
<a href=”http://www.resumenes10.com/cuentos-para-jugar-de-gianni-rodari.html” target=”_blank”>Res√ļmenes Cuentos para jugar de Gianni Rodari</a>