Resumen del libro Del Sufrimiento a la Paz. Ignacio Larrañaga

 

Un ingrediente ineludible de la presencia es el padecimiento, en todas sus expresiones. Su “silueta negra y pertinaz”, acosa al hombre de toda edad, clase, cultura y religión.
Ignacio Larrañaga, expone aquí el inconveniente de cómo “amortiguar o remover” el mal o buscar la manera de convertirlo en algo positivo.Por eso, ofrece a los que leen, los medios que considera como los más idóneos para hacer esa labor. Intentando encontrar llegar al más grande número de personas, se dirige a los que no tienen fe o la tienen débil, a quienes la perdieron y a quienes la tienen profunda, robusta y fecunda. En el fondo, quiere que todos ellos, a través de una recurrente y oportuna liberación, lleguen en verdad del padecimiento a la paz.
Para Larrañaga, lo primero que hay que hacer de transición del padecimiento a la paz es el de salvarse uno mismo. Para conseguirlo, antes que nada debemos despertarnos, abrir el paso desde el inconsciente al consciente. También significa objetivar el padecimiento que es puramente subjetivo. Para el creador, reposar significa nadar en las aguas del inconsciente y de la subjetividad. Las cosas hay en la medida en que uno les otorga entidad mental. En ese orden de ideas, controlando lo que pasa en nuestras cabezas tenemos la posibilidad de remover o mitigar el padecimiento.
Además, añade que los disgustos que sufrimos en el pasado son hechos consumados, no hay forma de borrarlos ni modificarlos, por lo cual no posee sentido continuar tolerando por ellos. Si te hicieron daño, y sigues tolerando por eso, eres el único afectado. Los que provocaron el padecimiento, muy seguramente se hayan olvidado de lo que te dijeron o hicieron y no les importas. Es inútil continuar machacándose por lo cual pasó.
En cuanto al tema del fracaso, Larrañaga establece que hay que investigar primeramente si se agotaron todos los medios para lograr cierto resultado. Dado la situacion, no se trataría de fracaso sino sencillamente cabría deducir que no se tuvo éxito, que no es el antónimo exacto de fracaso. La más grande proporción de ocasiones el resultado es dependiente de una serie incontable de imponderables.
Por otro lado, dice que todo lo que resistimos mentalmente lo convertimos automáticamente en contrincantes. Por esta razón antes que nada hay que amigarse con uno mismo, inclusive con lo que rechazamos de nosotros. Aceptarnos. No tenemos la posibilidad de esperar que nos acepten los demás si ofrecemos una imagen negativa de nosotros al afuera. La regla de oro: Dejar que las cosas sean lo que son. Cuando he llegado a la conclusión de que no hay nada que llevar a cabo por mi parte y que los hechos se harán porfiadamente presentes a mi lado, sin mi consentimiento, la razón aconseja aceptarlo todo con tranquilidad, con tiernicidad inclusive.
Sobre la rutina, Larrañaga dice que la misma hace aparición cuando las cosas empiezan a perder sus perfiles diferenciadores para un sujeto. Las cosas pierden novedad, todo es igual, reporte y amorfo. Entra en juego la monotonía. Como resultado, los elementos diferenciadores de cada instante empiezan a perder relieve. La repetición crea la rutina. Pero cuando una repetición se siente diferente a su predecesora, no se siente rutinaria. La solución, entonces, es dotar de significación a cada cosa que hacemos.
Sobre las impotencias y restricciones, cree que inicialmente el hombre es contingencia, precariedad, limitación e impotencia. El padecimiento del hombre: sus fronteras. El hombre niño crece omnipotente, se transforma en un adulto con restricciones y muere siendo un grano de arena. Debemos aceptar que somos principalmente desvalidos, es muy poco lo que tenemos la posibilidad de en relación a eso que no tenemos la posibilidad de, muy escasas opciones poseemos de cambiar las cosas. En lugar de frustrarse hay que estudiar a aceptar esta situación y llevar a cabo lo destacado dentro de nuestras opciones.
Larrañaga ha profesado que la vida de un individuo, está en parte importante condicionada por las predisposiciones genéticas, fruto de composiciones entre la información genética dadas por nuestro padre y madre, cada uno con un aporte del 50 %. Ese aporte es realizado por medio de las células sexuales, el espermatozoide (la célula más pequeña del ser humano) y el óvulo (la más grande, de 1/8 mm).
Cuando congenian estas dos células al inicio de la vida humana, se decretan los aspectos futuros de la persona, así como algunas características y tendencias de la personalidad de la futura persona.
Por lo tanto se puede asegurar que algunos aspectos de la personalidad son reticentes a su modificación, lo que supone que el cambio será más dificultoso aun en casos de ardua pelea. Entonces no merece frustrarse si no se logran los resultados deseados.
Con en relación a la depresión, dice que puede ser endógena o reactiva. Endógena supone que se origina y procede de la psique de la persona, logrando ser congénita. Una depresión reactiva es la que nace por hechos externos a la persona. La depresión maníaca tiene una sintomatología de inestabilidad emocional, pasando bruscamente, en un movimiento circular y cíclico, de la euforia a la melancolía y al reves.
Para todo lo mencionado, Larrañaga da algunas proposiciones, basándose en que quien se ha vaciado de sí mismo es un sabio. Para el desposeído, el ridículo no existe, el temor jamás tocará a su puerta, las emergencias no lo asustan. Desaparecen los verbos poseer, formar parte, fuente de conflictos y tensiones. Hablamos de remover el “yo” falso, cargado de omnipotencia e irrealidad en las mismas dosis. Al que nada tiene y nada quiere tener ¿qué lo puede turbar?
Si hablan mal de ti, no te defiendas; deja que sangre hasta fallecer el cariño propio. No te justifiques si tus proyectos no salieron a la medida de tus deseos. No des paso a la autocompasión.
Imagina ser una escultura yacente: siéntete pesado como el mármol, vacío de emociones y pensamientos. Vacíate completamente de actividad mental. Permanece así extenso rato. Vuelve a tu estado habitual lentamente,… [continua]

Leer Texto Completo

¿Te sirvió este archivo?

(50%) SI    NO (50%)

(adsbyGoogle = window.adsbyGoogle || []).push({});
Compartir este resumen:

O bien, copie y pegue el siguiente código en su portal web, blog o foro:
<a href=”http://www.resumenes10.com/del-sufrimiento-a-la-paz-ignacio-larranaga.html” target=”_blank”>Resúmenes Del Padecimiento a la Paz. Ignacio Larrañaga</a>