Resumen del libro Duermete Niño. Edward Estivil.

 

Según lo que se expone en este libro, el 35 por ciento de los niños inferiores de 5 años sufren insomnio, oséa, establecen guerra en el momento de acostarse y/o se despiertan numerosas ocasiones en una sola noche. Las secuelas son tan evidentes en los niños, porque se vuelven irritables, inseguros y, a la extendida, terminan teniendo inconvenientes para tener relaciones con los demás y en la escuela – como en los padres, que ven cómo el agotamiento y los nervios terminan perjudicando su historia conyugal.
Este libro, tan entretenido como rigurosamente científico, no sólo enseña cómo enseñarles a reposar bien desde el inicio, sino que revela cómo terminar terminantemente con el inconveniente del insomnio infantil por medio de un simple método que ha funcionado en el 96 por ciento de las situaciones en que se ha aplicado.
En situación, se muestra al lector un método consistente en enseñar a reposar a los bebés, que se sugiere utilizar desde los 6 meses de edad del bebé, y que está apoyado en entendimientos neurobiológicos y técnicas derivadas de la psicología conductual.
Básicamente, el método Estivill nos comunica que los bebés consiguen hábitos incorrectos de sueño a lo largo de los primeros meses de vida, con lo que más adelante tendrán inconvenientes en la conciliación del sueño, tienen múltiples despertares, no desean reposar solos, etc.
Es un método simple en su concepción, pero difícil de utilizar por las cuestiones sentimentales que acarrean a los padres, y muy criticado desde corrientes psicológicas que defienden la crianza natural, y la educación fundamentada en el precaución y el cariño.
Por otro lado, sugieren cosas como esta para niños inferiores a 6 meses:
No cerrar las persianas para que duerma el bebé por el día, para que vaya asociando la luz con el día y no poner luces en la habitación durante la noche para que asocie noche con oscuridad.
Por el día, el niño debe estudiar a reposar con los ruidos normales que hay en una vivienda y durante la noche intentar que haya menos ruido, para que asocie día con ruido y noche con silencio.
En cuanto a la rutina día tras día, recomiendan dbañar al niño para durante la noche y reposar en una cuna en la misma habitación que los padres pero jamás en la cama con ellos, hasta los tres meses.
Después de la rutina, todo se apoya en dejarle solo después de mencionarle que se le quiere bastante y que se le va a enseñar a reposar. Constantemente volver (con unos tiempos establecidos) y, si continúa despierto, mencionarle lo mismo. Hablamos de asistir cada cierto tiempo pero sin cogerle, tocarle o acariciarle. Cada vez se van creciendo los tiempos en los que se va a conocer al niño con un máximo, hay unas tablas de tiempos orientativas.
¿Te sirvió este archivo?

(33.3%) SI    NO (66.7%)

(adsbyGoogle = window.adsbyGoogle || []).push({});
Compartir este resumen:

O bien, copie y pegue el siguiente código en su cibersitio, blog o foro:
<a href=”http://www.resumenes10.com/duermete-nino-edward-estivil.html” target=”_blank”>Resúmenes Duermete Niño. Edward Estivil.</a>