Resumen del libro “El General en su Laberinto”

Sim√≥n Bolivar, El Libertador fue un hombre arduo, conozca parte de su cr√≥nica a trav√©s de esta obra de Gabriel Garc√≠a M√°rquez, El Normal en su Enredo.¬†Es un relato ficcional de los √ļltimos siete meses de¬†Sim√≥n Bol√≠var, libertador y l√≠der de¬†Gran Colombia.

Tras el √©xito de¬†Cien primaveras de soledad¬†y El Amor en la √©poca del c√≥lera, Garc√≠a M√°rquez quiso escribir sobre el Libertador¬Ľ luego de observar una novel√≠stica inacabada de su amigo¬†√Ālvaro Mutis.

Tomó prestado el ámbito -el delirio de Bolívar por el río Bizcocho en 1830- desde Mutis. García Márquez pasó dos primaveras investigando el tema, abarcando las extensas memorias del ayudante de campo irlandés de Bolívar, Daniel Florencio O’Leary, así como numerosos documentos históricos y consultas con académicos.

Resumen de El General en su Laberinto

La novela El General en su Laberinto tiene una narración en en tercera persona. Comienza el 8 de mayo de 1830 en Santa Fe de Bogotá. El General  está llevando a término los preparativos para su delirio en torno a el puerto de Cartagena de Indias, con la intención de salir de Colombia en torno a Europa.

Posteriormente de su renuncia como presidente de la Colosal Colombia, la multitud de las tierras que liberó se volvió contra él, garabateando graffitis contra Bolívar y arrojándole basura.

El Normal est√° ansioso por seguir delante, pero debe recordarle al Vicepresidente electo, el Normal¬†Domingo Caycedo, que a√ļn no ha recibido un pasaporte v√°lido para hu√≠r del pa√≠s.¬†El universal sale de Bogot√° con los pocos mandatarios que a√ļn le son leales, a√Īadido su confidente y audiencia de campo, Jos√© Palacios.

En la primera confusión del delirio, el Normal se queda en Facatativá con su séquito, que radica en José Palacios, cinco ayudantes de campo, sus empleados y sus perros. Aquí, como en todo el delirio que sigue, la pérdida de prestigio del Normal es evidente; la recesión en su fortuna pasión la atención de hecho al propio Normal.

El padecimiento del Normal, del cual no dicen su nombre lo convirtió en un hombre en un estado de ofensa físico, lo que lo hace que no sea agradecido, y su ayudante siempre lo confunde con el mismo libertador.

Posteriormente de muchas demoras, el universal y su partido llegan a¬†Honda, donde el administrador, Posada Guti√©rrez, ha arreglado tres d√≠as de fiestas.¬†En su √ļltima confusi√≥n en Honda, el Normal regresa tarde al campamento y encuentra a una de sus viejas amigas, Miranda Lyndsay, esper√°ndolo.

El universal ten presente que hace quince primaveras, ella hab√≠a popular de un complot contra su cr√≥nica y lo hab√≠a rescatado.¬†A la ma√Īana posterior, el universal comienza el delirio por el r√≠o Bizcocho.

Tanto su debilidad f√≠sico como su orgullo son evidentes mientras avanza por la falda en torno a el parada: necesita una arn√©s de manos pero se niega a usarla.¬†El mont√≥n permanece una confusi√≥n en¬†Puerto Existente, donde el universal afirma que ve a una mujer cantando durante la confusi√≥n.¬†Sus ayudantes de campo y el vigilante hacen una b√ļsqueda, pero no logran comprender ning√ļn signo de una mujer que haya estado cerca.

El universal y su comitiva llegan al puerto de¬†Mompox.¬†Aqu√≠ son detenidos por la polic√≠a, que no reconocen al Normal.¬†Piden su pasaporte, pero no puede ocasionar uno. Ocasionalmente, la polic√≠a revela su identidad y lo acompa√Īa al puerto.

La multitud todav√≠a piensa que es el presidente de Colosal Colombia y prepara banquetes en su honor;¬†pero estas festividades se desperdician en √©l por medio de su errata de fuerza y ‚Äč‚Äčapetito.¬†Posteriormente de varios d√≠as, el universal y su s√©quito partieron en torno a¬†Turbaco.

El mont√≥n dura una confusi√≥n sin cerrar los fanales en¬†Barranco Novedosa ayer de seguir a Turbaco.¬†Seg√ļn lo premeditado debian seguir a Cartagena¬†al d√≠a posterior, pero el Normal es informado de que no hay un barco con destino a Europa desde el puerto y que su pasaporte a√ļn no lleg√≥.

Durante su estancia en la ciudad, recibe una reconocimiento del Normal¬†Mariano Montilla¬†y algunos otros amigos.¬†El ofensa de su sanidad se hace cada vez m√°s evidente: uno de sus visitantes se√Īala su cara como la de un hombre muerto.

En Turbaco, el Normal Daniel Farrencio O‚ÄôLeary se integra al Normal y recibe informativo de continuas maquinaciones pol√≠ticas:¬†Joaqu√≠n Mosquera, sustituto designado como Presidente de la Colosal Colombia, ha asumido el poder pero su legalidad a√ļn es impugnada por el Normal¬†Rafael Urdaneta.¬†El universal ten presente que su ¬ęsue√Īo comenz√≥ a desmoronarse el mismo d√≠a en que se realiz√≥¬Ľ.

Por final llega  su pasaporte, y dos días luego se van con su comitiva en torno a Cartagena y la costa, donde se hacen más recepciones en su honor. A lo riguroso de este tiempo, él es abordado por muchas mujeres, pero por medio de su patología por ahora no posee la oportunidad de tener sexo con ellas.

El Normal se ve intensamente afectado cuando oye que su amigo y posible  sustituto para ser el presidente de la Colosal Colombia, el mariscal de campo Antonio José de Sucre, fué emboscado y ejecutado.

Ahora mismo, uno de sus audiencia de campo dice al universal que el universal Rafael Urdaneta se ha hecho cargo del gobierno en Bogotá, y hay reportes de manifestaciones y disturbios en seguimiento de una revés al poder de parte de Bolívar.

El montón del Normal viaja a la ciudad de Soledad, donde se queda por más de un mes, y su sanidad sigue disminuyendo. En Soledad, el universal facilita ver a un médico por primera ocasión. Te sugerimos la ojeada de Pedro Páramo de Juan Rulfo.

El universal de ning√ļn modo deja Sudam√©rica.¬†Termina su delirio en¬†Santa Marta, muy d√©bil para continuar y con solo su m√©dico y sus ayudantes m√°s cercanos a su flanco.¬†Muere en la pobreza, una sombra del hombre que liber√≥ parte considerable del mont√≥n de naciones.

 

Examen de El General en su Laberinto

El compendio El universal en su Enredo traza el delirio final de Bol√≠var desde¬†Bogot√°¬†a la costa caribe√Īa de¬†Colombia¬†en su b√ļsqueda de salir de Sudam√©rica para el extra√Īamiento en Europa.Rompiendo con el cl√°sico retrato heroico de Bol√≠var¬†El Libertador, Garc√≠a M√°rquez representa a un pat√©tico personaje primordial, un hombre prematuramente enfermo y sofocado mentalmente.

La historia explora el embrollo de la vida de Bol√≠var a trav√©s de la narraci√≥n de sus expresiones, donde ¬ęla desesperaci√≥n, la patolog√≠a y la desaparici√≥n sin circunstancia a dudas ganan sobre el cari√Īo, la sanidad y la vida¬Ľ.

Su mezcla de géneros hace que El Normal en su Enredo sea difícil de clasificar, y los comentaristas no están en concordancia sobre dónde está en la escalera entre el relato nuevo y el histórico.

La inserción de García Márquez de rudimentos interpretativos y ficcionalizados -algunos de los instantes más íntimos de Bolívar- al inicio causó indignación en partes de América Latina. Otro compendio de este escritor es Crónica de una asesinato anunciada.

Muchas figuras destacables de América Latina creían que la novelística retrataba una imagen negativa de todo el planeta exógeno de una de las figuras históricas más interesantes de la región. Otros vieron El universal en su embrollo como un tónico para la civilización latinoamericana y un desafío para la región para batallar sus problemas.

 

Compendio por capítulos de El General en su Laberinto

En El universal en su embrollo, Garc√≠a M√°rquez expresa sus cr√≠ticas pol√≠ticas a trav√©s del car√°cter del universal.¬†Por ejemplo, √Ālvarez Borland se√Īala que en la campo donde el Normal asegura al diplom√°tico franc√©s, el diplom√°tico es cr√≠tico de la barbarie en Am√©rica Latina y los medios brutales usados en el intento de sentir la independencia.

Bol√≠var asegura se√Īalando que Europa tuvo siglos para progresar a su estado de hoy, y que Am√©rica del Sur deber√≠a presenciar su ¬ęTiempo Media en paz¬Ľ.¬†De forma similar, Garc√≠a M√°rquez dice en su alegato del Nobel que ¬ęla venerable Europa ser√≠a quiz√°s m√°s perceptiva si tratara de ver a¬†Am√©rica Latina¬†en su pasado. Si solo recordara que Londres tard√≥ trescientos primaveras en hacer su primer tapia de la ciudad¬Ľ.

Al revisar¬†El universal en su embrollo¬†en 1990, la novelista¬†Margaret Atwood¬†se√Īal√≥ otra instancia de Garc√≠a M√°rquez que muestra cuestiones pol√≠ticas a trav√©s del car√°cter del universal.¬†Le hace afirmar a su ayudante que USA es ¬ętodopoderoso y terrible, y que su cr√≥nica de independencia terminar√° en una plaga de miserias para todos nosotros¬Ľ.

El embrollo del t√≠tulo de la novel√≠stica tiene relaci√≥n a ¬ęuna serie de laberintos que est√°n supeditados a asuntos de historia, cosmograf√≠a y vida¬† que de guisa consistente y concluyente resultan en un callej√≥n sin salida¬Ľ.¬† Otra obra de Garc√≠a M√°rquez es El universal no tiene quien le escriba.

Su final delirio en todo el río Bizcocho piensa una duplicación de ida y revés de un espacio a otro que lo transporta a él y a sus leales a ninguna parte. El embrollo no transporta a la gozo; en cambio, resulta en la disparidad de la advertencia recurrente sobre el pasado y un futuro irrealizable.

En el desenlace de su cr√≥nica, el Normal se decrece a un espectro de su ser previo.El embrollo adem√°s recuerda el¬†embrollo¬†construido para enchiquerar al¬†minotauro¬†en¬†la mitolog√≠a griega, y el interminable delirio y b√ļsqueda de antiguos h√©roes griegos, como el pasado en la Casa de Asteri√≥n¬†de Jorge Luis Borges.¬†El embrollo refleja las andanzas y las tribulaciones del h√©roe en rastreo de sentido y resoluci√≥n a las vicisitudes de la vida¬Ľ.

Garc√≠a M√°rquez se√Īala el cuerpo del Normal como un embrollo.¬†Su m√©dico mira que ¬ętodo lo que ingresa al cuerpo, a√Īade peso, y todo lo que lo deja se degrada¬Ľ.¬†¬†El cuerpo del universal se se√Īala como un ¬ęembrollo que llega a un callej√≥n sin salida exacto¬Ľ.

El embrollo además se expresa en imágenes geográficas y arquitectónicas. El destino del país se piensa como una separación, un plegamiento de finalidad a sur. Los mares ofrecen la promesa de una vida novedosa y un nuevo universo, pero cuanto más cerca esté el universal de Colombia, menos configuraciones tendrá de seguir delante.

Garc√≠a M√°rquez se√Īala los inmuebles como ¬ędesalentadores, reverberantes (si no exactamente reiterativos) con los ecos de un pasado sangriento¬Ľ.¬†La representaci√≥n de todo el planeta del Normal como un embrollo se ve subrayada por su recurrente retorno a las localidades y pueblos que visit√≥ ayer: cada circunstancia forma parte tanto al pasado como al presente.

El Normal en su Enredo poso las líneas entre la perdición en un mundo llevado a término por el hombre y deambulando en el planeta natural. El destino de Bolívar es habitual desde el eclosión, y García Márquez en todo momento usa imágenes que presagian este final. Por ejemplo, un temporalizador atascado a las siete y una, la hora precisa de la desaparición del Normal, hace aparición repetidamente en la novelística.

Este sentido del destino se introduce en el¬†ep√≠grafe,¬†que procede de una carta redactada por el hist√≥rico Bol√≠var al universal¬†Santander¬†el 4 de agosto de 1823: ¬ęParece que el diablo controla el negocio de mi vida¬Ľ.¬†En consecuencia, el universal sucumbe a su destino y facilita su asesinato como destino.

El tema del inclinaci√≥n es central en la novel√≠stica.¬†Bol√≠var ten√≠a popularidad de mujeriego, y se han escrito libros sobre su piropo;¬†pero como se se√Īala en esta novel√≠stica El Normal en su Enredo, durante los √ļltimos siete meses de su cr√≥nica, el universal por ahora no pudo conformar parte en las ocupaciones que hab√≠an alimentado esa reputaci√≥n.

Garc√≠a M√°rquez cuenta a una mujer cada pocas p√°ginas, muchas de las cuales son su propia invenci√≥n, explorando el cari√Īo a trav√©s de los expresiones del Normal.¬†Palencia-Roth se√Īala que la presencia de estas mujeres ¬ępermite una exploraci√≥n laber√≠ntica de su cr√≥nica ayer de su delirio final¬Ľ¬†¬†y sugiere que Garc√≠a M√°rquez utiliza el cari√Īo como un bar√≥metro del coraz√≥n y la sanidad del Normal.

M√°s all√° de que se cree que Bol√≠var muri√≥ de¬†tuberculosis, Palencia-Roth piensa que, para el constructor, el Normal muere por carecer de inclinaci√≥n.¬†¬ęDespreciado por numerosos de sus compatriotas, descuidado por todos menos unos pocos ayudantes y asociados, descuidado, durante los √ļltimos siete meses de su cr√≥nica, sin la compa√Ī√≠a de¬†Manuela Saenz, su con pasi√≥n de un extenso tiempo, Bol√≠var no tuvo m√°s remedio que morir de un coraz√≥n roto¬Ľ.

La historia y civilizaci√≥n de Am√©rica Latina,¬† comenz√≥ con la p√©rdida del sue√Īo de Bol√≠var de un mont√≥n de naciones unido y, como resultado, se cre√≥ bajo una sombra melanc√≥lica desde ese instante.Otra obra atrayente es la de Miguel Otero Silva Cuando quiero rezumar no gimoteo.

As√≠, forzando al conferenciante a regresar al origen de la modernidad en Am√©rica Latina y batallar su asesinato de la forma m√°s horrible, Garc√≠a M√°rquez ordena al conferenciante a ocurrir de la melancol√≠a al desdicha, ¬ępara que el espanto del objeto perdido¬Ľ de la modernidad puede dejar de administrar la finanzas libidinal del alegato cultural hispanoamericano y la vida hist√≥rica¬Ľ.

La novel√≠stica recrea un tiempo en la vida de Bol√≠var que no tiene precedentes hist√≥ricos, ya que no hay registro de los √ļltimos 14 d√≠as de su cr√≥nica.¬†En la cuenta de Garc√≠a M√°rquez, los que leen observan a Bol√≠var √≠ntimamente, al ver sus caracter√≠sticas humanas.

El Normal en su embrollo además confronta los métodos de los historiadores oficiales al usar un estilo de narración hablado. La narración se puede tomar en cuenta una cuenta hablado porque está tejida desde las relaciones verbales de la multitud popular. Te sugerimos la novelística De inclinación y de sombra de Isabel Al otro lado.

 

 

 

Personajes de El General en su Laberinto

El universal¬†Sim√≥n Bol√≠var pintado en 1825 por¬†Jos√© Gil de Castro, es el¬†personaje escencial de la novel√≠stica es ¬ęel universal¬Ľ, adem√°s llamado ¬ęel Libertador¬Ľ.¬†Garc√≠a M√°rquez nombra s√≥lo una vez a su¬†protagonista¬†como Sim√≥n Bol√≠var, la famosa figura hist√≥rica, cuyo t√≠tulo terminado era el¬†Normal Sim√≥n Jos√© Antonio de la Sant√≠sima Trinidad Bol√≠var y Palacios, en quien se plinto el personaje del Normal.

El retrato de la novelística de un héroe doméstico y iberoamericano, que desafía el registro histórico, provocó indignación en algunos sectores con su publicación.

Al eclosi√≥n de la novel√≠stica, el universal tiene 46 primaveras¬†¬†y muere lentamente en su final delirio al puerto de¬†Cartagena de Indias, donde tiene premeditado zarpar en torno a Europa.¬†Como se√Īala Palencia-Roth, ¬ęBol√≠var es escogido aqu√≠ no solo como una v√≠ctima sino como un agente de los tr√°gicos errores pol√≠ticos de Am√©rica Latina¬Ľ.

García Márquez utiliza otros hechos documentados como puntos de partida para su retrato ficcional de Bolívar, por ejemplo cosas, su dedicación al ejército por en lo alto de todo, su rápido ocaso de la perduración,  y su mal índole.

De este final, el¬†ac√≥lito¬†de Bol√≠var O‚ÄôLeary coment√≥ cuando ¬ęsu temperamento imperioso e impaciente de ning√ļn modo tolerar√≠a la beocio atraso en la ejecuci√≥n de una orden¬Ľ.

En un documentaci√≥n con Mar√≠a Elvira Samper, Garc√≠a M√°rquez ha admitido que su retrato de Bol√≠var es en parte un autorretrato.¬†Se identifica con Bol√≠var de muchas formas, ya que su m√©todo para controlar su furia es el mismo y sus puntos de aspecto filos√≥ficos son similares: nadie ¬ępresta mucha atenci√≥n a la desaparici√≥n, porque eso distrae a uno de lo m√°s importante: lo que uno hace en la vida¬Ľ.

Jos√© Palacios: La novel√≠stica comienza con el nombre de Jos√© Palacios,¬†quien, aqu√≠ como con la figura hist√≥rica del mismo nombre, es el ¬ęmayordomo de popularizada data¬Ľ de Bol√≠var.

Como mira el cr√≠tico culto Seymour Menton, la ¬ęidentificaci√≥n total de Palacios con Bol√≠var constituye el situaci√≥n de la novel√≠stica¬Ľ.¬†¬†Palacios en todo momento pr√≥rroga al Normal, y en algunos instantes solo √©l est√° permitido en la habitaci√≥n del Normal.¬†√Čl aprendi√≥ a habitar con la imprevisibilidad de su h√°bil y no presume de observar sus pensamientos.

Simultáneamente, sin requisa, Palacios es además el confidente más cercano al Normal, la persona más capacitada para observar sus estados de talante y transmitir sus emociones. Nacido ciervo, el personaje es seis primaveras beocio que el universal y ha dedicado toda su crónica a su servicio.

A lo dispendioso de la novel√≠stica, Palacios ofrece al Normal con aclaraciones o recordatorios de fechas y eventos durante el tiempo de desilusi√≥n del Normal.¬†Seg√ļn un cr√≠tico, la aptitud de Palacios de acordarse hechos pasados ‚Äč‚Äčen la vida de Bol√≠var es primordial para la asueto del personaje de Garc√≠a M√°rquez, ya que posibilita que el Bol√≠var de la historia oficial se ubique interiormente del contexto de la vida d√≠a tras d√≠a.

Manuela S√°enz:¬†Manuela S√°enz es la con pasi√≥n ya hace un extenso tiempo del Normal, la √ļltima desde la desaparici√≥n de su mujer, 27 primaveras ayer.¬†Su personaje se sostiene en la con pasi√≥n hist√≥rica de Sim√≥n Bol√≠var,¬†Do√Īa Manuela S√°enz de Thorne, a quien Bol√≠var apod√≥ ¬ęla libertadora del libertador¬Ľ luego de acontecer ayudado a salvarlo de un intento de homicidio la confusi√≥n del 25 de septiembre de 1828.

Retrato ficcional de Garc√≠a M√°rquez estimul√≥ una reevaluaci√≥n de esta figura hist√≥rica, que cada vez m√°s se ve, seg√ļn el historiador venezolano Denzil Romero, ¬ęno solo como una con pasi√≥n sino como la mujer capaz, sin dependencia y en√©rgica que era¬Ľ.

En la novel√≠stica, ella es descrita como ¬ęla osado Quite√Īa que lo amaba pero que no iba a seguirlo hasta su asesinato¬Ľ.¬†El Normal deja a Manuela S√°enz a espaldas, pero a lo dispendioso de la novel√≠stica le redacta sobre su delirio.¬†Ella adem√°s intenta escribirle cartas con informativo de la situaci√≥n pol√≠tica, pero a los carteros se les ha arreglado que no acepten sus cartas.

De la misma guisa que la figura hist√≥rica donde se plinto,¬†¬†la ficticia Manuela S√°enz est√° casada con el Dr. James Thorne, un m√©dico ingl√©s que le dobla la perduraci√≥n.¬†La hist√≥rica Manuela S√°enz dej√≥ a Thorne luego de que Bol√≠var escribiera declarando su inclinaci√≥n perenne por ella.¬†En la novel√≠stica, se la caracteriza como astuta e indomable, con ¬ędisposici√≥n arrollador, sentido de poder y perserverancia ilimitada¬Ľ.

Normal Francisco de Paula Santander:¬†Al reflexionar sobre el pasado, el universal frecuentemente piensa y sue√Īa con su anticuado amigo Francisco de Paula Santander.¬†¬†El hist√≥rico¬†Francisco de Paula Santander¬†era amigo de Sim√≥n Bol√≠var, pero m√°s tarde se le acus√≥ de cooperaci√≥n en un complot para asesinarlo y enviarlo al extra√Īamiento.

Anteriormente¬† consideraba a Santander como ¬ęsu otro yo, y quiz√°s su mejor yo¬Ľ,¬†¬†pero cuando sucedieron los hechos en¬†El Normal en su Enredo,¬†Santander se convirti√≥ en enemigo universal y fue desterrado a Par√≠s luego de su billete en el intento de homicidio.

El Normal se muestra atormentado por la idea de que Santander regrese de su extra√Īamiento en Francia;¬†sue√Īa, por ejemplo cosas, que Santander est√° comiendo las p√°ginas de un compendio, que est√° cubierto de cucarachas, y que se est√° arrancando los fanales.

Mariscal de campo Antonio José de Sucre: El mariscal de campo Antonio José de Sucre es retratado como un amigo íntimo del Normal. El histórico Antonio José de Sucre, el mariscal de campo de Ayacucho, había sido el universal más verosímil de Simón Bolívar.

Garc√≠a M√°rquez¬† en su novel El Normal en su Enredo lo se√Īala como ¬ęinteligente, met√≥dico, achicopalado y supersticioso¬Ľ.¬†¬†El Field Marshal est√° casado y tiene una hija con Do√Īa Mariana Carcel√©n.¬†En el primer cap√≠tulo de la novel√≠stica, el universal le pide a Sucre que lo ocurra como presidente de la Rep√ļblica, pero √©l repudia la idea.

Una de las causas que brinda Sucre es que solo quiere habitar su crónica para su comunidad. Todavía al eclosión de la novelística, la desaparición de Sucre está prefigurada. Sucre le dice al universal que tiene premeditado celebrar la fiesta de San Antonio en Libre con su comunidad. Cuando el universal audición que Sucre fué ejecutado en Berruecos en su sendero de regreso a Libre, vomita cepa.

Otros individuos: La novel√≠stica El Normal en su Enredo paseo cerca de la figura ficticia de Bol√≠var e tiene interiormente a numerosos individuos inferiores que forman parte del mont√≥n itinerante del Normal, a quienes encuentra en su delirio o que acuden a √©l en sus expresiones y sue√Īos de su pasado.

Algunas ocasiones se identifican por antojos particulares o vinculados a eventos peque√Īos pero significativos.¬†Incluyen, por ejemplo cosas, al universal¬†Jos√© Mar√≠a Carre√Īo, un ingrediente de la comitiva, cuyo padrino derecho fue amputado luego de una herida de combate,¬†¬†y que una vez revel√≥ un secreto marcial al comentar mientras dorm√≠a.

En otras oportunidades, son pr√≥tesis para los poderes ahora mismo fracasados ‚Äč‚Äčdel Normal: Fernando, por ejemplo cosas, sobrino del Normal, es ¬ęel m√°s dispuesto y condescendiente de los numerosos empleados del Normal¬Ľ,¬†¬†y el Normal lo despierta ¬ęen alg√ļn hora para que lo lea en voz ingreso de un compendio poco divertido o tome notas sobre extemporizaciones urgentes ¬ę.

Uno de los individuos menos desarrollados de los inferiores es la mujer del universal, Mar√≠a Teresa Rodr√≠guez del Toro y Alayza, que muri√≥, seg√ļn se le dice a los que leen, en ocasiones misteriosas poco luego de su casorio.

El universal la ha ¬ęenterrado en el fondo de un olvido a prueba de agua como una forma sin coraz√≥n de habitar sin ella¬Ľ;¬†ella solo entra fugazmente en sus expresiones en el final cap√≠tulo del compendio.

Seg√ļn Menton, ella est√° ¬ęeclipsada¬Ľ por Manuela S√°enz, cuya historia posterior Garc√≠a M√°rquez cuenta como si fuera la viuda del universal.¬†La asesinato de Mar√≠a Teresa, sin requisa, marc√≥ el ¬ęcomienzo en la historia¬Ľ del Normal,¬†y de ning√ļn modo intent√≥ de reemplazarla. Otra novel√≠stica atrayente que tienes que observar es La disputa del fin de todo el planeta de Mario Vargas Llosa.

Argumento de El General en su Laberinto

La idea aut√©ntico de escribir un compendio sobre¬†Sim√≥n Bol√≠var le¬†lleg√≥ a¬†Garc√≠a M√°rquez a¬†trav√©s de su amigo y compa√Īero escritor colombiano¬†√Ālvaro Mutis, a quien est√° dedicado el compendio.

Dos primaveras luego de observar El Posterior Rostro, García Márquez le solicitó a Mutis su autorización para escribir un compendio sobre el final delirio de Bolívar.

Garc√≠a M√°rquez cre√≠a que la mayor√≠a de la informaci√≥n acondicionado sobre Bol√≠var era unidimensional: ¬ęNadie dijo en las biograf√≠as de Bol√≠var que cant√≥ o que estaba estre√Īido ‚Ķ pero los historiadores no dicen estas cosas porque creen que no importan. ¬ę

En el culminación de la novelística El Normal en su Enredo, García Márquez redacta que investigó el compendio durante dos primaveras; la tarea fue difícil, tanto por su errata de experiencia en la realización de indagaciones históricas, como por la carencia de pruebas documentales de los hechos del período final de la vida de Bolívar.

Garc√≠a M√°rquez investig√≥ una amplia variedad de documentos hist√≥ricos, interiormente las cartas de Bol√≠var, peri√≥dicos del siglo XIX y los 34 vol√ļmenes de memorias de¬†Daniel Florencio O‚ÄôLeary¬†.

Contrat√≥ la audiencia de varios expertos, entre ellos la ge√≥grafa Gladstone Oliva;¬†el historiador y compa√Īero colombiano Eugenio Guti√©rrez Celys, quien hab√≠a coescrito un compendio titulado¬†Bol√≠var D√≠a a D√≠a¬†con el historiador Fabio Puyo;¬†y el astr√≥nomo Jorge Perezdoval-Garc√≠a M√°rquez us√≥ un inventario primoroso por Perezdoval para detallar qu√© noches Bol√≠var pas√≥ bajo escaparate llena.

Garc√≠a M√°rquez¬† en El Normal en su Enredo adem√°s trabaj√≥ √≠ntimamente con Antonio Bol√≠var Goyanes, un com√ļn remoto de Bol√≠var, durante la extendida estampaci√≥n del compendio.¬† Puedes observar adem√°s La Casa de los espiritus de Isabel Al otro lado.