Resumen completo del libro El Olor de la Guayaba

 

El olor de la guayaba, es un libro que escribieron Gabriel García Márquez y Plinio Apuleyo Mendoza y que trata de una entrevista temática. Este libro, se publicó en 1982 y está dividido en catorce capítulos, en los que el Gabo, habla de sus orígenes como persona, del trabajo de escribir, del mismo modo que de sus lecturas e influencias, así como de algunos de sus libros, de la política, sus supersticiones, manías, y por último, de su inesperada popularidad.

Cada entrevista temática. empieza con un relato de Plinio Apuleyo, con el que se regresa a llevar a cabo simultáneamente parte de la vida y obra de Gabo. Los individuos, cuentos y los recuerdos se intercalan para exhibir la realidad, donde se funda la obra del recientemente fallecido colosal escritor colombiano. En el libro, la obra y la vida de Gabriel García Márquez, son un todo inseparable, que se influencian mutuamente para que no sean fáciles de distinguir.

En cuanto a su obra, Gabriel García Márquez, muestra a sus individuos como si hubieran tenido una vida propia, además de los libros, como si alguno de ellos fuera un recurrente o vecino, añadiéndoles puntos que no están en las novelas y cuentos, y hace conjeturas sobre sus probables reacciones en casos hipotéticos.

El personaje del dictador fue uno de los temas, que recurrentemente se abordó a lo largo de la entrevista, ya que varios de sus libros tienen individuos de este tipo. En El otoño del patriarca, el personaje de El otoño se basó en los dictadores suramericanos, pero en especial, en el dictador venezolano Marcos Pérez Jiménez. De hecho, Gabriel y Plinio estuvieron en Venezuela cuando Pérez Jimenez se fugí, momento en el que por la prisa, el edecán del dictador dejó olvidada una maleta con once millones de dólares.

En cuanto a su crónica, mencionó sus viajes a Europa y a África, durante la guerra fría, cuando el planeta estaba dividido en dos, como que si fuera una película de vaqueros: Los buenos y los pésimos, más allá de que los buenos, tengan la oportunidad de variaban según la visión, asi sea comunista o capitalista. Habla también de cuando trabajó en Paris como corresponsal, debió mendigar, porque del mismo modo que el coronel de su novela, se quedó esperando un cheque que le correspondía por parte del períodico El espectador, para el que él trabajaba en ese instante.

El espectador, lo cerró en ese momento el militar Rojas Pinilla, tras el golpe de estado que dió en 1953. Cuando estuvo en Paris, era la época de la guerra en Argelia, y como lo confundían recurrentemente con un argelino, le generó más de un inconveniente.
Es abordada en varios puntos de la entrevista, su relación con el cariño, la política y las mujeres. Gabo, se considera un político de emergencia: Como nació en América Latina, tenía un deber político que cumplir y su formación política empezó desde muy niño, porque su abuelo, un coronel liberal, en lugar de contarle cuentos, le narraba las historias más terribles de la guerra civil, la matanza de las bananeras y otros cuentos aterradores de la historia colombiana.

Cuando fue niño, estuvo más cerca de la rebeldía que del tradicionalismo, debido a que en el colegio, los instructores le enseñaron el materialismo histórico, hasta en las materias más inverosímiles, como química y matemáticas.