Resumen del libro El Príncipe Feliz, de Oscar Wilde

 

El Pr√≠ncipe Feliz, es una historia que se enfoca en la escultura de un pr√≠ncipe, construida sobre una columna en el centro de la regi√≥n. Esta escultura llamaba la atenci√≥n porque estaba recubierta de muy finas l√°minas de oro, en tanto que en los ojos del pr√≠ncipe, colocaron dos zafiros y en su empu√Īadura, un colosal rub√≠. Era bastante hermosa, fundamento por el que todo el planeta la admiraba sin cesar, producto de su colosal hermosura.
Mientras tanto, una golondrina que se hab√≠a enamorado de un junco, se qued√≥ en la ciudad cuando sus amigas eligieron irse de la misma en √©poca de oto√Īo, dado que deseaba quedarse con el junco, pero como se percat√≥ que su amado no hac√≠a m√°s que perfeccionarse con la brisa de la regi√≥n, lo dejo, quedando lista para irse de la regi√≥n el d√≠a siguiente. Pero antes, decidi√≥ buscar un sitio para pasar la noche, encontrando la escultura del pr√≠ncipe.
Al disponerse a descansar a los pies de esta escultura, le cay√≥ una gota y pens√≥ que una escultura no sirve si no le afirma de la lluvia. Adem√°s, al notar hacia arriba, se percat√≥ que el pr√≠ncipe estaba llorando, y por eso le pregunto qu√© ¬Ņc√≥mo se llamaba? El pr√≠ncipe le respondi√≥ que es el pr√≠ncipe feliz. Entonces, la golondrina le pregunta que si era el pr√≠ncipe feliz, ¬Ņcu√°l es la raz√≥n por la que lloraba? y el le contest√≥ que mientras estaba vivo, sol√≠a vivir en el palacio de la despreocupaci√≥n. Ahora mismo que est√° muerto, lo dejaron ah√≠, mientras presenciaba toda la pobreza y fealdad que viv√≠a su pueblo.
Entonces, el pr√≠ncipe le pide un favor a la golondrina, para que le llevara el rub√≠ de su empu√Īadura, a una humilde modista que vive con un hijo enfermo, el cual le pide naranjas y ella llora porque no tiene como d√°rselas dado que no tiene dinero y √ļnicamente le ha podido encontrar agua del rio. La golondrina, accedi√≥ a la petici√≥n que le logr√≥ el pr√≠ncipe y le llev√≥ el rub√≠ a la modista.
Al siguiente día, el príncipe le pidió otro favor a la golondrina, para que le llevase uno de sus ojos (que de todos métodos eran zafiros) y se lo llevase a un estudiante que debía llevar a cabo una obra para el director de teatro, donde no podía seguir porque el hambre le había debilitado muy físicamente, y la golondrina se lo llevo.
Otro d√≠a, el pr√≠ncipe le pidi√≥ a la golondrina que le llevase su otro ojo a una ni√Īa que vend√≠a cerillas, que se le hab√≠an ca√≠do por el desag√ľe, y que si no llevaba nada a casa, su padre le pegar√≠a muy. No obstante, la golondrina le coment√≥ que si le llevaba su otro ojo o zafiro, se quedar√≠a ciego. Pero el pr√≠ncipe convenci√≥ a la golondrina y dej√≥ caer el zafiro en el cesto de la ni√Īa, quien qued√≥ maravillada con esa piedra hermosa y se la llev√≥ a su padre.
Por eso, cuando la golondrina volvi√≥, le mencion√≥ que se quedar√≠a con el para toda la existencia, y el pr√≠ncipe le mencion√≥ que fuera a sugerir una vuelta por todo el pueblo y le contara lo que hab√≠a visto. Ella le coment√≥, que vio a unos ni√Īos que no ten√≠an casa y los sacaban de todos los sitios. El pr√≠ncipe le mencion√≥ que le arrancase una a una las l√°minas de oro y se las entregase, aceptando esto la golondrina. Cuando esta vuelve a donde est√° el pr√≠ncipe, el le dice que ya se pod√≠a seguir a Egipto, pero ella se niega y que no se ir√≠a, porque si no, se iba a fallecer.
La golondrina le pregunt√≥ al principe que si le pod√≠a besar la mano, y el le mencion√≥ que a ella la amaba y ella le bes√≥. Despu√©s de eso, muri√≥ y dentro del pr√≠ncipe, se escuch√≥ un sonido muy extra√Īo, porque su coraz√≥n se hab√≠a roto en dos. Durante ese mismo d√≠a por la ma√Īana, el concejal pas√≥ por all√≠ y vio la escultura, dejando claro que deb√≠an fundirla porque estaba muy fea, ya que el pr√≠ncipe parec√≠a un indigente y mencion√≥ que la pr√≥xima escultura a hacer seria de su persona.
Para sorpresa del que estaba fundiendo la escultura, no logr√≥ la fundici√≥n del coraz√≥n de plomo, ya que no hab√≠a forma de llevarlo a cabo y el concejal mencion√≥ que lo tirasen, lo que hicieron colocado junto con la golondrina. Por √ļltimo, dios le dijo a uno de sus √°ngeles que le trajeran la cosa m√°s sustancial de ese pueblo, haci√©ndole llegar el coraz√≥n de plomo y la golondrina, lo que para dios fue lo exacto.
¬ŅTe sirvi√≥ este archivo?

(50%) SI    NO (50%)

(adsbyGoogle = window.adsbyGoogle || []).push({});
Compartir este resumen:

O bien, copie y pegue el siguiente código en su portal web, blog o foro:
<a href=”http://www.resumenes10.com/el-principe-feliz-de-oscar-wilde.html” target=”_blank”>Res√ļmenes El Pr√≠ncipe Feliz, de Oscar Wilde</a>