Resumen del libro El príncipe

El Pr√≠ncipe es un tratado pol√≠tico del siglo XVI del diplom√°tico y te√≥rico pol√≠tico italiano N√≠colas Maquiavelo. Algunas ocasiones comentan que el Pr√≠ncipe est√° dentro de las primeras proyectos de la filosof√≠a actualizada, principalmente de la filosof√≠a pol√≠tica actualizada, donde se estima que la verdad ‚Äúefectiva‚ÄĚ es m√°s importante que alg√ļn ideal abstracto.

Resumen

Maquiavelo compuso El Príncipe como una guía práctica para gobernar (aunque algunos estudiosos aseguran que el libro fue concebido como una sátira y principalmente una guía sobre cómo no gobernar). Este propósito es aparente desde el comienzo, por la dedicación del libro a Lorenzo de Medici, el gobernante de Florencia.

Género: No ficción

El Pr√≠ncipe no es fundamentalmente te√≥rico o abstracto; Su prosa es f√°cil y su l√≥gica f√°cil. Estos puntos se√Īalan el deseo de Maquiavelo de proveer consejos pr√°cticos y f√°ciles de abarcar.

Principales

Francesco Sforza: Mercenario general que se convirtió en duque de Milán.

Ludovico Sforza:

La sobrina de Caterina Sforza Riario Ludovico: la hija ileg√≠tima de Gian Galeazzo Sforza. Gobernante de las localidades de Forli e Imola; llamado ‚ÄúEl Amazonas de Forli‚ÄĚ.

La sobrina de Caterina Sforza Riario Ludovico:

Cesare Borgia:

Cesare Borgia: hijo de Alejandro VI, duque de Valentinois en Francia, y conquistador de la región de Romagna en Italia. El escencial ejemplo de Maquiavelo de un príncipe ideal.

Cesare Borgia:

Personajes

Los primeros dos capítulos describen la llegada del libro. Al Príncipe le preocupan los regímenes autocráticos, no los regímenes republicanos. El primer capítulo define los diferentes tipos de principados y príncipes; Al llevarlo a cabo, crea un bosquejo para el resto del libro.

An√°lisis

El Cap√≠tulo III se√Īala exhaustivamente c√≥mo sostener los principados compuestos, os√©a, los principados que se crean o anexan recientemente de otro poder, para que el pr√≠ncipe no est√© familiarizado con la multitud que √©l gobierna. El Cap√≠tulo III tambi√©n exhibe las primordiales intranquilidades del libro (pol√≠tica de poder y buena intenci√≥n popular) en forma encapsulada.

Los capítulos IV a XIV constituyen el corazón del libro. Maquiavelo otorga consejos prácticos sobre una diversidad de asuntos, que tienen dentro las virtudes y desventajas de las diferentes rutas al poder, cómo hallar y sostener nuevos estados, cómo lidiar con la insurrección interna, cómo realizar alianzas y cómo sostener un ejército fuerte.

Implícitos en estos capítulos están las críticas de Maquiavelo sobre el libre albedrío, la naturaleza humana y la ética, pero estas ideas no se manifiestan explícitamente como temas de discusión hasta más tarde.

Los capítulos XV a XXIII se centran en las características del propio príncipe. En términos generalmente, esta discusión está apuntada por la visión subyacente de Maquiavelo de que los altos particulares se traducen en un mal gobierno.

Esta iniciativa es principalmente alguna en relaci√≥n a la virtud personal. Algunas virtudes tienen la oportunidad de ser admiradas por su bien, pero para un pr√≠ncipe accionar seg√ļn la virtud es frecuentemente amenazante para el estado.

Del mismo modo, algunos vicios tienen la oportunidad de estar mal vistos, pero las acciones viciosas algunas ocasiones son indispensables para el bien del estado. Maquiavelo combina esta línea de razonamiento con otra: el tema de que hallar la buena intención de la población es la conveniente forma de sostener el poder. Entonces, el aspecto de la virtud puede ser más importante que la verídica virtud, que puede verse como una deber.

Las partes finales de El Pr√≠ncipe vinculan el libro a un contexto hist√≥rico espec√≠fico: la desuni√≥n de Italia. Maquiavelo exhibe su explicaci√≥n del fracaso de los antiguos gobernantes italianos y concluye con una s√ļplica apasionada a los futuros gobernantes de la naci√≥n. Maquiavelo afirma que solo Lorenzo de Medici, a quien est√° dedicado el libro, puede volver a poner el honor y el orgullo de Italia.

Este tratado filos√≥fico no tiene ning√ļn fin imaginativo o novel√≠stico como tal. Ya que se sostiene en una sucesi√≥n de consejos y comentarios para el gobierno que deber√≠an realizar los pol√≠ticos de la √©poca. Sin embargo, numerosos fil√≥sofos han diferido de esta opini√≥n ense√Īando que lo escrito en el tratado es tan absurdo que solo puede tratarse de una forma de s√°tira contra los l√≠deres de gobierno.

Debido a que El Pr√≠ncipe es un comentario pol√≠tico, no una obra de ficci√≥n, Maquiavelo no utiliza ‚Äúpersonajes‚ÄĚ en el sentido de una novela o cuento. En cambio, quita sus ejemplos de los hechos pol√≠ticos y sociales recientes, as√≠ como de la historia vieja.