Resumen del libro La noche boca arriba

¿Quién no tuvo un sueño tan vívido que se sintió real? Es una experiencia común, y una que inspiró a varios autores a preguntarse: ¿qué pasaría si el sueño fuera real? ¿Qué pasa si este es el sueño y esa era la realidad?

Resumen y síntesis

Muy gente hicieron esta pregunta, pero ninguno como Julio Cortázar, un constructor argentino del siglo XX. En 1956, publicó un cuento que se titula “ La Noche Boca Arriba “. En él, Cortázar pregunta como numerosos antes que él: ¿cuál es el sueño y qué es la realidad? Su respuesta, sin embargo, es única: ¿tienen la oportunidad de los dos ser situación y los dos tienen la oportunidad de ser el sueño?

Género: Cuento de ficción

La Noche Boca Arriba cuenta la crónica de un hombre que conduce su motocicleta por una calle urbana llena de gente. Realmente da lo mismo qué ciudad sea; El punto es que esto podría ser alguno, en algún sitio. Él está disfrutando su paseo quizás muy y se distrae, dándose cuenta en el último minuto que está próximo de golpear a un peatón y se desvía para extrañarla. Como resultado, choca su motocicleta y termina en el hospital.

El motociclista: quien es un hombre común. Sin realmente descripción o indagación sobre su identidad, unicamente se conoce que conducía una motocicleta plácidamente en la noche antes de que sucediera el hecho.

Los aztecas/médicos:

Personajes

En el hospital, el hombre es drogado antes de un trámite y cae en un sueño profundo. En él, por ahora no es un ciudadano de todo el planeta moderno y urbano. En cambio, está en el México precolombino. Forma parte a la tribu Moteca (un nombre ficcional apoyado en la palabra española para motocicleta, motocicleta). Pero este no es un divertido juego a través de la historia. Los aztecas lo persiguen, con la intención de capturarlo y usarlo como sacrificio humano.

Análisis

Para el resto de la historia, el personaje entra y sale de la conciencia. Es consciente de despertarse en el hospital, con el brazo enyesado, pero cuando está dormido, atraviesa caminos que conoce de memoria a través de la jungla. En la mitad de estos dos mundos, las historias paralelas se reflejan entre sí, y él se vuelve cada vez más consciente de la creciente oscuridad de cada uno.

En los dos mundos termina boca arriba, boca arriba cuando alguien se le acerca con un cuchillo. En uno, presumiblemente está en una mesa de operaciones, y el cuchillo es un escalpelo; y en el otro, está en el altar del sacrificio de un templo azteca. El sacerdote azteca se le acerca con el cuchillo de piedra, y el hombre se brinda cuenta de que no va a despertarse en esta ocasión. Su crónica como azteca era la realidad, y su crónica en la ciudad era el sueño.

En este cuento o historia corta de ficción, Julio Cortázar transporta a cabo a un narrador espiritual que explora el planeta de la fantasía con el planeta real. A través del uso de sueños vívidos e imágenes sensoriales introduce al lector dentro de la pesadilla que vive el personaje primordial la cual acertadamente revela el terror y la pérdida de control que sufre el motociclista desde el hecho.

Sufriendo los efectos del terrible shock después del hecho, entra en un excepcional sueño donde es el propósito de los aztecas, quienes ocasionalmente lo quieren terminar sacrificando.

¿Entonces cuál de las historias era la real? ¿Estaba el hombre alucinando sobre que los aztecas le perseguían para matarlo? ¿O era un azteca que soñaba sobre ser un motociclista que estaba en un hospital? ¿Cuál era real? El punto que Cortázar quiso reflejar no era hacernos escoger cuál era el real, pero sí hacernos rendir frente la posibilidad de que los dos hay y de que los dos son sueño simultáneamente.

Cortázar usa el simbolismo para llevar a cabo un personaje que a través de la noche se va sumiendo en la desesperación. Cuando el personaje primordial interactúa por primera ocasión con los guardias, bromea con ellos y se siente ilusionado en lo que tiene que ver con sus lesiones. Pero después, su control y el nivel de seguridad que tenía se desvanece rápidamente cuando siente que lo ponen algo pesado en el pecho, lo que simboliza la desaparición de su control. Esta referencia se refleja después en la forma en que morirá en el altar, con el pecho hacia arriba, boca arriba, para ser sacrificado por los aztecas. Cortázar usa el amuleto como un símbolo de promesa y sanidad en la pesadilla del personaje primordial.

En esta historia corta, Cortázar utiliza varias técnicas diferentes que son muy funcionales para revelar puntos interesantes de la historia. El conflicto central del texto existe entre el método de un mundo moderno y civilizado y un mundo violento y salvaje. A través de esta historia, Cortázar ha exacto que el planeta moderno es muy civilizado y un espacio seguro para vivir, donde el planeta “salvaje” de los salvajes es muy inseguro y violento con la raza humana y no tiene características de ser una nación civilizada.