Resumen del libro Un viejo que leía novelas de amor (resumen por capítulos)



PRIMER CAP√ćTULO:
En este cap√≠tulo, los pocos pobladores de El idilio y un pu√Īado de usuarios que ven√≠an de las cercan√≠as se juntaron en el muelle, esperando ser atendidos por el dentista Rubicundo Loacham√≠n, que calmaba los dolores de los pacientes con una extra√Īa anestesia oral.
Los pacientes, agarrándose de los costados del sillón, respondían a su mal abriendo excesivamente los ojos y sudando a mares, algunos querían sacar de sus bocas las manos impertinentes del dentista.
Mientras tanto a la distancia se divisaba la peque√Īa tripulaci√≥n del Sucre, que tra√≠a consigo racimos de banano verde y caf√© en grano. Este llegar√≠a al Idilio, √ļnicamente el dentista terminase su labor, este despu√©s navegar√≠a las aguas del r√≠o Nangaritza para despu√©s desembocar en el Zamora, y despu√©s de 4 d√≠as arribar al puerto del Dorado.
El doctor Loacham√≠n visitaba el Idilio dos oportunidades al a√Īo, del mismo modo que el empleado de correos, qui√©n ocasionalmente llevaba correo a alg√ļn habitante.
Los √ļnicos contentos en la cercan√≠a de la consulta eran los j√≠baros, que eran ind√≠genas rechazados por su pueblo. Exist√≠a una colosal distingue entre un Shuar orgulloso qui√©n conoc√≠a verdaderamente bien el Amazonas, y un J√≠baro, como los que estaban en El Idilio esperando la atenci√≥n del dentista.
Despu√©s de atender al √ļltimo condescendiente, el dentista se sinti√≥ muy aliviado y se encamin√≥ hacia el muelle donde encontrar√≠a a su viejo amigo Jos√© Bol√≠var Proa√Īo. En eso dos canoas se acercaban, y de una de ellas se asomaba la cabeza de un hombre rubio, de quien se sabr√° en los cap√≠tulos siguientes.
SEGUNDO CAP√ćTULO:
En este cap√≠tulo hace aparici√≥n en acci√≥n el Alcalde, quien era la m√°xima autoridad y gerente de un poder muy lejano como para ocasionar temor, era un sujeto obeso que sudaba sin descanso. Dec√≠an los lugare√Īos que la sudadera le empez√≥ √ļnicamente el lleg√≥ al Idilio, gan√°ndose el nick de la Babosa.
A causa de un desfalco lo enviaron a ese rinc√≥n perdido del oriente como sanci√≥n. S√≥lo sudaba, y su otra ocupaci√≥n consist√≠a en administrar la cerveza al pueblo. El alcalde no beb√≠a agua ardiente como los dem√°s lugare√Īos. El viv√≠a con una ind√≠gena a la que golpeaba salvajemente acus√°ndola de haberle embrujado, y todos esperaban que la mujer lo asesinara.
El alcalde lleg√≥ al pueblo con la man√≠a de cobrar impuestos por causas misteriosas. El previo Alcalde, fue un hombre muy amado por el pueblo, ya que su lema era ‚Äúvive y deja vivir”. El muri√≥ despu√©s de tener un altercado con unos buscadores de oro, y fue encontrado a los dos d√≠as con la cabeza abierta a machetazos y devorado por las hormigas.
Cuando el alcalde llegó al muelle, ordenó subir el cadáver. El era un hombre joven, rubio y de contextura fuerte. El Alcalde culpó a los Shuar de matar al anticuado alcalde, quien sacó un revólver y apuntó a los indígenas.
Entonces se escuchó una voz que mencionó que no era una herida de machete ésta voz era de Antonio José Bolívar, el viejo se acerco al cadáver y mencionó que era un zarpazo de tigrillo, un animal adulto lo mató. Huela lo mató la hembra ya que después lo meó para marcarlo.
El alcalde miraba extra√Īamente a los Shuar, al viejo a los lugare√Īos, al dentista, y no sab√≠a como argumentar lo que pas√≥. Los ind√≠genas √ļnicamente vieron las pieles saltaron a sus canoas y se marcharon para transmitir en su caser√≠o de la da√Īina hembra, quien buscar√° sangre en los pueblos. Esto alert√≥ muy a los pobladores, quienes se pusieron en guardia.
Más tarde unos hombre transportaron el cadáver que se encontraba en las tablas del muelle. En ese momento subieron el cajón dentro y el alcalde vigiló la maniobra. Las campanadas del sucre anunciaban la partida, lo cual los obligó a despedirse.
El viejo permaneció en el muelle hasta que el barco desapareció tragado por una curva del río, se quitó su dentadura postiza y se dirigió a su choza.
TERCER CAP√ćTULO:
Antonio Jos√© Bol√≠var Proa√Īo sab√≠a leer, pero no escribir. A lo m√°s, lograba garabatear su nombre. Cuando deb√≠a firmar le√≠a lentamente, juntando las s√≠labas, susurr√°ndolas a media voz como si las paladeara.
Vivía en una choza de unos diez m2 en los que ordenaba el poco inmobiliario.
Conoci√≥ a Dolores Encarnaci√≥n del Sant√≠simo Sacramento Estupi√Ī√°n Otavalo de ni√Īo en San Luis, un poblado serrano aleda√Īo al volc√°n Imbabura. Ten√≠an trece a√Īos cuando los comprometieron. El matrimonio de ni√Īos vivi√≥ los primeros tres a√Īos de pareja en el lugar de vida del padre de la mujer, un viudo, muy viejo, que se comprometi√≥
testar en pos de ellos en vez de cuidados y de rezos.
Al fallecer el viejo, heredaron unos pocos metros de tierra, insuficientes para el sustento de una familia. El hombre cultivaba la propiedad familiar y trabajaba en terrenos de otros due√Īos.
La mujer no se embarazaba. Antonio Jos√© Bol√≠var Proa√Īo intentaba consolarla y viajaban de curandero en curandero probando toda clase de hiervas. Fue as√≠ como eligieron dejar la sierra y antes de las festividades de San Luis juntaron las pocas pertenencias, cerraron la vivienda y emprendieron el viaje. Llegar hasta el puerto fluvial de El Dorado les llev√≥ dos semanas.
Luego de otra semana de viaje, en esta ocasi√≥n en canoa, arribaron a una esquina del r√≠o. La √ļnica construcci√≥n era una colosal choza de calaminas que hac√≠a de oficina, bodega de semillas y utilidades, y vivienda de los reci√©n llegados colonos. Eso era El Idilio.
La pareja se dio a la tarea de hacer precariamente una choza. Realizando un trabajo desde el alba hasta el atardecer arrancaban un árbol, unas lianas; después se les acabaron las provisiones y no sabían que realizar. Aislados por las lluvias, por esos vendavales que no conocían, han comenzado a fallecer los primeros colonos.
[continua]

Leer Texto Completo

¬ŅTe sirvi√≥ este archivo?

(100%) SI    NO (0%)

(adsbyGoogle = window.adsbyGoogle || []).push({});
Compartir este resumen:

O bien, copie y pegue el siguiente código en su portal web, blog o foro:
<a href=”http://www.resumenes10.com/un-viejo-que-leia-novelas-de-amor-(resumen-por-capitulos).html” target=”_blank”>Res√ļmenes Un viejo que le√≠a novelas de amor (resumen por cap√≠tulos)</a>