Resumen del libro “Ser niño huacho en la historia de Chile”

Ser niño huacho en la crónica de Chile de Gabriel Salazar

El texto “Ser niño huacho en la crónica de Chile” empieza en el año 1941, el tiempo en que Chile era gobernado por el ex presidente Manuel Bulnes y se marcaba muy la distingue entre clases sociales, entre un peón y un inquilino. Y acaba hasta más o menos el año 2000.
Este texto esta localizado primordialmente en la multitud de muy baja casta recurrente, personas que tenían que dejar a sus hijos por no tener el muy dinero para alimentarlos.

 

Resumen Ser niño huacho en la crónica de Chile

El siglo XIX, fue un tiempo donde sucedieron varios inconvenientes, debido a que, una mujer llamada Rosaria Araya, soltera de 26 años, del valle Illapel, había sido embarazada por un peón llamado Mateo Vega, que era también soltero, de 26 años, y del valle Illapel. Para su parto, Rosaria Araya, se dio anuncio a la madre, pero se realizó venir a Damiana Soto, para ayudar en el parto. Ella tenía inconvenientes debido a que no tenía los elementos suficientes como para prestar de comer a sus hijos, ella creía ser la crítica de todos por haber tenido numerosos niños. Tuvo su primer parto, al tercer día tuvo el segundo, después el terco y el cuarto. La madre había fallecido, con mucha barriga, pero todos aseguraban que le quedaban mas crías, pero los que nacieron fueron solo 4 niños. El varón fue llamado José María, y se cría en el sitio de vida de Juan Godoy, la mayorcita de las hembras se llamó Mercedes del Rosario, la cría escasamente Damiana soto, la que seguía fue llamada Carmen de Jesús y la menor se llamo Jesús.

El papá de los niños, Mateo Vega, no apareció en el parto, tampoco apareció a lo largo de el embarazo, nada de parte de él. Los niños ya se hacían un método de cómo era el padre, en oportunidades admirado y esperado pero más inquietante y rechazado, solo ocasionalmente recibían novedades de él, ellos se acostumbraron a su sepa. Los inquilinos eran diferentes, porque estos, bajo el amparo del señorial sistema de hacienda, debieron hacerse más caseros, de familias más equilibrados y varias… Un papá empresario, es ese que es dueño de su emprendimiento de trabajo, administrador de un principiante mismo, conductor de la familia.

 

En este libro, el constructor nos enseña las distintas clases de huachos que han existido atreves de la historia, el constructor quiere expresarnos, que los huachos han existido siempre y que no solo son niños sin padres o mamás, sino también de niños con padres despreocupados, o niños sin oportunidades económicas, sociales, o educacionales. También nos afirma que estos tipos de huachos siguen estando en pleno siglo veintiuno, caracterizado en los llamados “flaites” de hoy en día.

Los diferentes tipos de huachos que se detallan en el libro son:

Huachos de madre soltera, estos son niños de mamás abusadas por el patrón, en la época feudal, estos niños quedan al abandono y sin cariño debido a que su madre no quiere tenerlos y su padre se hace el desentendido en el asunto, esto era una secuencia, debido a que la madre era abusada después las hijas de esta, por los hijos de los patrones y así sucesivamente.

Huachos sin padre, estos niños son esos que sus papás no los reconocen en oposición al estado o que mueren, o sencillamente abandonan sus hogares por inconvenientes de alcoholismo, esta clase de padre era muy común en los pueblos y en las afueras de las localidades colosales, donde era recurrente el juntarse sin estar casado, la mujer asumiendo el precaución de los hijos sola, y este hombre se iba, realizando lo mismo con otras mujeres en otros sitios.

Huacho con padre y madre, estos niños están descuidados por su familia, en la mayoría de las oportunidades son hijos de gente con inconvenientes económicos, donde los dos padres tienen jornadas de trabajo muy largas, o empleados puertas adentro en varias de las viviendas señoriales de la época de la aristocracia de este país.

Huachos de campo, estos niños son hijos de padres campesinos, que vivían en pequeños predios llevando a cabo un trabajo su propia tierra para subsistir, pero con las recurrentes alzas de los impuestos se fueron realizando insolventes pasando a manos de hacendados más poderosos económicamente o por expropiación, y así la multitud empezó a emigrar a la localidad en busca de recientes y superiores oportunidades, viviendo en conventillos y cités, que eran piezas de baja calidad, todas juntas donde podían vivir muchas familias hacinadas, distribuyendo un baño en común, donde no había salubridad ni higiene, donde las camas se compartían entre numerosos hermanos, debido a que en ese tiempo las familias en su mayoría eran varias, y así los niños comenzaron a conocerse debido a que en estos pequeños sitios había un patio común donde todos se juntaban a perfeccionarse y a perfeccionarse, a través de la segregación recurrente que los afectaba se producía una fuerte identificación con el grupo juvenil, además al vivir exactamente en el mismo sitio configurado y en las mismas condiciones de extrema pobreza, asistiendo esporádicamente a los mismos colegios los cuales eran de muy mala calidad educacional, así los dueños de casa , frustrados, cayeron en el alcoholismo y sus mujeres debieron trabajar de lavanderas por una pobreza de dinero, descuidando completamente a sus hijos transformándose así en huachos.

Estos niños huachos, también hay hoy en día, son niños de bajos elementos y malas condiciones económicas, que fueron descuidados por sus padres debido a que los dos tendrían que trabajar para sustentar su casa, las mamás llevando a cabo un trabajo de nanas, tomando todos los días una locomoción de baja calidad recurrentemente tendiendo que realizar transbordo en tres o más locomociones levantándose de madrugada para hallar llegar a sus trabajos a las ocho de la maña desde localidades periféricas hasta barrios increíblemente lejos como La Dehesa descuidando a sus hijos completamente cayendo en drogas y alcoholismo con una día de escolar de todo el día, donde no posee las configuraciones de consumir comestibles necesarios para hallar aguantar a un día escolar, varios niños prefiriendo desertar y comenzar a trabajar a temprana edad para hallar asistir en la vivienda o sencillamente para hallar solventar sus costos, debido a que habitamos una sociedad consumista , con mucha comunicación ellos quieren tener las marcas recurrente en ropa y electrodomésticos como celulares y computadores, y más aún para sustentar sus vicios como la sustancia y el alcohol.

Siempre pensamos de niños huacho es aquel que no posee elementos económicos , pero en esta época por el momento no es asi, ha salido otro tipo de huacho, que es el “huacho rico” que es el que tiene elementos económicos, estudian en buenos establecimientos educacionales pero con una colosal carencia de aprecio, con padres descuidados en la mayoría de las oportunidades padres separados que se despreocupan de sus hijos completamente, y aunque tengan las oportunidades no las aprovechan prefiriendo estar con malas juntas y caer en vicios del mismo modo que las clases inferiores, lo que no los hace muy distinto al hijo de la nana o al del obrero, porque no siendo su inconveniente económico, es más grande aún, es un inconveniente de aprecio, aunque tengan riqueza para sustentar sus ropas de marcas celulares y computadores, les falta lo más considerable que es una familia preocupada y que logren contemplar que no todo es material, sino también el cariño de los padres es infaltante.

 

Varios

• Género Literario narrativo, solo señala y no expresa sentimientos.

• La manera en que se expresa Gabriel Salazar en su libro ya citado es una forma de exhibir como el niño huacho se transforma en quien perpetúa la pobreza, se expresa de una forma muy profunda, logrando así traspasar las capas más profundas.

• La iniciativa básica del libro “Ser niño huacho” es trasladarnos a la época en que se hacia muy la distingue entre la multitud adineradas y la pobres, pero más que nada es exhibirnos la verdad que hay en Chile en oposición al tema de los niños huachos debido a que existía en una época previo y sigue presente hasta este día. Nos enseña que para el estado eran un inconveniente o mas bien un estorbo

• La composición del libro parte planteando el inconveniente después sigue exponiendo hechos, y resoluciones que se trataron de prestar a esta situación.

• El tipo de narrador que se muestra en este texto es el narrador espectador.

• El lenguaje que se destaca en este texto: es un lenguaje común, no es científico, ni muy complejo de contemplar, es un lenguaje de hoy.