Resumen de Sinuhé, el egipcio

“Yo, Sinuh√©, hijo de Senmut y de su mujer Kipa, he escrito este libro. No para cantar las alabanzas de los dioses del pa√≠s de Kemi, porque estoy agotado de los dioses. No para alabar a los faraones, porque estoy agotado de sus actos. Escribo para m√≠ solo. No para halagar a los dioses, no para halagar a los reyes, ni por miedo al provenir ni por promesa. Porque a lo largo de mi vida he sufrido tantas pruebas y p√©rdidas que el vano temor no puede atormentarme y agotado estoy de la promesa en la inmortalidad como lo estoy de los dioses y de los reyes.”

Catorce siglos antes de Jesucristo, el fara√≥n Akenat√≥n prolonga su mando en todo el inmenso y poderoso obsoleto Egipto. Es rey, Dios y hombre, cabeza del Nuevo Imperio y due√Īo de la vida y de la desaparici√≥n. Su predominaci√≥n sobre la poblaci√≥n es m√°xima; tanto como lo es la del “padre Nilo”, en cuyas riberas distendidas nace la vida y del que es relacionado la carest√≠a de comestibles suponiendo que sus aguas se enfurezcan e inunden las cosechas de los valles.
Akenatón no es un gobernante cualquiera: se le recordará como el faraón que llevó a cabo la primera reforma religiosa, imponiendo a su pueblo el monoteísmo. La XVIII dinastía egipcia está llegando a su fin y en este contexto histórico se transporta a cabo la vida de Sinuhé, un humilde médico egipcio cuyos actos tienen una predominación indispensable en multitud de hechos que todavía desconciertan a los historiadores. Además de sus vivencias en Egipto, los viajes que inicia hacia Babilonia y la Creta Minoica, así como sus relaciones con los hititas y otros pueblos vecinos, amplían el espectro al lector sobre el tipo de vida de una de las civilizaciones más admiradas y estudiadas de todo el planeta.
El que ejerci√≥ de m√©dico real redacta su cr√≥nica desde el exilio, en la Localidad del Horizonte de At√≥n. All√≠ fue designado Sinuh√© por el nuevo fara√≥n por miedo a que le traicionase. El que fuera recogido del Nilo en una cesta de ca√Īas dejada y mecida por las aguas, decidi√≥ ser m√©dico como su padre. En la localidad de Tebas aprendi√≥ a trepanar y a embalsamar cad√°veres, pero su esp√≠ritu alterado le impuls√≥ a perseguir la ciencia visitando diferentes civilizaciones del Pr√≥ximo Oriente. As√≠ mismo, acompa√Īado por su singular ciervo y amigo Kaptah, aprende recientes t√©cnicas curativas que le hacen realizar mejor en su trabajo. Las oportunidades y su condici√≥n de m√©dico le conducen por caminos tortuosos, desempe√Īando los indispensables papeles que tiene para √©l listo el destino.
La vida no es generosa con Sinuh√©; nuestro m√©dico es consciente de que “todo regresa a comenzar y nada hay nuevo bajo el sol” y de que “el hombre no cambia aun cuando cambien sus h√°bitos y las expresiones de su lengua”, revoloteando cerca de la mentira y rehuyendo la realidad. Est√° seguro de que “en su maldad, el hombre es m√°s sin coraz√≥n y m√°s endurecido que el cocodrilo del r√≠o”, “su coraz√≥n es m√°s duro que la piedra” y “su vanidad, m√°s r√°pida que el polvo de los caminos”. M√°s all√° de esto, se reconoce como hombre y sabe que ha vivido en todos los que antes han existido y que vivir√° eternamente en todos los que existir√°n. La sabidur√≠a que consigue con el paso de los a√Īos le contribuye a guardar intacta su humanidad y a sostener viva de alg√ļn modo su fe en la amabilidad del ser humano.
Sinuh√©, el egipcio” es una novela hist√≥rica infaltante. El que decida adentrarse entre sus p√°ginas se impregnar√° para toda la presencia del m√©todo de la vida en el obsoleto Egipto y se encontrar√° con una historia relatada de manera muy v√≠vida, un m√©todo de narrar que pone al lector en la piel de los individuos y lo piensa completamente en la trama, el √°mbito y la √©poca hist√≥rica. Disfrutar√° de un argumento aderezado por sabias reflexiones vitales e atrayentes mon√≥logos internos y de unos di√°logos salpicados de astucia, talento, sabidur√≠a y tambi√©n refrescantes gotas de humor.

 

Curiosidades:

– El personaje indispensable de esta novela es ficcional aunque est√° sutilmente inspirado en un personaje real que se√Īala el texto egipcio que se titula “Historia de Sinuh√©” escrito hace m√°s de 4.000 a√Īos. Mika Waltari conoc√≠a esta obra y elige el nombre del personaje en funci√≥n de la misma; nuestro narrador y personaje indispensable admite que su madre decidi√≥ llamarle as√≠ en honor al personaje literario. El Sinuh√© original vivi√≥ en la dinast√≠a XII, una era muy antes de la del fara√≥n Akenat√≥n, que es la que elige Waltari para conocer su novela.
– Esta novela puede considerarse un cl√°sico literario reciente y est√° seg√ļn los expertos entre las superiores que di√≥ el siglo XX. Tambi√©n entre las m√°s vendidas: fue traducida a m√°s de 40 lenguajes y de ella se distribuyeron millones de ejemplares por todo el planeta. La rigurosidad hist√≥rica de la que hace gala fu√© extensamente elogiada de realizado por egipt√≥logos.
– Waltari se vio inmerso en el horror de la Segunda Guerra Mundial y no tuvo m√°s remedio que constituir parte en ella. Por otro lado, admite que haber escrito su obra maestra “Sinuh√© el egipcio” despu√©s de las vivencias superadas en el conflicto b√©lico contribuy√≥ a realizar mejor en su mayor√≠a la calidad literaria del texto, que en modo alguno habr√≠a sido el mismo si lo hubiera escrito antes de la guerra.