Resumen de Soñar bajo el agua

Como nuestra autora dice en el desenlace del libro, este es un libro que quiere poner énfasis el sentido de comunidad y de asistencia entre la multitud que no tienen nada en común hasta que la causa de la pelea se transforma en el vínculo. Y como también dice la autora, Libby Page, esta es una historia inventada pero fundamentada en la realidad de la región donde creció, con las piscinas al aire libre, con el cierre progresivo de las mismas, con ese vínculo para la comunidad.
Soñar bajo el agua” es la historia, primordialmente, de dos mujeres, una que no llega a los treinta años y otra que llega a los noventa. La primera, Kate, es periodista y trabaja para un periódico local, la encargan trabajos poco interesantes, tiene asaltos de pánico desde que salió a vivir a Londres, y únicamente tiene vida habitual. El encargo de contemplar el cierre de una piscina municipal en Brixton piensa un cambio absoluto en su crónica. Cubriendo la noticia conoce a Rosemary, una mujer de ochenta y seis años que transporta toda su crónica acudiendo a esa piscina y se ha propuesto realizar algo de ruido antes de que los terrenos de la piscina sean vendidos a una promotora inmobiliaria, la cual tiene proyectos muy diferentes para la utilización de los mismos. Juntas, y rodeadas de amigos y populares, dan vida a esta historia de pelea y fuerza común.
Kate vive un absoluto renacer. Rosemary la ordena a seguir a la piscina y nadar allí para encontrar la entrevista que necesita para su artículo. El agua fría de la piscina comienza a obrar el milagro de la transformación, y la fuerza de Rosemary, más allá de su edad, por guerrear por esa piscina que fué el motor de toda su crónica, es el combustible que necesita Kate para hacer la transformación completa. Por su lado, Rosemary quiere sostener la piscina abierta porque fue, es y sabe que será, durante los años que le queden de vida, su razón de vivir. Allí se declaró su marido, allí cometieron juntos sus pequeñas ilegalidades, colándose algunas noches a nadar o simplemente a estar allí. George, su marido, que murió hace varios años, también vivía aquella piscina como parte infaltante de sus vidas.
Alrededor de Rosemary, desfilan otros individuos que poco tienen relación con ella, salvo el hecho de transmitir esa piscina casi todos los días del año. Individuos que distribuyen sus pequeñas historias con el lector, pero sin que Page les dé una colosal consideración. Simplemente como explicación para argumentar su presencia en esta historia; solo nos deja abarcar algo de sus vidas, no lo muy como para llegar a abarcar el vínculo que les une a esta pelea más allá de la amistad con Rosemary en numerosos casos.
En esta novela, creo, vamos a tener la oportunidad de ver reflejadas muchas luchas frustradas de nuestra vida. Luchas que por la carencia de unión no llegaron a nada. Lo destacable en “Soñar bajo el agua” es, antes que nada, el renacer de Kate. Liberarse de sus miedos, reencontrarse con su familia, abarcar amigos… serán, desde mi método, el indispensable hilo de la historia. Y en segundo lugar, así son mis opciones en esta lectura, ese espíritu de comunidad que transforma el cierre de una piscina en fundamento de guerra, no violenta, vecinal. Ver como cada personaje ayuda su granito de arena es enriquecedor; además, nos ofrece un nuevo personaje con fuerza, Ahmed, un chico que ha ocupado un papel intrascendente durante las páginas anteriores de la novela, se transforma en la última etapa de la historia en uno de los más destacables artífices del final que le espera a esta piscina.
En resumen, refrescante y rápida lectura donde encontraréis algo más que la pelea vecinal contra el cierre de una piscina. Conoceréis la apacible vida de Rosemary con su marido, y también la intensa, por angustiosa, vida de Kate hasta llegar a las páginas de “Soñar bajo el agua“.