Resumen Una nación de agentes libres

 

La nación de agentes libres

Desde los años 50, la vida y el trabajo del estadounidense ha girado en torno al “hombre organizacional”, persona que ignora su identidad y renuncia a sus metas para ocuparse a ser útil a una empresa; como retribución, la compañía le provee regularmente con un salario, la promesa de trabajo para toda la vida y un puesto en la sociedad.
Desde la década de los 90, el trabajo empezó a sufrir transformaciones profundas. Cientos de individuos han comenzado a dejar sus empleos equilibrados, para transformarse en trabajadores del conocimiento auto-empleados, dueños de negocios basados en sus hogares, trabajadores a medio tiempo, freelancers, contratistas, profesionales independientes, micro nuevos negociantes, info-emprendedores, consultores a medio tiempo, ejecutivos interinos o solistas a tiempo terminado.
Otros, aún cuando mantienen su empleo, parecen agentes libres y no empleados: saltan de compañía en compañía, trabajan a distancia y perciben comisiones en lugar de salarios.
Esta transición está ocasionando un modelo similar al de Hollywood: el poder lo tendrá el sujeto, y no la organización. De allí que el más grande empleador actualmente no sea General Motors ni IBM, sino Manpower – agencia de empleo temporal.
¿Quiénes son los agentes libres?
No hay un perfil demográfico definido del agente libre. Hay de todo tipo, en todas partes. En líneas generalmente, tienen la oportunidad de clasificarse en:

 

  1. Solistas: consultores, technocowboys, gurus, gitanos, nómadas, taxistas, etc. Trabajan para ellos mismos y van de emprendimiento en emprendimiento, lo que artistas, escritores y fotógrafos hicieron por décadas, llamándose a sí mismos “freelancers”. Una subcategoría de estos son los “e-lancers” (personas que forman equipos a través de Internet para trabajar en determinados proyectos).
    Legalmente, los solistas son “contratistas independientes” un término que los ubica fuera de la definición oficial de “empleado”. Es por ello que no están protegidos por las leyes laborales. Se estiman unos 16.5 millones de solistas en USA.
  2. Trabajadores temporales: su número está en aumento, principalmente en gigantes compañias, donde son usados como un plan para la supervivencia a la extendida.
    La mayoría de ellos, preferiría tener trabajos fijos, ya que no gozan de beneficio como seguro médico, y tienden a ganar menos que los trabajadores regulares. Para otros (como médicos, abogados o consultores gerenciales), el nivel de ingreso fué en aumento.
    Se estiman unos 3.5 millones de trabajadores temporales en USA.
  3. Micro empresas: el número de microempresas (empresas con menos de 20 empleados) ha incrementado paulativamente. Entre 1994 y 1998, las compañias con menos de 20 empleados hicieron 4 de cada 5 nuevos empleos. Se estiman unas 13 millones de compañias de 2 ó 3 empleados, muchas de las cuales están basadas en el sitio de vida.
    Sumando, el total de agentes libres en los USA es exactamente 33 millones, un número superior al de empleados en el gobierno (nacional o regional) y más del doble de la proporción de obreros.
    El surgimiento de los agentes libres
    Existen 4 condiciones básicas:

    1. La caída del pacto de lealtad en vez de seguridad, que surgió después de la segunda guerra mundial.
    2. La transformación de los medios de producción: de ser colosales, complejos y costosos, pasaron a ser económicos, fáciles de sostener y de llevar al lugar de vida.
    3. La prosperidad experimentada por la población por lo general, hace que se perciba el trabajo como una forma de realizar algo sustancial, y no como un medio de supervivencia.
    4. Una economía acelerada se usa para “metabolizar” rápidamente a las compañias, ocasionando que desaparecieran tan rápido como se formaron. A su vez, la longevidad de los humanos se está prolongando, ocasionando que la mayoría de la multitud vivan más que la organización para la cual trabajan.

     

El sendero del agente libre

Con sus primordiales pretenciones cumplidas (fisiológicas, sociales y de seguridad), cientos de individuos han adelantado hacia la satisfacción de las pretenciones que según Maslow, son las que nos hacen seres humanos: auto-realización.
Para ellos, la novedosa ética del trabajo piensa dejar la jerarquía corporativa, en busca de la independencia, vericidad y el éxito auto-definido.
Para la mayoría de los agentes libres, la independencia significa movilidad, diversidad y control. Para otros, lo importante es la independencia de conciencia. Pero la independencia más importante es la de expresión, que las considerables compañias no limitan ni promueven.
Pero la independencia y la vericidad tienen poco sentido sin deber – poner nuestra reputación en juego. La mayoría de la multitud están dispuestas a poner en peligro su reputación, si tienen la oportunidad de recibir los resultados positivos de sus acciones.
El nuevo contrato laboral
La seguridad laboral colapsó, como resultado del creciente riesgo que enfrentan las compañias. Con ella, colapsó la “lealtad vertical”, aquella que hay entre jefe y subordinado y está siendo reemplazada por la “lealtad horizontal”, aquella entre colegas, pertenecientes de un grupo, individuos, etc.
Bajo este nuevo esquema, los agentes libres dan su talento para trabajar en proyectos atrayentes, que le admiten llevar a cabo mejor sus habilidades, agrandar sus redes de contacto, conseguir ganancias y perfeccionarse. Cada emprendimiento se añade a su portafolio; el tamaño y calidad de su portafolio le incrementan su seguridad laboral.
El trabajo de 9 a 5, 40 horas por semana, se transformó en ingreso de 24 horas, 7 días por semana. Aunque este horario poco definido aumenta la ansiedad, tienen la aptitud de utilizar su tiempo como lo deseen.
Reinvención de la comunidad
Los agentes libres no tienen la oportunidad de reunirse a charlar con sus compañeros en el cafetín de la compañía. Es por ello, que tienen la oportunidad de sentirse solos y aislados. Como resultado, están creando una diversidad de grupos de acompañamiento para sustituir sus antiguas comunidades laborales: clubes, confederaciones, y asociaciones de los agentes libres. La comunidad no está muerta, es diferente:
Los Clubes F.A.N (Free Agent Nation, nación de agentes libres): están conformados por agentes libres que se reúnen regularmente para cambiar asesoría de negocios y prestar acompañamiento emocional. Las confederaciones, que dan el balance particular entre libertad económica y poder grupal, tienen la oportunidad de vincularse a sociedades formadas por abogados y contadores. La sociedad es apuntada por acuerdos informales, no por contratos escritos.
Los “Emprenetworks” (redes de emprendedores): una mezcla entre Alcohólicos Anónimos y el Rotary Club, son grupos de pequeños nuevos negociantes quienes abonan una mensualidad para poder conformar parte en sesiones de tormentas de ideas y estrategia.
Las asociaciones de “egresados”: grupos de personas que se “graduaron” de la misma compañía.
Estas redes parecen prevalecer en el planeta de la alta tecnología, donde el agite del empleado es la regla y la agencia libre, la ética reinante.
El organigrama
El organigrama en la nación de los agentes libres es muy diferente al de las organizaciones tradicionales:

 

  • Las conexiones son horizontales, en lugar de verticales.
  • El poder se sostiene en relaciones recíprocas, no la jerarquía.
  • Las conexiones son múltiples y temporales.

Se se ve a una red tipo Internet, lo que sugiere que los agentes libres están muy más ajustados con la era de la información que con la organización clásico.
La infraestructura
Para apoyar el trabajo de los agentes libres, ha surgido una proporción de establecimientos comerciales: tiendas de copiado, cafeterías, suites ejecutivas, centros postales, etc. En ellos, tienen la oportunidad de encontrar el material, los servicios y el espacio que requieren.
Igualmente, han surgido industrias y profesiones, así como agencias que unen agentes libres y compañias que los necesitan, representantes (funcionan como los representantes de los artistas) y entrenadores (funcionan como consejeros), ayudándoles a balancear su búsqueda de conocimiento y riqueza.
En cuanto a las familias de los agentes libres, están volviendo a la situación pre-era industrial. Numerosos están realizando un trabajo desde sus hogares, mezclando el trabajo y la familia. Esta forma de trabajar está más acorde con la naturaleza humana y con la herencia evolutiva de la raza humana.

Los infortunios de los agentes libres

Las leyes laborales asumen que los trabajadores tienen una relación persistente a la extendida con un solo empleador. No admiten que los profesionales independientes formen sindicatos u obtengan seguro de desempleo; tampoco tienen cobertura sobre la legislación de antidiscriminación.
Adicionalmente, se presume que un “empleador” es una colosal compañía con la aptitud de realizar el trabajo del gobierno de agrupar impuestos y repartir beneficio de salud y retiro.
En una economía de agentes libres, estas leyes no trabajan en 3 puntos críticos:

 

  • Seguros médico: el seguro otorgado por el empleador es un anacronismo sin sentido, dado que muy gente por ahora no tienen “empleador”. Por consiguiente, numerosos trabajadores independientes no están asegurados, y numerosos empleados están estancados en trabajos indeseables para poder sostener sus beneficio de salud.
  • Impuestos: el código de impuestos estadounidense penaliza a los agentes libres, haciéndoles abonar el doble de impuestos por seguro habitual (pagan la porción del empleador y del empleado). A los trabajadores independientes no se les posibilita deducir completamente sus primas de seguro y son forzados a gastar tiempo y dinero lidiando con complejos trámites.
  • Zonificación: las leyes de zonificación insisten en una frontera clara entre el espacio para vivienda y para el trabajo; muchas de éstas leyes imponen restricciones estrictas y/o prohibiciones en negocios basados en hogares.

Esclavos temporales
Los trabajadores temporales son un 10% de la fuerza laboral libre. Dentro de ese segmento, hay dos tipos de trabajadores: en el extremista prominente están los profesionales y ejecutivos, y en el extremista bajo están los “esclavos temporales” que tienen poca paga, capital inciertos, no tienen beneficio, y tienen responsabilidades que en su mayoría son aburridas, estigmatizadoras y humillantes.
Otra diversidad del trabajador temporal es el pretemporal, personas que trabajan tiempo terminado en una compañía, algunas ocasiones por años, hacen el mismo trabajo que los empleados regulares, pero son contratados a través de una agencia. La compañía se ahorra los beneficio. Estas personas tienen lo malo de los dos mundos: trabajan tiempo terminado, sin beneficio y no tienen la independencia de los trabajadores independientes.
Estas condiciones brindaron paso a una fuerza laboral auto-organizada, que trabaja fuera del ámbito formal.
Algunas de estas organizaciones mantienen a sus afiliados informados y pelean por sus derechos. Otras actúan como mediadores entre la oferta y demanda de recurso humano. Otras ofrecen beneficio colectivos a sus pertenecientes, que no tendrían ingreso de otra forma (seguro, descuentos, etc.).
En el futuro, este movimiento laboral nuevo probablemente siga el modelo utilizado en los deportes profesionales y en la industria del entretenimiento: los trabajadores independientes pertenecerán a un sindicato de trabajadores, que establecerá salarios mínimos y beneficio básicos, pero numerosos tendrán agentes y representantes que negociarán acuerdos particulares por arriba del mínimo.

El futuro del agente libre

E-retiro
En el siglo IXX, la multitud solían trabajar hasta que morían. En el siglo XX trabajaban hasta retirarse. En el siglo XXI trabajarán hasta que cambien a un estado que aún no tiene nombre.
Los estadounidenses están viviendo más y mejor. Numerosos están usando esta longevidad y la Internet para trabajar en forma sin dependencia, y bajo sus propios términos, en la tercera edad.
La educación
Las academias están entre las últimas en ajustarse a la novedosa situación de la economía del agente libre.
Es entonces de aguardar que se abra el sendero para una diversidad de selecciones de estudio – una de los cuales será la escuela desde el sitio de vida. Mientras esta inclinación permee la sociedad, más agentes libres comenzarán a prestar sus servicios como tutores.
La escuela clásico será reemplazada por una creciente proporción de configuraciones, que tienen dentro programas de aprendices, nuevos negociantes niños y una colosal disponibilidad de manuales. Surgirá un país de auto-educados, que sabrán como estudiar y lo harán a lo largo de toda su crónica, situación que afirma devaluar los títulos universitario.
Las áreas de trabajo, hogares y bienes raíces
La revolución industrial creó los “repositorios de herramientas”, sitios de trabajo donde las compañías almacenaban todas las utilidades primordiales para llevar a cabo riqueza. Hoy en día, esas utilidades son fáciles de adquirir, almacenar y operar, por lo cual las sedes corporativas se irán volviendo obsoletas.
El nuevo ámbito laboral será de dos tipos: la oficina-hogar, para el trabajo privado y relajado, y las “cabañas de agentes libres”, mitad suite ejecutiva y mitad pub, donde los agentes libres se reunirán e intercambiarán ideas.
Esta novedosa situación cambiará drásticamente al mercado inmobiliario. Por ejemplo cosas, las casas tendrán obligatoriamente las características primordiales para albergar una oficina. El mercado de mejoramiento inmobiliario crecerá. El espacio comercial, que ahora mismo radica de 80% de áreas de trabajo y cubículos y 20% de salas de reuniones, tendrán más adelante de 20% de áreas de trabajo privadas, 20% de espacios de conexión (donde la multitud puede conectar sus laptops, corroborar correo electrónico, y realizar llamadas telefónicas) y 60% de espacios de colaboración.
La bolsa
A medida que el poder continúe pasando de la organización hacia el sujeto, la multitud comenzarán a comunicar sus propias acciones y bonos, creciendo el capital así que lo hacen las compañias. Producirán una secuencia de mecanismos financieros como bonos F.A.N y también Promociones Públicas Particulares de acciones.
La novedosa política
Es ineludible que la nación de agentes libres, con su extendido y creciente número de trabajadores independientes, se convierta en una importante fuerza política. Sus premisas fundamentales serán: sustituir la “seguridad” por la “oportunidad”, la “corporación” por el “individuo”, los derechos de los “trabajadores” por los del “ciudadano” y la “estabilidad” por la “movilidad”.
Estos nuevos principios producirán una reforma en la agenda del agente libre, la cual incluirá seguro de salud, micro financiamiento, seguro de desempleo, impuestos, derechos para trabajadores temporales, pensiones y educación.
Más aún, promoverán el “justo a tiempo” en el gobierno, requiriendo que los políticos se reúnan en equipos para agradar la demanda política en la actualidad, en el mismo momento. Así, los políticos se sentirán forzados a ganarse el acompañamiento del votante asunto por asunto y elección por elección.
Otros

 

  • Las organizaciones medianas desaparecerán virtualmente, dejándole paso a las inmensas corporaciones, lado a lado, con las microempresas.
  • El comercio entre solistas y las micro-empresas serán facilitadas por los micro pagos y posiblemente el trueque.
  • En lugar de subir por los escalafones de la carrera clásico, la multitud se reunirán y transformarán sus contratos, habilidades, metas, y oportunidades disponible para hacer siempre una mezcla de micro carreras transitorias.
  • El gerente clásico será reemplazado por un operador de negocios que consigua reunir a la multitud correctas para proyectos específicos.
  • Las mujeres están comenzando compañias al doble del ritmo de los hombres. Se están convirtiendo en auto-empleadas a un ritmo 12 oportunidades superior. Sin lugar a dudas serán las primordiales arquitectos y constructoras de la nación de agentes libres del siglo XXI.