Los habitantes de la caba√Īa

Carlos, Lucia, Loreto y Samuel eran 4 amigos muy dispares unos de otros, pero que se quer√≠an bastante y que hab√≠an vivido mil aventuras juntos. A Carlos le encantaba leer y se pasaba horas y horas sumergido en historias de toda clase. A Lucia le encantaba el deporte y era la capitana del conjunto de f√ļtbol mixto del colegio. Loreto, en cambio, prefer√≠a cantar y se encontraba mejorando las pruebas de ingreso al conservatorio de la regi√≥n. Samuel era el m√°s vago y prefer√≠a pasar las tardes, tras terminar los deberes, viendo al techo.
Un verano, los 4 amigos fueron juntos de campamento. Les encantaba, porque dorm√≠an en casetas de madera y disfrutaban de toda clase de ocupaciones. La favorita de los ni√Īos era la piragua, que usaban en un pantano cercano al campamento en el que habitaban incontables increibles criaturas. Adem√°s, contaban historias cerca de la hoguera, hac√≠an manualidades y divertidas rutas de senderismo. Com√≠an muy sano, porque los monitores sab√≠an que necesitaban mucha energ√≠a para aguantar el ritmo de ocupaciones programadas para √°mbas semanas de campamento. Mucha fruta y verdura y un pu√Īado de frutos secos todas las tardes.
Un d√≠a durante la noche, cuando se iban todos a reposar despu√©s de la hoguera, Carlos se equivoc√≥ de caba√Īa y se meti√≥ en una donde no hab√≠a nadie porque se encontraba en ruinas. Se encontraba tan agotado que no se dio ni cuenta y se meti√≥ en el saco de reposar sin percatarse de la soledad de aquel lugar. Cuando se encontraba ya intensamente dormido, sinti√≥ cosquillas en la espinilla. Como pensaba que se encontraba en la caba√Īa precisa y all√≠ todos los ni√Īos dorm√≠an en el suelo sobre una extendida esterilla, pens√≥ que ser√≠a alguno de sus compa√Īeros.
Al rato volvi√≥ a sentir cosquillas, en esta ocasi√≥n en la espalda. En esta ocasi√≥n s√≠ que se despert√≥ y fue entonces cuando se percat√≥ de que se encontraba solo en la caba√Īa. Corri√≥ y corri√≥ despavorido hasta la caba√Īa de los monitores y les mencion√≥ que alguien le hab√≠a hecho cosquillas, pero que era muy extra√Īo, porque la caba√Īa se encontraba vac√≠a. Los monitores no le creyeron. De hecho, le dijeron que no pod√≠a tomar tanto jugo antes de reposar, porque por culpa del az√ļcar despu√©s ten√≠a pesadillas.
Frustrado, la noche siguiente Carlos decidi√≥ llevar a cabo guardia en la caba√Īa solitaria para ver qu√© se encontraba pasando. En mitad de la noche, se percat√≥ de qu√© se trataba todo. Una peque√Īa familia de ratones de campo se hab√≠a adue√Īado de la caba√Īa. Por las noches se dedicaban a llevar a cabo de las suyas y, en esta situaci√≥n, hab√≠an aprovechado la visita de Carlos para perfeccionarse.

Deja un comentario