Resumen de la película Los viajes de Sullivan

‚ÄúEn memoria de quienes nos hicieron re√≠r, saltimbanquis, payasos y bufones de todas las √©pocas y naciones, cuyos esfuerzos aliviaron nuestra cruz. Con cari√Īo les dedico esta pel√≠cula‚ÄĚ

Tercer t√≠tulo de una filmograf√≠a de √ļnicamente 12 pel√≠culas, Los viajes de Sullivan piensa el comienzo de la conveniente etapa de Preston Sturges, entre 1941 y 1944, √ļnicamente 4 a√Īos en los que el director nos brind√≥ sus tres gigantes proyectos maestras (el presente film y las siguientes Las tres noches de Eva y Un marido Rico) a las que siguieron otros dos extraordinarios t√≠tulos (Salve, h√©roe victorioso y El milagro de Morgan Creek), menos populares por la sepa de gigantes estrellas en su reparto, pero sin lugar a dudas por eso con una carga subversiva si cabe m√°s grande que la de las tres pel√≠culas precedentes (en todo caso inaudita para la √©poca en que fueron rodadas, en pleno auge del infame C√≥digo Hays).

Pero, adem√°s de por el hecho de erigirse como la obra cumbre del director (siendo √ļnicamente el tercer t√≠tulo de su filmograf√≠a), Los viajes de Sullivan es un film ins√≥lito por la declaraci√≥n de pretenciones que tiene dentro con fachada de un alucinante homenaje a la comedia, exactamente el g√©nero al que Sturges iba a consagrar toda su filmograf√≠a. Se ve que el director tuviera la necesidad de rendir tributo a todos y todos los artistas que le precedieron (tal como exhibe en el texto inicial del film) antes de arrancar la que ser√≠a su etapa de m√°s grande auge creativo, coincidiendo con el m√°s considerable momento de la screwball comedy (subg√©nero que nuestro Sturges, colocado junto con los Hawks, Lubitsch, Capra, Wilder, McCarey o La Cava, contribuir√≠a a encumbrar como una de las m√°s brillantes manifestaciones de la narraci√≥n de la comedia cinematogr√°fica).

La trama del film es f√°cil, pero exactamente por ello tremendamente efectiva: John Lloyd Sullivan (Joel McCrea), un afamado director de comedias, quiere sugerir un giro a su trayectoria emprendiendo la adaptaci√≥n de una novela dram√°tica (O Brother, Where Art Thou?, obra ficticia de la cual los hermanos Coen extraer√≠an el t√≠tulo para su pel√≠cula hom√≥nima del 2000) a fin de poder ‚Äúplasmar la dignidad y el padecimiento de la humanidad‚ÄĚ. Para eso, el personaje primordial no duda en disfrazarse de indigente y arrancar un viaje con la intenci√≥n de presenciar en su propia carne las penurias de las clases m√°s desfavorecidas (no en vano el film se sit√ļa en la mitad de una √©poca de la depresi√≥n norteamericana), con el prop√≥sito de llevar a cabo su pel√≠cula con m√°s grande conocimiento de causa.

‚ÄúNo me gusta que se burlen de los pobres. El tema no es atrayente. Los pobres lo saben todo sobre la pobreza. Solo a los ricos morbosos les entusiasma el tema‚ÄĚ, le espeta libremente el mayordomo Burroughs (Robert Greig) al personaje primordial cuando le llama la atenci√≥n prob√°ndose su atuendo de indigente en oposici√≥n al espejo (fotograma 1 – una sentencia reprobatoria que sintetiza brillantemente la posici√≥n de los primordiales directores del g√©nero, de esta manera que lo expres√≥ en su d√≠a otro de sus gigantes instructores, Jerry Lewis: ‚ÄúLo peor es que si el pobre tipo que vive en un pisito de dos habitaciones sin calefacci√≥n elige irse al cine para olvidar sus penas, hoy en d√≠a est√° con una pel√≠cula sobre un pobre tipo que vive en un pisito de dos habitaciones sin calefacci√≥n‚ÄĚ).

Haciendo caso omiso a las expresiones de su mayordomo (y a los ruegos de sus productores, empe√Īados en perpetuar los gigantes √©xitos del director en el cine de entretenimiento), Sullivan inicia el primero de sus viajes seguido bien de cerca por una aparatosa caravana que los productores han dispuesto con el prop√≥sito de velar por su seguridad. Ser√° en este primer periplo (el de m√°s extensi√≥n de los tres) en donde se concentran parte sustancial de las ocasiones de comedia del film: desde la fren√©tica huida de Sullivan dentro de un estramb√≥tico coche de carreras conducido por un jovenc√≠simo piloto (fotograma 2 – una deslumbrante secuencia de persecuci√≥n que Clint Eastwood homenajear√≠a en la espl√©ndida Un mundo perfecto); pasando por el hilarante episodio del personaje primordial al servicio (preso, m√°s bien) de dos viejas solteronas de las que acabar√° huyendo despavorido (magn√≠fico el gag con el retrato del difunto due√Īo de la vivienda observando a Sullivan ataviado con su pijama); hasta la escena que cierra este primer viaje, despu√©s de que Sullivan se encuentre con una muchacha aspirante a actriz (ver√≥nica Lake) y ya de regreso a la mansi√≥n del personaje primordial, con el mayordomo Burroughs, el ayudante de c√°mara (Eric Blore), la joven actriz y nuestro Sullivan zambull√©ndose de forma accidental en la piscina del director.

Tras este primer intento fallido, el director realizar√° dos recientes salidas, acompa√Īado en esta situaci√≥n por la joven actriz: la primera de ellas, partiendo como polizones en un tren de carga, termina abruptamente cuando la pareja est√° con la caravana encargada de velar por la seguridad de Sullivan; en tanto que en la segunda y escencial, los individuos primordiales alcanzar√°n a presenciar por un corto per√≠odo de tiempo las penurias de la pobreza, hasta el punto de dejar r√°pidamente del ensayo y regresar otra vez a las comodidades de la mansi√≥n en Los √Āngeles.

Ser√° desde este tercer viaje cuando el film deja terminantemente el g√©nero de comedia para transformarse en una obra de denuncia habitual primero (justamente el tipo de pel√≠cula que Sullivan ans√≠a realizar) y a continuaci√≥n en un drama carcelario, a ra√≠z del mortal hecho que acabar√° con el personaje primordial detenido y recluido en un siniestro centro de trabajos forzados. Un episodio que posibilita a Sturges brindarnos uno de los instantes m√°s brillantes y emocionantes de toda su filmograf√≠a: acogidos a ritmo de g√≥spel por los feligreses de un peque√Īo centro espiritual, los presos llegan a la iglesia para contribuir a una proyecci√≥n cinematogr√°fica (magn√≠fico, entre numerosos, el chato de los pies encadenados de los presos continuando por el pasillo central de la iglesia ‚Äď fotograma 3); las luces se apagan, el proyector comienza a rodar y en la vieja pantalla se detallan las inconfundibles siluetas de Micky Mouse y el perro Pluto, ocasionando las repentinas carcajadas de toda la congregaci√≥n. Ajeno por un momento a su cat√°strofe personal, fundiendo sus carcajadas entre la de sus compa√Īeros, Sullivan comprende en ese exacto instante el inmenso valor que piensa realizar re√≠r a los dem√°s (fotograma 4). De esta manera que confiesa, una vez liberado, frente sus at√≥nitos productores: ‚ÄúHacer re√≠r tiene muy m√©rito. ¬ŅSab√≠ais que la risa es lo √ļnico que tiene bastante gente? Es poco, pero es conveniente que nada en este planeta de locos‚ÄĚ

David Vericat
© cinema primordial (julio 2014)

———————————————-
VER EN FILMIN
———————————————-