Resumen de la película Luna nueva

“Todo esto ocurrió en le época oscura del periodismo, cuando un notero a la caza de la noticia era capaz hasta de justificar el asesinato. Naturalmente lo que se ve en esta película no tiene ninguna relación con los periodistas de hoy. ¿Listos? Bueno, puesto que érase una vez…”

Segunda de las 4 adaptaciones cinematográficas de la obra original de Ben Hecht y Charles MacArthur (entre las estimables Un colosal reporte, de Lewis Milestone – 1931 – y Primera plana, de Billy Wilder – 1974 -, a las que seguiría la prescindible Interferencias, de Ted Kotcheff – 1988), Luna Novedosa es sin lugar a dudas la más brillante de todas, gracias primordialmente a 4 causantes determinantes:

1- La transmutación del periodista masculino Hildy Johnson (Pat O’Brien, en la versión de Milestone) en un personaje femenino (Rosalind Russell), para más inri recién divorciada del director del periódico para el que trabaja, Walter Burns (Cary Grant), lo que añade a la historia una hilarante subtrama de guerra de sexos ausente en el texto original (habla Hawks: “Estábamos cenando una noche en el lugar de vida, seis u ocho personas, y estábamos hablando sobre los diálogos. Yo decía que los particulares diálogos recientes de todo el planeta eran los de Hecht y MacArthur. Tenía dos copias de su obra Primera Plana, Había allí una chica que era muy buena y le dije, ‘lee el papel del periodista y yo leeré el del director’. Y cuando llevábamos la mitad dije, ‘¡Dios mío, es conveniente si lo lee una chica!”).

2- La consideración en la trama original del ámbito laboral (en esta ocasión la redacción de un periódico) como marco y motivación escencial de las acciones de los individuos, uno de los temas fundamentales de la filmografía de Hawks, lo cual facilitó que el director (desde siempre muy intervencionista en el avance de elaboración de los guiones de sus películas) hiciera de el el emprendimiento con absoluta naturalidad.

3- El ritmo desenfrenado de todas las secuencias, desde dos elementos fundamentales: