Resumen de la película Manhattan

‚ÄúUna idea para una historia corta sobre gente de Manhattan, que est√° creando en todo momento problemas reales, insignificantes, neur√≥ticos para ellos mismos porque les impide tratar otros temas m√°s insolubles, aterradores, sobre el universo‚ÄĚ

Las expresiones que dicta Isaac (Woody Allen) en su magnet√≥fono, despu√©s de que Mary (Diane Keaton) decida poner punto final a su ef√≠mera relaci√≥n, son un leal exponente de dos de los puntos recurrentes que logramos hallar en parte sustancial de la filmograf√≠a del cineasta: por un lado, el marco espacial de la regi√≥n de Nueva York, y m√°s precisamente Manhattan (antes de que el cineasta se embarcara en el penoso periplo cinetur√≠stico de su etapa actual), y por el otro, los problemas derivados de las complejas relaciones sentimentales de sus pobladores, la mayoria de las ocasiones individuos de clase media-alta que, teniendo las pretenciones b√°sicas completamente colmadas, parecen empe√Īados en complicarse la presencia desde conflictos sentimentales, (se dir√≠a que) para omitir el desasosiego que les podr√≠a producir confrontar a las considerables cuestiones existenciales de la raza humana. (Hay un tercer punto o tema muy que est√° en la obra de Allen, centrado exactamente en el r√©gimen de esas cuestiones trascendentales, que di√≥ lugar a no pocos intentos fallidos ‚Äď desde la infumable Recuerdos hasta las estimables Interiores u Otra mujer -, pero tambi√©n a magn√≠ficos films como Match Point o El sue√Īo de Casandra, y a una obra maestra como Delitos y Faltas).

Con en relaci√≥n a los dos primeros puntos citados, no hay inquietudes que Manhattan, con la tambi√©n espl√©ndida Annie Hall, se sit√ļa en la cumbre de la filmograf√≠a de Allen (parad√≥jicamente sin importar las colosales inquietudes que experiment√≥ el director justo al terminar el film, hasta el punto de ofrecerle a la productora filmar gratis su siguiente pel√≠cula si aceptaban no exhibir Manhattan): desde la incre√≠ble obertura con las im√°genes de Nueva York al ritmo de la Rhapsody in Blue de George Gershwin (fotograma 1), hasta el bell√≠simo chato de la pareja personaje primordial observando el amanecer bajo el puente de Brooklyn (‚ÄúEs una ciudad fant√°stica. No me importa lo que opine otra gente. Es algo especial‚ÄĚ, le confiesa Isaac a Mary, en una imagen que se convirti√≥ ya en un icono de la regi√≥n ‚Äď fotograma 2), el film es una recurrente declaraci√≥n de amor a un √°mbito √≠ntimamente relacionado a la memoria primordial y sentimental del director (lo que lo sit√ļa a a√Īos luz de las lamentables postales tur√≠sticas que logramos hallar en su filmograf√≠a m√°s reciente) hasta el punto de erigirse como un personaje primordial m√°s de la historia. Caf√©s, cines, avenidas, apartamentos, estudios de televisi√≥n, centros comerciales, librer√≠as, taxis, el Central Park, el MOMA, la √≥pera, el planetario‚Ķ la c√°mara de Allen sigue a los individuos en permanentes travellings a lo largo de los diferentes escenarios que conforman su h√°bitat natural, y lo ejecuta no de manera afectada ni obligada, sino con la naturalidad del constructor que conoce a la perfecci√≥n el lote que pisa, una facultad que redunda en la sensaci√≥n enserio que transmite todas las secuencias del film.

Con este desarrollo, Allen crea la historia cerca de unos individuos que condicionan sus relaciones sentimentales con las inquietudes, miedos y fracasos acumuladas a lo largo de su experiencia primordial (algo de lo que queda ajeno y que distingue precisamente a la joven pareja del personaje primordial, Tracy – Mariel Hemingway ‚Äď, del resto de personajes): desde nuestro Isaac, un escritor de guiones de televisi√≥n angustiado por el libro que su exesposa (Meryl Streep) acaba de publicar sobre su frustrada relaci√≥n de pareja, hasta el matrimonio conformado por Yale (Michael Murphy) y Emily (Anne Byrne Hoffman), una pareja que afronta la madurez de su relaci√≥n con los conflictos e inapetencias propios de esta etapa, pasando por la insegura Mary, con quien Yale mantiene una relaci√≥n extramatrimonial.

‚ÄúNo deber√≠as pedirme consejo. En lo relacionado a relaciones soy el ganador del premio August Strindberg‚ÄĚ, le espeta ir√≥nico Isaac a su amigo Yale exactamente cuando √©ste le confiesa por primera ocasi√≥n su aventura con Mary. Consecuentemente (y despu√©s de un primer acercamiento en el que Isaac acaba completamente desquiciado por la actitud pedante de √©sta), el personaje primordial acabar√° enamor√°ndose de Mary y (tan pr√≥ximamente como √©sta rompa con Yale) deja a la joven Tracy para empezar una fugaz relaci√≥n que terminar√° cuando Yale reaparezca en la vida de Mary.

Hay dos instantes primordialmente memorables para detallar el avance de acercamiento entre Isaac y Mary: el ya mencionado en el puente de Brooklyn (después de un segundo y casual acercamiento de los dos individuos durante una velada en el MOMA), y la secuencia en el planetario, en donde la pareja se refugia tras ver interrumpido su paseo por una violenta tormenta, y que dará lugar a las espectaculares imágenes con los individuos realmente deambulando entre planetas y constelaciones de estrellas, en una hermosa plasmación del intangible y mágico instante en el que empieza el enamoramiento (fotograma 3).

Pero la relaci√≥n se nos ense√Īa muy pr√≥ximamente sentenciada al fracaso, de esta manera que prueba Allen en los planos de la pareja en el apartamento de Isaac, exactamente separados por la composici√≥n dela imagen (fotogramas 4a y 4b), justo antes de que Yale reaparezca en la vida de Mary y √©sta decida retomar su vieja relaci√≥n abandonando a Isaac.

‚ÄúBueno, seamos optimistas, ¬Ņpor qu√© merece vivir? Para m√≠‚Ķ Groucho Marx, Willie Mays, el segundo movimiento de la Sinfon√≠a de J√ļpiter, y el Patato Head Blues de Louis Armstrong. Por supuesto la pel√≠culas suecas, La Educaci√≥n sentimental de Flaubert, Marlon Brando, Frank Sinatra, esas manzanas y peras tan incre√≠bles de Cezanne, los cangrejos que te ponen en Sam Wo, la cara de Tracy‚Ķ‚ÄĚ, dicta un desconsolado Isaac a su magnet√≥fono antes de salir corriendo para tratar en vano de evadir que Tracy tome su avi√≥n a Londres usando una beca de estudios. Y la c√°mara sigue la carrera del personaje primordial en un √ļltimo travelling a trav√©s de las calles de Manhattan (fotograma 5), al acercamiento de la juventud escencial e inexorablemente perdida.

David Vericat
© cinema primordial (julio 2014)

———————————————-
VER EN FILMIN
———————————————-