Resumen del cuento Pinocho

Pinocho os otro de los cuentos infantiles cl√°sicos que se ha hecho m√°s renombrado en su versi√≥n Disney que en la original. Mas el cuento que escribi√≥ el italiano Carlo Collodi entre 1881 y 1883 tiene muchas diferencias con la pel√≠cula animada. Su nombre original es Le avventure di Pinocchio. Storia di un burattino (Las aventuras de Pinocho. Historia de una marioneta); la novela relata las aventuras de esta marioneta animada bastante traviesa; mas en la historia de Collodi el hada no da vida al t√≠tere, el grillo Pepito apenas aparece, y las diferencias no terminan all√≠‚Ķ ¬°y vamos a descubrirlas todas y cada una por el hecho de que el d√≠a de hoy os traemos el cuento original de Pinocho! Hemos preparado una versi√≥n corta, puesto que la original no es un cuento, sino m√°s bien una novela.

La f√°bula de Pinocho presenta una moraleja rica de reflexiones morales; ha sido traducida en 260 idiomas, amoldada cientos y cientos de veces para cine, teatro, televisi√≥n; y hasta se ha introducido en el l√©xico y el imaginario com√ļn: ¬°a los mentirosos les medra la nariz como a Pinocho!

Adem√°s de compartir el cuento de Pinocho veremos un bonito cuento animado, y para finalizar reflexionaremos juntos sobre la moraleja de este cuento.

Las aventuras de Pinocho

Las aventuras de Pinocho

Había una vez un carpintero llamado Antonio que tenía en su taller un bloque de madera, que pensaba utilizar para hacer las patas de una mesa. Cuando el carpintero se dispone a trabajar y empieza a dar los primeros golpes a la madera, esta empieza a hablar:

-Por favor, ¬°no me pegues realmente fuerte!

Antonio, fallecido de temor, no puede opinar lo que escuchan sus orejas. En ese instante llega a su taller su amigo Geppetto, que asimismo es carpintero. Geppetto busca un pedazo de madera con el que edificar una marioneta para hacer espect√°culos, puesto que es muy pobre y con su trabajo de carpintero no le alcanza para vivir. A Antonio se le ocurre que la madera parlante es ideal para su amigo, y se la obsequia.

Geppetto se lleva la madera a casa, y empieza a cincelar su marioneta, a la que llama Pinocho. Todav√≠a ya antes de estar terminada, la marioneta empieza a charlar y prueba enseguida su car√°cter travieso y un tanto malicioso, burl√°ndose del carpintero y haci√©ndole gracietas de todo g√©nero.

A pesar de ello, Geppetto se encari√Īa mucho con Pinocho y lo considera como un hijo: cuando lo acaba le ense√Īa a pasear, mas el muy travieso apenas aprende a poner un pie delante del otro, ¬°escapa cara la calle! Geppetto sale corriendo detr√°s de √©l; un agente de la ley ve la escena y detiene a Geppetto, crey√©ndole un mal padre. El polic√≠a se lleva al carpintero a la prisi√≥n, y el travieso Pinocho retorna a casa.

El encuentro con el grillo que habla

En casa la marioneta se halla con un grillo que habla, y adem√°s de esto es muy sabio. El grillo advierte a Pinocho sobre su comportamiento:

-Ten mucho cuidado -lo advierte- lo que has hecho a tu pobre padre est√° muy mal, y los malos comportamientos siempre y en todo momento llevan a caminos peligrosos.

-¬ŅY que puedes saber? ¬°Eres solo un grillo! ¬°Yo hago lo que deseo!

-¬°Inconsciente! ‚Äď le reprocha el grillo- ¬°esa actitud solo te va a traer inconvenientes!

Enfadado por las palabras del grillo, la marioneta se llena de sa√Īa y coge la primera cosa que halla a mano, un martillo; lo lanza contra el grillo con tanta mala suerte, que lo aplasta mat√°ndolo. Pinocho no deseaba hacerlo, solo estaba muy airado, y en seguida se arrepiente; mas el da√Īo est√° hecho y la marioneta pronto se olvida de lo sucedido.

Pasan las horas y Pinocho est√° hambriento; decide salir de casa para solicitar comida, mas lo √ļnico que logra es que le tiren un cubo de agua por la cabeza. Vuelve a casa empapado y fallecido de apetito, y se duerme apoyando sin percatarse los pies sobre una estufa. Al d√≠a despu√©s Geppetto sale de c√°rcel, vuelve a casa y halla a Pinocho sin comer, con los pies quemados y llorando: le da de comer y le edifica 2 nuevos pies. La marioneta agradecida, le hace una promesa: ¬°va a ir a la escuela! Geppetto le elabora ropa de papel, y pese a que es invierno y hace mucho fr√≠o, vende su chaqueta para adquirirle los libros.

Pinocho hace otra vez de las suyas

Pinocho sale para la escuela, mas por el camino escucha una m√ļsica: se aproxima y descubre que procede del Gran Teatro de las Marionetas. No resiste a la tentaci√≥n y vende sus libros para poder adquirir la entrada. Mientras que mira el espect√°culo, las marionetas que est√°n en el escenario lo ven y se conmueven mucho: interrumpen la actuaci√≥n para charlar con √©l, mas el titiritero Comefuego se enoja mucho, y amenaza con lanzarlo al fuego. Pinocho tiene mucho temor y tambi√©n suplica al titiritero que le perdone, con l√°grimas en los ojos. Comefuego se conmueve y lo libera, mas adem√°s de esto le obsequia cinco monedas de oro a fin de que le lleve a Geppetto.

El encuentro con el Gato y el Zorro

Cuento infantil Pinocho

Mientras retorna a casa, Pinocho se escuentra con 2 individuos de temer, el Gato y el Zorro. Con ingenuidad les cuenta sobre las monedas de oro que recibió, y los 2 estafadores lo persuaden a enterrarlas en el Campo de los Milagros:

-Si sepultas tus monedas en este campo prodigioso, ¬°medrar√° un √°rbol m√°gico lleno de monedas de oro! -le dicen

La marioneta les cree y los prosigue. Ya antes de llegar deciden entrar a un hostal donde comen y toman hasta hartarse y todos deciden pasar la noche allá. Mas de madrugada los 2 ladrones escapan dejando a Pinocho solo a abonar la cuenta con una de sus monedas. Mientras que se marcha del hostal, Pinocho recibe la visita del espíritu del Grillo que habla, que vuelve a advertirle:

-¡No creas en la palabra de quién promete riquezas simples Pinocho!

La marioneta no le hace caso y se dirige cara el Campo de los Milagros. Mas por el camino, el Gato y el Zorro disfrazados para no hacerse reconocer, le prosiguen para hurtarle sus monedas. Pinocho las oculta, y al no poder localizarlas, los desalmados le dan una tunda y lo dejan maltrecho.

Un hada salva a Pinocho

Una bella peque√Īa con pelos color turquesa, que realmente es un hada, recoge a Pinocho y lo lleva a su casa. All√° aparece, prodigiosamente vivo, el Grillo que habla, y le explica al hada que Pinocho es un peque√Īo desobediente que hace padecer mucho a su pap√°. Al o√≠r estas palabras, la marioneta abre y los ojos y empieza a llorar; le cuenta al hada la historia del Gato y el Zorro, mas cuando le pregunta qu√© ocurri√≥ con las monedas de oro, Pinocho le enga√Īa diciendo que las ha perdido, cuando realmente las tiene en el bolsillo. Al percatarse de que el hada sabe que est√° mintiendo, se corrige:

-¡No! Ahora que recuerdo me las han robado… ¡ah no! Se me perdieron en el bosque…

Con cada nueva patra√Īa, la nariz de Pinocho crece un tanto. Y medra tanto, ¬°que se clava en una pared! El Hada le explica que hay 2 g√©neros de patra√Īas: las mentiras de patas cortas, y las de nariz larga, como las suyas. Con su magia acorta la nariz de Pinocho, que vuelve a su forma normal. Entonces la marioneta sale de la casa para buscar a Geppetto, que est√° dirigi√©ndose cara all√° por el hecho de que el Hada les invit√≥ a vivir con ella en el bosque.

Un nuevo encuentro peligroso

Cuento Pinocho

Por el camino, Pinocho se halla otra vez con el Gato y el Zorro, y es tan est√ļpido de creerse otra vez el cuento del Campo de los Milagros. Sepulta las monedas, y el Gato y el Zorro le afirman que vuelva despu√©s para poder ver el √°rbol; mientras desentierran las monedas y se escapan. Cuando Pinocho retorna y descubre el enga√Īo, va a denunciar el hurto en la urbe vecina, mas el juez decide que ha de ser √©l a ir preso por ser tan inocente. De esta manera, Pinocho pasa cuatro meses en la prisi√≥n.

Al salir de c√°rcel Pinocho desea volver a la casa del Hada. Pero al llegar, no halla a absolutamente nadie. Agobiado empieza a llorar; una paloma lo escucha y le dice:

-Pinocho, ¬°tu padre est√° a puntito de partir en un nav√≠o para procurarte! Ha removido cielo y tierra para hallarte, y como no lo ha conseguido, ahora decidi√≥ continuar su busca en el Nuevo Planeta. Ha construido un peque√Īo nav√≠o y est√° a puntito de partir, ¬°ven conmigo, te voy a llevar con √©l!

Pinocho y Geppetto se hacen a la mar

La paloma lleva a Pinocho hasta la costa,  mas es demasiado tarde: Geppetto se ha hecho a la mar y est√° en serias contrariedades, por el hecho de que las grandes olas est√°n por hundir el nav√≠o. Agobiado, Pinocho se lanza al agua, mas asimismo es arrastrado por las olas, que tras una noche entera a la deriva, lo depositan en una isla. Un delf√≠n le cuenta que su pap√° ha sido tragado por una horrible ballena que vive en esas aguas, y le se√Īala la direcci√≥n del pueblo m√°s pr√≥ximo a fin de que solicite ayuda. Cuando llega al pueblo, Pinocho solicita d√°diva, mas los habitantes del sitio le afirman que deber√≠a trabajar para intentarse el pan como hacen todos. Entonces la marioneta admite asistir a una se√Īora a cambio de un pedazo de pan, y descubre que la se√Īora no es otra que el Hada, que se ha transformado en una bella mujer.

Pinocho va a la escuela

El Hada disculpa a Pinocho por el hecho de que lo ve alterado, y le asegura que lo transformar√° en un peque√Īo de veras si se porta bien y va a la escuela un a√Īo entero. Pinocho admite y es muy feliz en la escuela, tanto que a lo largo de pr√°cticamente un a√Īo entero se comporta realmente bien y no falta ni un d√≠a. El Hada est√° muy contenta:

-Pinocho, has cumplido tu promesa: ¬°ma√Īana te transformar√© en un peque√Īo de veras!

Pinocho, orate de dicha, va corriendo a contarle todo a su amigo Lucingnolo; lo halla en el campo, aguardando:

-¬°Estoy esperando el carro que me va a llevar al Pa√≠s de los Juguetes! Es un sitio fant√°stico donde no existe la escuela, y la gente se divierte de la ma√Īana de noche.

Pinocho se deja persuadir y se sube al carro con su amigo.

En el País de los Juguetes

Pasan cinco meses, Pinocho y Lucignolo prosiguen de celebraci√≥n. Mas un d√≠a, la marioneta se l√ļcida y descubre con horror ¬°que sus orejas se han transformado en orejas de burro! Corre a ver a su amigo y descubre que a √©l asimismo le han crecido las orejas. Al o√≠rlos chillar, una marmota que viv√≠a cerca les explica:

-Os hab√©is contagiado la fiebre de burro. Es una enfermedad que ataca a los peque√Īos que piensan solo en divertirse y dejan de ir a la escuela. Y lo peor es que en breve, ¬°os transformar√©is en burros enteramente!

La predicci√≥n de la marmota se cumple, y los 2 amigos en escaso tiempo se ven transformados en burritos. El due√Īo del carro que les hab√≠a llevado al Pa√≠s de los Juguetes los quiere vender en el mercado, mas el Hada aparece para asistirle y con un toque de su varita lo transforma de nuevo en marioneta. Pinocho escapa corriendo, y para salvarse de sus raptores se lanza al mar. All√°, para su sorpresa, halla a la horrible ballena que se lo traga de un solo mordisco.

Una sorpresa inesperada

Pero el destino tiene reservada para Pinocho la mayor de las sorpresas: en la gran boca de la ballena… ¡halla a su papá! Geppetto ha pasado un buen tiempo en la ballena, subsistiendo merced a las proviciones de comida de un navío que la ballena se había tragado ya antes que a él. Los 2 se alegran mucho de verse, y entre lágrimas deciden escapar juntos: aprovechan una distracción de la ballena que a lo largo de la noche duerme con la boca abierta, y escapan. Geppetto no sabe nadar, con lo que Pinocho lo carga en sus espaldas y nadando, llegan a una playa.

Pinocho prueba su buen corazón

Padre y tambi√©n hijo hallan una caba√Īa donde cobijarse, mas Geppetto, que es mayor y ha pasado muchas dificultades en los √ļltimos tiempos, se halla muy enclenque. Pinocho logra un trabajo en una granja vecina, y consigue ganar alg√ļn dinero para poder sostenerse a s√≠ mismo y a su padre. Con el tiempo, consigue ahorrar unas monedas para poder comprarse ropa, mas mientras que est√° dirigi√©ndose al mercado se halla con un caracol que le cuenta que el Hada, enferma y muy pobre, est√° postrada en cama de un centro de salud.

Pinocho no duda un momento, y le da sus monedas al caracol a fin de que las lleve al Hada. Adem√°s de esto le solicita que le afirme al Hada que va a trabajar m√°s horas al d√≠a para ganar m√°s dinero, para poder traerla a vivir con ellos. Esa noche, en sue√Īos, el hada se le aparece a Pinocho, preciosa como siempre y en todo momento, y le dice:

-Pinocho, has probado un enorme corazón cuidando de tu padre y preocupándote por mí. De ahí que te perdono todas y cada una de las horribles travesuras y todas y cada una de las elecciones ególatras que has hecho- y sonriendo, desaparece entre una nube de polvo de estrellas.

Un peque√Īo de verdad

Cuando amanece, Pinocho se l√ļcida y no puede opinar lo que ven sus ojos: la caba√Īa se ha transformado en una linda casa, su padre ha recuperado la salud y trabaja nuevamente como en los viejos tiempos y √©l‚Ķ se mira las manos y no sale de su asombro: ¬°se ha transformado en un peque√Īo de carne y hueso!

Loco de la dicha, llama a su padre y los 2 se abrazan emocionados: ¬ę¬°qu√© contento estoy de ser por √ļltimo un peque√Īo de veras!¬Ľ

Pinocho, cuento animado

Os dejamos asimismo la versi√≥n animada del cuento infantil Pinocho. Vais a ver que es una versi√≥n m√°s inspirada a la pel√≠cula de Disney:

La moraleja de Pinocho

La moraleja de Pinocho es bastante clara ¬Ņno os semeja? Las mentiras solo conducen a desgracias, y hacen padecer a quienes deseamos. Los comportamientos ego√≠stas y tambi√©n irresponsables pueden parecer al comienzo amenos, mas con el tiempo, lo que realmente conduce a la dicha es la generosidad y la bondad, cuidar a las personas que deseamos y ser responsables de nuestros actos.

Otros cuentos para peque√Īos que te gustar√°n

Si te ha agradado Pinocho, seguro que estos cuentos infantiles te encantar√°n: