Resumen del libro Por encima de la lluvia

 

«-No sé por qué estoy recordando todo lo citado. Algunas ocasiones me brinda por pensar que a los setenta años todavía hay tiempo para cambiar de vida. El problema es que los panoramas por los que transitamos siguen siendo los mismos, y albergamos las mismas cuestiones y la misma sepa de respuestas. En el desenlace, acabamos en lo recurrente, abrigados por la seguridad de los recuerdos. Ya conocemos sus dolores, los tenemos domesticados, en tanto que lo más reciente augura también nuevos sufrimientos. Nos volvemos cobardes».

A Miguel se le acaba el tiempo. Las horas se vuelven minutos y los minutos segundos en la carrera contra reloj de la edad. Los días se le escurren entre los dedos como siempre lo han hecho: sin pausa, sin prisa y sin piedad. Por ahora no queda un extenso tiempo en su cuenta del «haber» y hay que resignar a atravesar la última etapa de su historia con la demencia como compañera de viaje. Tiene planeado llevarlo a cabo a su modo, dejando a un lado a los sentimientos, guiándose por la lógica. Miguel va a arrancar el último tramo del sendero sin implicarse muy, sobrevolando la vida.
Tampoco Helena tiene un extenso tiempo. Con la mochila llena de cuestiones y recuerdos, asiste al irritante paso de los días grises y adormecidos desde el Paraíso, la vivienda de ancianos donde quedó aparcada su crónica en el maldito momento en que la vejez asomó su fea cara por la puerta. En oportunidades, algún comentario irónico acompañado de una observación capaz dejan durante unos segundos en el aire la estela de la mujer deducible y decidida que fue una mujer más comprometida con el corazón que con la razón.
Aunque ahora mismo permanece en la «estación de espera» delimitada entre los muros de la vivienda, Helena había vivido. Miguel, por el contrario, había preferido siempre el orden a la sorpresa, el control a la emoción. Helena sabía volar, en tanto que Miguel se arrastraba muriendo un poco cada día.
A pesar de ser dos personas tan diferentes -o precisamente por eso- Helena y Miguel se sienten a gusto el uno con el otro. Se buscan, disfrutan de su compañía y entre ellos se empieza a forjar una sólida relación de amistad.
En su situación, los dos ancianos parecen condenados a omitir el tiempo sin aguardar nada nuevo de la vida. Como todos los superiores. Como sus compañeros de vivienda. Como Marqués, el músico fallido. Con la distingue de que Marqués no se resigna a representar complaciente el papel que los demás le han asignado por la única razón de amontonar un óptimo número de años a sus espaldas.
La rebelión de Marqués desemboca en una catástrofe que dispara un detonante en la cabeza de Helena, arrastrando de algún modo a Miguel y haciéndole despertar de su letargo. En la edad en que la sociedad arrincona a los ancianos sometiéndolos al desahucio primordial, Helena y Miguel emprenden un viaje increíble que les llevará desde Tarifa hasta la ciudad sueca de Mälmo pasando por Tánger, un viaje iniciático que a la vejez cambiará totalmente la trayectoria de sus vidas, en todo el que aprenderán el sentido real del amor, de la amistad, de la independencia y de los recuerdos.

Enviado por:
Anna K.

Curiosidades:

– El escritor barcelonés Víctor del Árbol vuelve a desplegar su talento para emocionar y estremecer al lector en «Por encima de la lluvia«, una novela de sentimientos y estudio primordial que también es una novela negra, cuya lectura pinza el corazón en cada página.Otros libros de este autor: