Qué es una anáfora y ejemplos

La anáfora es un recurso literario que todo escritor debería comprender en hondura. Para escribir de manera correcta y hacer contenidos escritos hermosos, es elementary comprender bien y controlar la utilización, efectos y aplicación de los elementos que da la lengua para conducir las utilidades de la prosa y el verso con experiencia. ¿Te gustaría estudiar más? Ya que lee este put up hasta el last, porque vamos a contarte todo sobre Qué es una anáfora y ejemplos de sus efectos en los contenidos escritos.

Qué es una anáfora

La intención que tiene la anáfora no es otra que ofrecer hermosura al texto. Y sucede que la retórica, como también se le llama a la anáfora, otorga a los contenidos escritos una capacidad expresiva que no obtiene de otro modo. Bueno, ya que ya entendemos qué se busca con la anáfora pero, ¿en qué radica precisamente? ¿qué es una anáfora? Veamos.

 

Nos encontramos aplicando una anáfora cuando repetimos, al inicio de cada enunciado (si nos encontramos escribiendo en prosa), o de cada verso (si estamos hablando de poesía), una o numerosas expresiones. Aunque puede utilizarse tanto en verso como en prosa, la verdad es que más común hallarla cuando estamos hablando de poesía.

 

La rima de los poemas provoca que sean contenidos escritos con fuerza y que atrapan más al lector, y también resultan más fáciles de recordar y estudiar dado el encontronazo que genera por medio de su ritmo. Es indiscutible que un texto que tiene rima es más hermoso, impresionante y increíble. Un texto que rima suena a música y esto no es ninguna tontería, porque el lenguaje, es verdad, tiene ritmo y musicalidad.

La anáfora es reiterar numerosas ocasiones lo mismo, reciclando expresiones o grupos de expresiones. Como ves, en el lenguaje también hay reciclaje. Y la anáfora no es el único recurso literario que hace esta función, sino que hay otras utilidades lingüísticas que también lo hacen como son, entre otras cosas, la diáfora, el quiasmo, el retruécano, el paralelismo y el polisíndeton o la paranomasia.

Cuándo se usa una anáfora

Conviene que conozcamos en qué radica también el otro criterio de anáfora, oséa, el de la figura gramatical. Esta anáfora, en contraste con la que nos ocupa en este put up, se utiliza para ubicar anáforas ubicamos, más que nada, pronombres. Estos tienen la posibilidad de ser tanto pronombres personales como pronombres relativos o pronombres átonos. Repiten el concepto de un enunciado previo aunque, para que se logre comprender su sentido, hay que tomar en cuenta el contexto, ya que su interpretación dependerá del mismo.

La anáfora prosaica, o del verso, como repetición, se usa cuando se le quiere ofrecer capacidad al texto. Se buscan expresiones o enunciados que tengan rima, ritmo y concepto dentro del contexto en el cual el texto está enseñando.

Ejemplos anáforas

 

Pero como mejor se aprende es observando. Por eso, aquí van unos ejemplos de anáforas para que compruebes por ti mismo cómo se utiliza una anáfora, cuándo se ubica, y qué efectos produce su utilización enriqueciendo el texto para ofrecerle fuerza y hermosura.

  • Corre, corre que llegamos tarde.
  • Verde que te quiero verde, verde como la albahaca.
  • Juntos, café para dos. Juntos, diciendo a los inconvenientes adiós. Como quizás te hayas dado cuenta, esta oración pertenece a una canción de Paloma San Basilio. Y sucede que en el planeta de la música, se ven muchas anáforas y las canciones la utilizan como recurso primordial.
  • Celeste eran sus ojos, celeste como el cielo. Mira como dota de hermosura y expresividad al poema.

En la vida diaria también usamos muchas anáforas como entre otras cosas observamos en estas frases:

  • Bebe, bebe. Que hace calor y necesitas estar hidratado.
  • Come, niño, come. Que estás muy angosto y tienes que crecer y ponerte fuerte.
  • Estudia, anda, estudia. Que si no estudias vas a suspender los exámenes.

 

 

Deja un comentario