Resumen de Elegí vivir: Argumento, Personajes y Película

Daniela era una muchacha chilena que estaba aprendiendo cuarto año de medicina. Su vida era alegre y muy dinámica que combinaba entre estudios y las múltiples ocupaciones deportivas. Las cuales compartía con Ricardo, su pololo, ya hace ya 4 años.

Corría el mes de octubre del año 2002 y los juegos Inter-Escuelas de medicina suponían un descanso a esa agitada vida de Daniela. Ese año la sede de estos sería la ciudad de Temuco. A pesar de sus pocas ganas de viajar, Daniela por último decidió ir. Ello más allá de que su mejor amiga Macarena no iría y que su examen de dermatología estaba próximo.

Cuando se subió en el tren, el entusiasmo de sus amigos contagió a Daniela quien con ellos comenzó a disfrutar de esta novedosa aventura. El ámbito de alegría se iba repartiendo entre los vagones en la medida que los jóvenes pasaban de uno a otro. Así socializaban y compartían con otros estudiantes.

Sin embargo, en la mitad de aquella alegría, nadie se imaginaba que algo terrible le iba a ocurrir a Daniela. En uno de los vagones, donde había muy poca luz, había un hueco en el piso por donde Daniela súbitamente cayó. Quedando sobre los rieles mientras el tren le pasaba por arriba.

En ese momento comenzaba su pesadilla. Daniela despertó sobre los rieles del tren en la mitad de una oscuridad, sin cubrir nada de lo que sucedió. Con horror se percató que había perdido sus manos y piernas, y si no hacía nada moriría en la mitad de aquella vía. Afortunadamente un sujeto, Ricardo Morales, caminaba cerca del lugar en donde había caído Daniela y pudo auxiliarla.

El rescate

Al verla tirada sobre los rieles, fue a soliciar asistencia en una bomba que estaba cerca del lugar. Próximamente llegó al sitio el grupo de salve del SAMU de Rancagua y le brindaron a Daniela los primeros auxilios. Daniela estaba al límite de la desaparición y en ese momento se luchaba por su crónica.

Mientras lo hacía pensaba en su familia, en las numerosas cosas que aún tenía por realizar, y en que no quería fallecer. Al poco tiempo después, sus padres y su pololo Ricardo fueron informados del hecho de Daniela. Todos viajaron desesperados hasta Rancagua.

Las horas de mal en el centro de salud de Rancagua fueron interminables, Daniela se debatía entre la vida y la desaparición. Se le realizaron muchas operaciones y próximamente fue trasladada al Hospital Clínico de la Facultad Católica, en donde inició su rehabilitación.

En este avance, numerosos profesionales le brindaron su tiempo y dedicación para ayudarla a superarse. Sin embargo, la asistencia recibida hasta esta época Daniela parecía insuficiente, con lo cual se vio obligada a desplazarse a otro centro de rehabilitación. Este quedaba en USA, en la ciudad de Filadelfia y era uno de los más gigantes e interesantes centros de la región

Allí, en el Moss Rehab Institute, inició las terapias física, ocupacional y recreativa. Cada día era un nuevo desafío para Daniela, quien recibía todo el cariño de los médicos y terapeutas. Ellos no tan sólo se preocupaban de su rehabilitación de su cuerpo, sino que también de darle fortaleza y promesa a su espíritu.

La novedosa realidad

Daniela logró salir adelante, con el acompañamiento y el cariño de su familia, de su pololo y de sus amigos, que jamás la dejaron sola. También recibió infinitas muestras de cariño de una cantidad colosal de chilenos, que solidarizaron con ella y admiraron su fuerza y valentía. Retomó sus estudios, todas sus metas y la permanente tarea de volver a ser feliz

Daniela jamás olvidará las primeras semanas en el hospital, cuando ella cría que iba a poder retomar sus estudios en bastantes meses. Porque sus prótesis reemplazarían completamente las partes que perdió y todo volvería a ser exactamente igual que antes. Próximamente se daría cuenta del error en su pensamiento, dado que todo había cambiado y nada volvería a ser como solía ser.

 

Daniela podía decir que su historia antes del hecho era muy recurrente, viviendo con su familia y aprendiendo la carrera que había escogido. Sus máximas intranquilidades eran los exámenes, su deporte y el poco tiempo para dedicarle a sus amigos y familia, o tonteras así.

Ahora mismo, súbitamente, todos sus proyectos de vida habían cambiado. Tan rápido y tan irreversiblemente. Ella pensaba en todas las tragedias horribles que detallan los noticieros que, aunque afectan a la sociedad, jamás se piensa que nos tienen la oportunidad de ocurrir. Sus reflexiones se orientaban en la comprensión del por qué se cree que el hombre es una clase vulnerable.

La vida de Daniela había cambiado y ahora mismo era muy distinta. Muy diferente a eso que hubiese soñado para para ella. Sin embargo, había aprendido algo muy importante: no porque sea diferente piensa que sea mala.

Una novedosa razón para vivir

Desde que le ocurrió el hecho, Daniela recibió más cariño del que jamás creyó que existiese. Conoció personas excelentes y se acercó más a su familia, a sus amigos y a Ricardo. Cada logro que alcanzaba y cada cosa novedosa que había aprendido, la conducía a alegrías más gigantes de las que había sentido en su crónica.

Después de su avance de recuperación, Daniela se sentía más tranquila. Ya no se preocupaba por las banalidades por las que antes se desvelaba. Aprendió a disfrutar más las cosas simples, las cuales la llevó a ver más la amistad y el cariño.

Sus metas seguían siendo las mismas que tenía antes del hecho, con lo cual sus ganas de ser una aceptable doctora seguían intactas. Eso la ayudó a centrarse tanto en el entender como en su relación con los pacientes.

Daniela quería casarse, constituir una familia y ser una aceptable madre. Sin embargo, lo más destacable era que quería ser feliz. Estaba consciente que los caminos que deba recorrer iban a ser muy distintos a los que tenía planeados. Probablemente más largos, pero eso no resultaba problemas para llegar a donde se lo propusiese. Sólo tenía que esforzarse.

Daniela siempre iba a extrañar sus manos y piernas, esas que siendo parte biológica de ella, las había perdido. Sin embargo, fueron tantas las cosas excelentes que vivió después del hecho que no dejó de sospechar en que todo tiene un sentido, un porqué. Quizás más adelante lo entienda mejor.

Daniela aprendió a ver la vida y terminó afirmando lo que siempre había pensado: la vida es un obsequio increíble, ¡y merece vivirla!

Resumen de Elegí vivir: Autora

Daniela García Palomer nació en Santiago de Chile en el año 1980 y es la única hembra entre cinco hermanos. Estudió en el colegio Andrée English School y hoy cursa quinto año de Medicina, quiere ser médico como su padre. El papá es el Dr. Cristián García, radiólogo de la Facultad de Medicina de la Facultad Católica su mamá es la odontóloga Leonor Palomer.

El 30 de octubre de 2002 un hecho ferroviario cambio su crónica. Se suponía que debía ser un relajado paseo universitario. El hecho le amputó los brazos y las piernas, lo cual requirió no solo de varias operaciones, sino meses de hospitalización/rehabilitación en la Teletón.

Sin embargo, ello no fue muy, así que tuvo que requerir de terapias en el Moss Rehab Institute de Filadelfia. En donde le fabricaron las prótesis que la ayudarían a retomar su crónica. Hoy Daniela asiste frecuentemente a sus clases en la Escuela de Medicina de la Facultad Católica y se maneja de manera sin dependencia.

 

Ni antes ni después del terrible hecho, Daniela ha considerado límites para las metas que se da. Razón por la cual quiere terminar su trayectoria de medicina, casarse, tener su familia y más que nada, ser feliz.

Después de años de su hecho de tren cuando era estudiante de Medicina de cuarto año, Daniela García publicó un libro. El libro es su testimonio sobre lo ocurrido, desde la perdida de todas sus extremidades hasta la triunfadora rehabilitación.

Sin embargo, el libro también es un hermoso sendero de superación y ganas de vivir que estremeció a todos. Hoy Daniela cumplió su sueño de ser médico, tiene una hermosa familia con su marido y sus dos hijos y es un sujeto feliz. Ella es ejemplo de superación y de ganas de vivir y su testimonio ayuda a muchas de la multitud discapacitadas a retomar su crónica.

Resumen de Elegí vivir: Argumento

El libro es el testimonio de superación de Daniela García Palomer, escrito en primera persona. En él se describen tanto las lesiones físicas, como las que quedan en el alma que por supuesto tardan en cicatrizar.

Como toda historia personal muestra sus altibajos, sus días buenos y sus días pésimos, la adaptación a la novedosa vida y las adversidades de esto. Los días buenos se enmarcan en los progresos que la rehabilitación hace en Daniela. Los días pésimos reflejan las vicisitudes de una familia agobiada por un terrible hecho y sus ganas de llorar.

En sus páginas, Daniela deja testimonio de puntos sensacionales que tenemos los humanos para ayudar a otros. Así como la intensidad del cambio que ella y su familia debieron batallar después del hecho. Más que nada, porque jamás nadie está listo para el padecimiento y menos los padres que ven sufrir a un hijo.

En todo el libro hay varias reflexiones y cuestionamientos hacia la vida que llevamos como sociedad actualizada. Desde ese iluso sentimiento de invulnerabilidad, hasta las banalidades por la que nos preocupamos en la vida. Sin duda, el libro es una muestra del milagro que los humanos viven cuando se empeñan con el corazón.

Y el milagro empieza con haber sobrevivido a un hecho terrible y se transporta a cabo en la fortaleza y ganas de vivir de Daniela. El lector puede que se haga la misma pregunta que se realizó su madre ¿Cómo Daniela puede seguir siendo tan dulce con la multitud?

Pero en la medida que avance en la lectura, sentirá que no solo la sonrisa de Daniela se prodiga a todos los que la cubren. También sus ganas de vivir que no están exentas de las rabias y fracasos que solo conocen los muy íntimos. El asunto es que Daniela jamás se desquitó contra el planeta.

Este libro deja varias enseñanzas para la vida, al tiempo que es prueba de que lo primero que hay que llevar a cabo para encontrar algo es propósito y constancia. Todo lo que se propuso Daniela lo consiguió, aún cuando algunas metas exigían de mucha pelea por su contrariedad. Ella siempre peleó con todas sus fuerzas y hasta esta época lo logró.

Muchos pensarán que Dios quiere muy a Daniela y a su familia, más que nada porque permitió que Daniela pudiese vivir para sugerir increíbles enseñanzas. Enseñanzas que hacen que el lector se cuestione sobre sus opciones o intranquilidades. El hecho puso el foco en asuntos vitales y escenciales que la mayoría trata como una nota.

Sin duda, la familia debió pasar por instantes muy duros y penas inmensas, que quizás no se reflejen en el libro. Sin embargo, su testimonio deja claro que el cariño es más fuerte. El amor de Dios, de la familia y de cientos de personas amigas que le permitieron a Daniela y su familia continuar estando a flote.

En el desenlace, se conoce que penas se tienen la oportunidad de masticar y por último tragar. En todo caso, lo destacable y trascendente es seguir viviendo en el cariño y socorrer lo positivo de las vivencias. Aunque en oportunidades cueste ver la luz en el desenlace del túnel.

Resumen de Elegí vivir: Personajes

  • Daniela García Palomer es la personaje primordial de la historia. En el momento del hecho cursaba cuarto año de medicina en la Universidad. En el hecho ferroviario perdió todas sus extremidades.
  • Ricardo es el Pololo de Daniela. Fue un acompañamiento indispensable para su rehabilitación y no la abandonó jamás.
  • Macarena (Maca) es la conveniente amiga de Daniela en Chile. Eran compañeras de sección antes del hecho.
  • Juan Pablo (Juampi) es también un compañero de sección de Daniela, él fue el que convenció a Daniela de seguir a los juegos inter-facultades.
  • José Luis y Francisca (Pancha) son otros compañeros de sección y amigos de Daniela.
  • Alejandro es compañero de sección de Daniela, aunque no tiene mucha consideración en la historia.
  • Martín es uno de los hermanos de Daniela, él fue un acompañamiento destacable en los USA y en toda su rehabilitación.
  • Julie es la auxiliar de enfermería que ayudó a la madre de Daniela, Leonor, a asegurar a Daniela.
  • Angélica es la kinesióloga del centro San Jorge, que la ayudó en su rehabilitación.
  • Sebastián es el kinesiólogo de la Teletón, más allá de ser muy riguroso, con cariño logró rendir a Daniela al cien por ciento en su rehabilitación.
  • Marc y Cheryl (los Keller) fue la familia que acogió a los García en su lugar de vida en Filadelfia, con mucha hospitalidad y cariño.

Otros personajes

  • María Lucas es la asistente del Moss Rehab Institute que le dio la Bienvenida a Daniela al llegar a Filadelfia. También le explicó los métodos que se tienen que realizar durante su estadía.
  •  Doctor Esquenazi es el médico que atendió a Daniela en el Moss Rehab Institute y le explicó el avance por el cual pasaría. También fue el solicitado de tener en cuenta la condición de ella a los efectos de empezar el avance de elaboración de prótesis y su rehabilitación.
  • El Doctor Esquenazi padecía una discapacidad en un brazo y hablaba español porque era mexicano. Ambas cosas resultaron interesantes para Daniela ya que de la misma manera que ella había estudiado medicina con su discapacidad.
  • Matt es uno de los protesistas del Moss Rehab Institute. Él fue el solicitado de devolverle a Daniela sus manos y piernas a través de sus primeras prótesis.
  • Joe es el terapeuta ocupacional del Moss Rehab Institute que le enseñó a usar sus recientes prótesis.
  • Colleen es el terapeuta recreacional que la atendió en el Moss Rehab Institute y que la ayudó a motivarse desde lo que antes la motivaba. Oséa, sus pasatiempos, deportes, diversiones.

Resumen de Elegí vivir: Análisis Literario

El libro “Elegí vivir” es una historia en primera persona sobre parte de la vida de Daniela García. El libro es una experiencia desde el momento en que Daniela sufre un terrible hecho, en el que perdió todas extremidades.

El relato de Daniela, quien a sus 22 años se enfrentaba a la desaparición y vivía una colosal conmoción, deja testimonio de valor. No solo para elegir la vida que se quiere, sino para comprometerse a seguir adelante y luchar por su crónica y sus significantes.

El libro fue escrito dos años después de su hecho, y el propósito del libro no solo es realizar pública su crónica. Sino contar su avance de recuperación que le devolvió su independencia y también le permitió volver a tomar la vida que llevaba antes.

Cada experiencia, en su sendero de superación, es un canto a la promesa y a la amistad, pero también a la vida. El libro refleja el drama y el cariño de su familia, pololo y amigos durante los largos meses de hospitalización y varias operaciones. Su rehabilitación en la Teletón e profundas terapias en EE.UU. son constancia de perseverancia y deber.

Resumen de Elegí vivir: frases

  • Pero ahora mismo las cosas habían cambiado: me sería muy difícil subirme a un ómnibus o al metro y tampoco quería depender de otros para movilizarme”
  • “¡Todos se habían acordado de mí! En el desenlace del día decidí que había sido el más considerable cumpleaños de toda mi vida.”
  • “Sentí como si mi vida fuera una película puesta en pause y a la que por último podía apretar otra vez play”
  • “Los noticieros detallan tragedias horribles y, aunque nos afectan, jamás pensamos que nos tienen la oportunidad de ocurrir a nosotros”
  • “¿Por qué creeremos que somos una clase de seres invulnerables?”
  • “Tu vida será lo que tú quieras realizar de ella”}
  • “No porque en nuestra vida acontezca algo terrible piensa que en nuestro futuro no volverán a haber alegrías”
  • “No llores por no tener la oportunidad de ver el sol, porque las lágrimas no te dejaran ver las estrellas”
  • “Mi vida ahora mismo es muy distinta. Muy diferente a eso que hubiese soñado para mí.”

Reflexiones finales del resumen de Elegí vivir

Desde el libro leído “elegí vivir” son muchas las reflexiones que uno puede hallar. La narrativa en primera persona hace que el lector vaya acompañando el drama de Daniela. Al tiempo que se cuestiona su propia vida porque estamos hablando de una historia real.

Mientras se avanza en la lectura del libro se ponen sobre la mesa asuntos que pudiesen parecer banales en una situación límite. Como por ejemplo cosas, el hecho de no ver cosas tan simples como tener una vida recurrente, poder utilizar sus manos o piernas, caminar libremente.