Resumen de La Tumba de las Luciérnagas: Entérate aquí de lo que deberías saber

¿Resumen de La Tumba de las Luciérnagas? Película animada del jefe del cine japonés Isao Takahata, realizada en 1988, con una duración de 1 hora y 30 minutos, narra el relato de dos hermanos que intentan salir adelante en la Segunda Guerra Mundial.

Es, sin lugar a dudas, la película más triste y oscura que ha brindado el Studio Ghibli. Aclimatada con tramas con toda la luz en las que el sueño, la brujería y la distracción son tres pilares vitales de la vivencia, ésta da una historia muchísimo más lejana, brumosa y eventualidad, con contactos que se retratan a sí mismos, lo que proporciona muy más consideración a la obra en su grupo.

Tabla de Contenidos [ocultar]

  • 1 Resumen corto de La Tumba de las Luciérnagas
  • 2 Resumen de La Tumba de las Luciérnagas: Autor
  • 3 Resumen de La Tumba de las Luciérnagas: Personajes
  • 4 Resumen de La Tumba de las Luciérnagas: Argumento
  • 5 Resumen de La Tumba de las Luciérnagas: Oraciones de La Tumba de las Luciérnagas
  • 6 La Película de la Tumba de las Luciérnagas
    • 6.1 Importante
    • 6.2 Ten en Cuenta
    • 6.3 Opinión personal
    • 6.4 Mensaje
  • 7 Recursos

Resumen corto de La Tumba de las Luciérnagas

“La tumba de las luciérnagas” es dependiente de la novela de nombre semejante de Akiyuki Nosaka, un superador de la Segunda Guerra Mundial que plasmó sus encuentros en esta obra. En la novela, el constructor consigue culparse de la carencia de su hermana, a la que no ha podido querer como se suponía tras el fallecimiento de sus padres.

En la película, coordinada por Isao Takahata, la historia da un giro alrededor de Seita, un pequeño de 14 años, y su hermana más joven, Setsuko, de 5. Tras el bombardeo de la región de Kobe, pierden a su madre y su lugar de vida. Además, no tienen la posibilidad de conocer a su padre, un oficial de la Armada Imperial Japonesa. Frente esta terrible situación, Seita y Setsuko tienen que arreglárselas solas.

Los dos parientes se encubrirán en una cubierta de ataque aéreo descuidada, que va a ser el sitio de su extraordinaria contrariedad. Su pelea por salir adelante, con Seita verdaderamente centrada en su hermana aniquilada, es a la vez un homenaje al alma humana y un conmovedor mensaje a los desatendidos.

“La tumba de las luciérnagas” nos impulsa a enfrentarnos a la despiadado verdad de la guerra y a tener en cuenta la necesidad de sacar a la luz los inconvenientes de la desaparición entre los adolescentes.

La película consiguió una nota extraordinaria en los Premios Blue Ribbon de 1989. De igual modo, ganó el premio a la preferible película y el premio a los derechos de los jovenes en el Festival de Cine de Chicago en 1994. Un largo tiempo luego, en 2010, Isao Takahata fue premiado en el Festival de Cine de Animación de Locarno (Suiza) por el grupo de su vocación.

¡Continua leyendo en relación al Resumen de La Tumba de las Luciérnagas!

Resumen de La Tumba de las Luciérnagas: Autor

Es una película de animación de Japón realizada por Studio Ghibli y coordinada por Isao Takahata. Fue la primordial película coordinada por Takahata con Studio Ghibli y el tercer elemento cinematográfico del estudio.

Es dependiente del relato corto de nombre semejante del constructor Akiyuki Nosaka distribuido en 1967, que es dependiente por consiguiente de las propias vivencias de Nosaka en tiempos de guerra.

La película está interpretada por Tsutomu Tatsumi, Ayano Shiraishi, Yoshiko Shinohara y Akemi Yamaguchi. Centrada en la localidad de Kōbe, Japón, narra la insuperable historia de dos parientes, Seita y Setsuko, y su frenética pelea por salir adelante a lo largo de el último tiempo de la Segunda Guerra Mundial.

Extensamente elogiada, La tumba de las luciérnagas fue considerada por el popular profesional en cine Roger Ebert como una de las películas más resaltadas e increíbles sobre el conflicto, quien en el año 2000 la recordó en su lista de las superiores películas de siempre.

Además se considera, con La lista de Schindler de Steven Spielberg y El pianista de Roman Polanski, como una de las películas sobre el enemigo de la guerra más resaltadas de la historia, aunque el director ha negado esta afirmación.

La película obtuvo dos cambios increíblemente realistas, uno en 2005 y otro en 2008. La forma de 2005 recalca a los animadores Hōshi Ishida como Seita, Mao Sasaki como Setsuko y Nanako Matsushima como Hisako, la tía de los jovenes.

La transformación posterior recalca a Reo Yoshitake como Seita, Rina Hatakeyama como Setsuko y Keiko Matsuzaka como la tía.

Resumen de La Tumba de las Luciérnagas: Personajes

Ahora, los individuos presentes en la película. Entre ellos tenemos:

  • Seita
  • Setsuko
  • Tía de Seita y Setsuko
  • Madre de Seita y Setsuko
  • Médico.

Resumen de La Tumba de las Luciérnagas: Argumento

La película empieza en la estación de tren de Sannomiya el 21 de septiembre de 1945, no bastante luego del final de la Segunda Guerra Mundial. Seita, un pequeño abatido, pasa por la estación. Luego de morder el polvo de la inanición, el alma de Seita experimenta la de su hermano menor, Setsuko, y empieza a repasar las oportunidades que allanan el sendero hacia su muerte.

Recorrido 1945, Japón. La aviación estadounidense somete a las comunidades urbanas japonesas a que no paran asaltos por aire. En uno de los asaltos de asedio, la localidad de Kōbe se transforma en un incendio humeante para Seita, de catorce años, y su hermana más joven, Setsuko, de cinco, que son hijos de un oficial de la Armada Imperial Japonesa.

A lo largo de el conflicto, las dos viven con su madre, pero un día, tras un ataque de asedio, ámbas adolescentes se retrasan y no llegan a la fortificación donde ella las espera. Son encontrados durmiendo la siesta por las bombas, que de manera rápida destruyen su región y la mayoría de la localidad.

Tras el asedio, los dos hermanos buscan a su madre y Seita la localiza en la escuela transformada en clínica de crisis, dificultosamente herida y con graves consumos por todo el cuerpo. Al poco tiempo, su madre muerde el polvo y los dos parientes se quedan con una tía, que no los invita y su pasión subyacente no tarda en ofrecer paso a un odio indiscutible.

Resumen de La Tumba de las Luciérnagas: Oraciones de La Tumba de las Luciérnagas

– Tu madre no va a necesitar más su kimono. ¿Por qué no lo cambias por algo de arroz? Yo estoy modificando mis cosas por algo de comida. Tú podrías hallar un saco de arroz por él.
– ¡¿Tanto?!

– Piensas que lo meritan gusanos vagos ¡¿Lo mismo que la multitud que trabaja por Japón?! Seita, eres más grande ya como para cooperar. Siempre deseas arroz, pero ¿ayudas a adquirirlo? No, ¡no lo haces! ¡Te doy arroz y después, encima te quejas!
– Pero es nuestro arroz.
– ¿Así que soy una mentirosa? ¡Cómo te atreves! ¡Después de que los acogí!
– ¡Bien! ¡Se van a hacer la cena ustedes desde ahora!

– ¿Cómo sabe?
– ¡Sabe a frutas mezcladas!
– Uva, fresa, sandia, menta. Todos ahí.

– ¿Qué estás realizando?
– Una tumba. Madre además está en una tumba. Tía me lo ha dicho. Ella me mencionó que murió, y está en una tumba.
– Visitaremos su tumba en algún momento. ¿Recuerdas el cementerio, cerca de Nunobiki? Ahí está. Bajo un enorme árbol de alcanfor…

– Perdón. No puedo comerciar contigo. Soy granjero, pero ni yo tengo arroz bastante para mí. ¿No tienes parientes?
– No puedo contactarme con ellos.
– Entonces vivan con su tía. Todo está racionado. No puedes subsistir fuera del sistema. Trágate tu orgullo y haz las paces con ella.

– ¿Qué deseas comer?
– Tempura… sashimi… gelatina…
– ¿Algo más?
– Helado… y también… pastillas de frutas …

La Película de la Tumba de las Luciérnagas

La película cuenta la historia de Seita, un joven que intenta asegurar a su hermana más joven, Setsuko, mientras el conflicto se aproxima. Cuando su madre es asesinada en un asedio, Seita y Setsuko, incapaces de comentar con su padre, un jefe de operaciones navales; se refugian en el hogar de su tía.

En cualquier situación, vivir respectivamente no trabaja como los parientes les encantaría y se van a vivir solos a una caverna. Ahí, los dos se las arreglan con el mínimo gasto que les queda hasta que estiran la pata de hambre.

Takahata nos enseña el fallecimiento de Seita justo al inicio de la película, y es su aparición la que se transforma en el narrador de la historia. Inmediatamente, se establece el tono terminantemente deplorable de la película y se afirma que lo importante no está aquí en la trama.

Por otro lado, tampoco hablamos de que La tumba de las luciérnagas introduzca al espectador en la desesperanza y flojee en ella a lo largo de 90 minutos. Takahata sigue distanciado de este riesgo haciendo un trabajo con dos causantes reales en recurrente pelea.

La integridad de los esfuerzos de Seita estan destinados a espantar a su hermana de 4 años del tormento: le oculta la desaparición de su madre, opta por distanciarse del confort de la vivienda de su tía cuando Setsuko dice que no le interesa; y busca frenéticamente comida para cuidarla y mantenerla con vida.

Importante

Más adelante, el joven crea una situación donde sólo hay él y su hermana, aislados de todo el mundo y del conflicto. En el instante en que los dos van a la orilla del mar para jugar y lavarse, él impide que su hermana eche una mirada a un cadáver tapado entre dos barcos; de la misma manera que la compromete realizando prácticas en un bar cuando la joven revela que su madre está enferma.

Visto sólo desde este criterio, La tumba de las luciérnagas tiene la posibilidad de ser un drama sincero sobre los esfuerzos de un joven por salvaguardar la honestidad de su hermana.

El resultado no podría estar muy lejos del de La vida es hermosa (La vita è hermosa, Roberto Benigni, 1997), aunque la mirada de Takahata es innegablemente más desconcertante que la de Benigni, y además más salvaje (o justa). Al centrar el relato rígidamente alrededor de Seita, la película nos facilita sentir lo que el chico ve, ese Japón en ruinas; pero además sus sueños.

Seita fantasea con volver a la etapa previo al conflicto, con volver a estar asegurado bajo la sombra de su cariñosa madre y del monumental mentor, ese comandante naval que se expone precisamente erguido como un palo y de uniforme; un militar antes de ser padre.

Es a esta temporada a la que alude cuando, durante la noche, se despierta cantando una melodía de conflicto que habla de machacar al contrincante. Hacia el desenlace de una parte, Seita juega a atizar a sus contrincantes mientras refleja con su boca el sonido de los tiros.

Es ahora mismo, con una señal discreta, cuando Takahata nos enseña que no estuvimos observando lo que creíamos. En el instante en que Seita se acuesta y se retuerce con su hermana en busca de algo de calor humano, ella le echa fuera quejándose de que no la deja reposar.

Ten en Cuenta

En ese instante resulta visible lo bastante que Seita requiere a Setsuko, muchísimo más que su hermana a él. Este chico que anhela volver al sublime Japón que tenía en mente mover a sus adversarios al límite del colapso y vencer al mundo; está usando a su hermana como salvaguarda para denegar la realidad que le envuelve; abusa de él y le descorazona a escenarios que no puede medir.

Por otro lado, Takahata se afirma de que esta demostración de repudio no esté reñida con la adoración que Seita siente por Setsuko; haciendo un trabajo siempre con esa dualidad que mencionaba Kurosawa. La tumba de las luciérnagas es a la vez la narración de una nación inundada en la interacción del desafío de su sueño belicista y la de dos hermanos que luchan por mantenerse juntos; por continuar vivos y por sostener el aprecio mutuo.

El trámite de Takahata para sostener esta desconcertante dualidad tiene dentro jugar siempre a crear una verdad caracteristica de dos jovenes, cargada de interés; desparpajo y milagros; sólo para romper la fantasía constantemente cuando la guerra llega pegando la entrada.

La tumba de las luciérnagas se encuentra dentro de las primordiales películas animadas japonesas que buscan la vericidad en el retrato de Japón (algo que comunmente se veía como algo fuera de lugar; como podemos encontrar según La princesa encantada); llegando a estaturas de aspecto provocador en el avance del paisaje.

Simultáneamente, es pionera en la utilización de colores terrosos para los dibujos en vez de los oscuros comúnes, lo que proporciona a la película un aspecto más despacio y menos contundente.

Para asegurar que el enigmático universo de los adolescentes y la realidad de la guerra se contengan aislados, Takahata enseña lo previo con música mientras mantiene un severo silencio en lo último mencionado; una técnica que divide siempre para mostrar que la desgracia puede ahora mismo no ser contenida y se filtra por medio de las pausas que se alargan todo el tiempo del sueño de Seita.

Esto bendice un ámbito donde se tiene dentro una extraordinaria vericidad con una calidad de sueño que ocasionalmente se regresa horrible. A decir verdad, toda la película es descrita por Seita luego de su fallecimiento, y los fantasmas de Seita y su hermana deambulan por la verdad observando sus ocupaciones y reflexionando sobre lo que les llevó a su horrible destino.

Es por medio de este instrumento que Takahata, más entusiasmado en comentar de la sociedad de Japón que del conflicto, nos ordena a investigar el pasado. Cuando llegamos al último chato, con los dos fantasmas observando el nuevo Japón, iluminado como 1.000 luciérnagas; apoyado en los restos del anterior; comprendemos que la película sólo buscaba advertirnos de que esa alma de preguerra; triunfante y colonizadora; sigue presente, encubierta y debilitada tal vez; pero aguardando a que alguien como Shinzo Abe reavive el fuego de los más terribles deslices de la raza humana.

¡Te invitamos a leer terminado el Resumen de La Tumba de las Luciérnagas!

Opinión personal

Se podría decir que esta película es sólo razonable para los estómagos rígidos, por otro lado, sabiendo todas las cosas, me imagino que esta película debe ser vista por todo el planeta, por bastante que algunos logren reflexionar que es deplorable.

Su crónica se eleva por arriba de las restricciones del medio de hoy, y más allá de que confrontar a ella bastante más de una vez puede ser completamente miserable dada la perspectiva que proporciona del sujeto.

Pienso que es una de esas películas vitales, de las que no se tiene la menor iniciativa ni se conocen las fronteras, como iniciativa de artesanía genuina, dado que en su fuerza sin límites que la hace justificable para todo el mundo en cualquier sitio del planeta, radica todo su interesante y su exclusiva presencia de justificación.

Mensaje

Precisamente la formación de este movimiento tiene una razón enemiga de la guerra, por otro lado los ejercicios de vida de este contenido se elevan por arriba de la guerra, la fuerza y el paso.

A decir verdad, “La tumba de las luciérnagas” habla de ese amor sin limites que se desplaza por medio de la vida y el paso, para transformarse en algo diferente: seguridad, honestidad, para toda la vida, armonía, fortaleza o promesa.

Recursos

Más que referencias cinematográficas, lo que la tercera película de los estudios Ghibli atrapa en la pantalla son algunos arreglos que intentan reflejar el lado más humano del hombre, que no se pierde en ningún caso, a lo largo de el conflicto.

Entre otras cosas, el arreglo en el que Seita vigila la tumba de su hermana a lo largo de todo un día, sin movimiento, desconcertado y quebrado. El amanecer, el atardecer y el anochecer convergen en un chato solitario para comunicar al espectador que hay desgracias a las que jamás se sobrevivirá, que -algunas veces- vienen a relajar la agonía de criaturas honradas, como Setsuko.

Enfrentar el reto de ver esta película es, sin lugar a dudas, una actividad con dos probables resultados. El primero: llegar a la terapia, lamentarse y llorar tanto hasta liberarse del tormento que abusa de su pecho por más reciente vez. El segundo: estancarse en la agobiante y genuina historia de la película, que puede terminar rompiendo un corazón despedazado en mil trozos.