Resumen del libro » Siete noches»

Conozca 7 noches de Jorge Luis Borges, una compilación de hablas de este escritor que fueron reunidas para comentar sobre los sueños y pesadillas, que piensas que tienen la oportunidad de haber vivido en algún instante de la vida.

Contenido de 7 noches

En 7 noches, la compilación recientemente relanzada de hablas transformadas en ensayos al comienzo pronunciadas en la localidad de Buenos Aires en 1977, por Jorge Luis Borges no examina el fenómeno del déjà vu.

No obstante, habla extensamente sobre pesadillas y sueños, que apunta como «una clase de eternidad personal modesta».  Con eso, Borges bien podría estar describiendo el déjà vu, por visto que al acordarse de repente una escena o bien hecho que todavía no sucedió, la vivencia es lo más similar a un sentido de eternidad despierto que un sujeto en algún momento podría poder.

Leer las 7 piezas agarradas en 7 Noches es una sensación intensa y prolongada de déjà vu. En todos y cada turno, las oraciones se parecieron familiares mas recientes, así como si las hubiese escrito alguien que supiese todo cuanto se conoce sobre Borges.

Todas y todas las hablas que se recogen acá es una ventana cara precisamente el mismo jardín: ese jardín bien cautela de la cabeza de Borges. Uno ve precisamente la misma vegetación y monumentos desde abundantes ángulos.

En tanto que se leen, la trascendente sensación de infinitud profética llega a tu cabeza una y otra vez: la exploración de una vivienda enorme y enmarañada como un laberinto; como el Las ruinas circulares,  mas fue solo la vivencia de déjà vu, esa familiaridad mareante, lo que le dejó parecer así.

Los temas tratados en 7 noches indudablemente repercutirán para algún lector que haya pasado tiempo en compañía de los escritos de Borges, por visto que son sus temas más íntimos, sus obsesiones personales: la Divina Comedia, la Cabalá, el temor a los espéculos, los sueños, y pesadillas, Las mil y una noches, las maquinaciones ocultas de la presencia, su ceguera.

Análisis de 7 Noches

Son notas hogareñas en las teclas que reconocemos como Borges, estos temas se detallan y vuelven a verse en los ensayos compendiados, acá se anidaron uno en el otro, como la serie sin limites de reflejos en una salón de espéculos.

El Borges viviente, a quien el otro se hallaba encadenado, murió en 1986 en Ginebra, y fue quien al comienzo pronunció estas hablas en 1977. Los «otros Borges» de Reid después recobraron su transcripción y la examinaron y pulieron, preparándolas para la publicación impresa.

 

Este otro Borges es un genio literario y filosófico lúcido y brillante; su vida proseguirá siendo instantánea y actualizada en tanto que tengamos ingreso a la escritura. De alguna forma, este Borges existe en un presente eterno, así como si fuera un sueño vivo, y las hablas contenidas en este volumen son un caso de exhibe más de su genio vivo, siempre y en todo instante refrescante y en todo instante nuevo.

Uno no siente que esto es sencillamente un grupo de ensayos compendiados y revisados ​​escrupulosamente; más bien es así como si estuvieses sentado y oyendo las digresiones de un recurrente próximo, un conversador desprendido y animado cuyos intereses no son iguales y fenomenales.

La aseveración del genio literario de Jorge Luis Borges es el día de hoy asumida y completamente poco resaltable, y como múltiples críticos superiores la han creado, me abstendré de aburrirte con la redundancia.

No obstante, en oportunidades se pasa por destacable que Borges es de igual modo un genio filosófico-filosófico, oséa, que está completamente enamorado del conocimiento, con el exitación que el comprender le proporciona por sí solo, y más allá de que es un con pasión del conocimiento, jamás se niega a la pedagogía reverencial.

El comprender, para Borges, no es para el comprender, ni para garantizar y condenar a otros, ni para tener en consideración que otros están equivocados, sino más bien para el exitación del hallazgo. Puedes leer de igual modo El libro de arena.

En estas hablas, Borges utiliza su genio para proveer ese obsequio de hallazgo, una vivencia similar a la poesía, «algo tan aparente, tan veloz, tan no definido como el cariño, el gusto de la fruta, del agua».

De las verdades en sí, es siempre y en todo instante humilde. Uno cree o bien sino más bien uno no; la cabeza es una cosa dúctil a fin de que, como asegura en la conversación sobre pesadillas, «podamos sacar 2 conclusiones, cuando menos esta noche; después podemos alterar nuestras mentes».

Y además de esto, la mayoría de lo que se cree es únicamente una ilusión,» nuestra ignorancia de la difícil maquinaria de la causalidad «. Como Sócrates, Borges está segurísimo solo del hecho de que somos en su más grande parte ignorantes, hay mecanismos oscuros inapreciablemente llevando a cabo un trabajo en nuestras vidas.

Proseguimos la cabeza de Borges por medio de estos ensayos en tanto que mira y replantea estas conexiones ocultas, en tanto que trata de tener sentido en la forma muy así de un trabajo. Los materiales son lenguaje, imaginación y conocimiento; los productos son su poesía, ficción y, en esta situación, sus hablas. Cada uno de ellos revela el difícil control de su cabeza relojera.

En su ensayo «Las mil y una noche«, por ejemplo varias cosas cosas, Borges empieza la conversación en una discusión sobre las distintas formas en que Occidente descubrió Oriente: el mito de Alejandro Magno viviendo en China; La mención de Virgil de seda oriental en las Geórgicas.

Se joya de su título, «uno de los más muy, muy hermosos del mundo», y cuenta la historia textual del libro: su base en la tradición oral de India y Persia; la primera traducción de Galland en 1704, en Francia; traducciones siguientes, y su efecto en Occidente como la semilla del Romanticismo.

No es solo lo que puede decir indudablemente, lo que está apoyado en hechos académicos, sino más bien qué conexiones hace con independencia su cabeza. Se se ve a la magia por visto que es un género de conjuro: piensa en el alemán para Oriente y Occidente, conjura el de España para el oro en la palabra Oriente, que evoca en el instante a su amado Dante en italiano.

«La poesía», redacta Borges, «es el acercamiento del lector con el libro, el hallazgo del libro». Investigar las complejidades de estos ensayos con más grande aspecto sería hurtarles a los que leen, hasta un punto, su poesía. Otro libro de este escritor es Ficciones.