Resumen del libro A dos metros de ti (libro) de Rachel Lippincott

Sinopsis: Necesitamos estar cerca de la multitud que queremos tanto como el aire que respiramos.

A Stella Grant le gusta tener el control, sin importar no poder vigilar sus propios pulmones, que la tuvieron en el hospital la mayoría de su crónica. Por arriba de todo, Stella necesita controlar su espacio para continuar estando alejada de algún persona o cosa que consigua transmitirle una infección y poner en compromiso su trasplante de pulmón. Dos metros de distancia. Sin excepciones.

En relación a Will Newman, lo único que quiere controlar es cómo salir de este hospital. No le importan sus tratamientos, o si hay una única medicación en ensayo clínico. Próximamente cumplirá dieciocho años y podrá desconectar todas estas máquinas. Quiere proceder a comprender el planeta, no solo sus hospitales.

Will y Stella no tienen la oportunidad de arrimarse. Solo con que respiren cerca, Will podría ocasionar que Stella perdiera su puesto en la lista de trasplantes. La única forma de continuar estando con vida es continuar estando apartados.

¿Puedes amar a alguien a quien no puedes tocar?

 

 

Opinión personal:

 

A dos metros de ti estamos hablando de un libro apoyado en una película. ¿Un poco extraño, no? Al estar familiarizados a que sea al revés, el hecho de leer un libro apoyado en una película se frecuenta encontrar pocas oportunidades.

A dos metros de ti es un libro que hace un extenso tiempo quería leer, pero jamás encontraba el momento exacto para llevarlo a cabo. Hasta que un día dije: ya va siendo hora. Y desde que me dije eso no pude parar de leer.

El libro nos dice la narración de Will y Stella, dos jóvenes que sufren de Fibrosis Quística, una patología que daña a los pulmones y que hace que no logren tocarse entre ellos.

 

Stella es una condescendiente que transporta parte sustancial de su crónica en las comunidades donde cuenta su experiencia y día a día con su patología. También le encanta tener el control de todo, aunque no puede vigilar sus propios pulmones.

Por otro lado tenemos a Will, un chico que ha entrado en el hospital para hacerse una prueba de medicamentos para batallar la misma patología que Stella.

 

Como he mencionado antes, Stella es una obsesa del orden y control, por lo cual cuando se brinda cuenta de que Will, no está siguiendo su régimen y no se toma sus pastillas, a ella le brinda un infarto. Así que hacen un trato: Stella le ordenará el cuarto y su carrito de las pastillas con la condición de que Will consigua dibujarla.

«No confío en ti, así que lo vamos a llevar a cabo de la siguiente forma. Tomaremos los tratamientos juntos… así sabré que sí los tomas. ¿De acuerdo?

Siempre buscas la forma de pasar más tiempo conmigo, ¿verdad, Stella?»

Así empieza una bonita pero trágica historia de amor, donde tocarse no es una opción. Dos metros. Eso es lo más cerca que tienen la oportunidad de estar el uno del otro.

A dos metros de ti es un libro que me logró llorar, reír y sentir un sinfín de emociones.

Los individuos me han encantado, más que nada Stella. Ella es una chica intrépido, sin miedos y con ganas de vivir una vida recurrente sin importar su patología. La afronta lo relevante que puede con la promesa de que algún día consigua hacerse un transplante de pulmón.

Además, Will me dió la sensación de ser un poco el «bad boy» que no cumple las reglas. Agotado de la vida y con pocas ganas de seguir el régimen.

«Eres la clase de chico que ignora las reglas… porque sientes que tienes el control, ¿cierto?»

En todo el libro me dí cuenta de lo muy que fueron cambiando los individuos. Lo que en un inicio era una amistad un poco especial, en el desenlace acaba siendo un amor irrealizable muy difícil de sobrellevar. Se frecuenta decir que un sujeto es con la aptitud de realizar todo por amor, y Stella y Will son una prueba de esto.

A dos metros de ti es un libro juvenil un poco diferente. Un romance entre dos personas enfermas que no se tienen la oportunidad de tocar es muy diferente a eso que estamos familiarizados. Y la autora Rachel Lippincott consiguió escribirlo realmente bien.

La trama, de inicio a fin, es hermosa. No me he sentido perdida en relación la historia tiene relación, y he podido abarcar la vida de la multitud que sufren este tipo de patologías. Uno no valora lo que tiene hasta que lo pierde, y la Fibrosis Quística es un arma tan mortal que hace que dos personas que se quieren no se logren tocar.

Una cosa que me impactó muy fueron las últimas páginas del libro. Te puedo asegurar que no he llorado jamás con un libro, no con el más triste de todos. Puesto que bien, A dos metros de ti lo consiguió. Lloré como una magdalena y cuando acabé de leer la última página no sabía que realizar con mi vida.

«Necesitas tranquilizarte. Es la vida. Terminará muy próximamente.»

El libro me logró reflexionar muy y darme cuenta de las cosas tan cotidianas que tenemos en la vida no todos tienen la oportunidad de permitírselo. El poder tocar a alguien, tan fácil como darle un abrazo, es algo que no está a disposición de todo el mundo.

A dos metros de ti se convirtió en un libro que no olvidaré. La trama, los individuos y lo que se puede estudiar en estas páginas es increíble. La narración de amor que se edifica entre los dos individuos primordiales es tan pura e inocente que es verdaderamente difícil no sentir pena por ellos.

Rachel Lippincott escribió una historia que es realmente difícil expresar con expresiones todo lo que te hace sentir. Es un libro increíble lleno de sentimientos y a la vez didáctico por todo lo que puedes estudiar relacionado con la patología.

Sin dudas alguna le doy un 5 de 5 estrellas. Te sugiero que le des una ocasión y leas el libro. O al menos mira la película, gracias a que, al ser un libro apoyado en una película, las ocasiones son idénticas.

Aunque si me dejas decirte mi opinión, el libro es conveniente que la película.