Resumen del libro «El hombre en busca de sentido»

El Hombre en busca de Sentido

Esta extraordinaria historia llamada El hombre en busca de sentido de Victor E. Frankl. La obra fue publicada en Alemania en 1946. Este fantasmagórico texto está dividido en varias partes que comunican con apariencia la vida de su personaje primordial en los campos de concentración.

Esquema de El hombre en busca de sentido

La primera tiraje de El hombre en investigación de sentido fue publicada en Alemania por Viktor E. Frankl en 1946. El éxito impensado de esta obra literaria conllevó a manufacturar rápidamente una segunda tiraje para ser sacada a la liquidación, aunque no mantuvo el éxito conseguido de la primera presentación. Otras proyectos literarias no contaron con la misma suerte al ser exaltada a las salas de cine, como Cazadores de sombras.

10 abriles después de su primera publicación, el constructor sugirió llevar a cabo una tercera tiraje para remover el fracaso que dejó la segunda, aunque en esta ocasión traducida al español. Sin retención, siquiera se llegó a la comisión que se tenía de ella, al venderse centenares de copias, pero no las suficientes, por lo cual denominaron a ese plan como otro indiferente fracaso.

 

Otra vez Viktor Frankl no se conformó con su tercera tiraje, porque en 1961 quiso plasmar esbozos autobiográficos que impactaran a los que leen hasta cautivarlos. En esta ocasión si lograron esfumar el espantajo del fracaso al dar cerca de 9 millones de ejemplares. Esta cuarta tiraje llevó por nombre El hombre en investigación de sentido. Su traducción se ha extendido hasta contemplar más de 20 idiomas y se considera como uno de los 10 superiores libros de letras en USA.

El hombre en investigación de sentido revela la atrayente historia de Victor E. Frankl mientras permaneció en los campos de concentración localizados en el contexto de la Alemania facha. Vargas Llosa de todas formas llegó a meterse en varias de sus novelas, como por ejemplo cosas en La tía Julia y el escribidor, al detallar su flechazo por alguno más extenso a él.

 

Viktor E. Frankl señala con mucha atención sobre los maltratos en que son sometidos todos los prisioneros que yacen en el ocasión marcial. Complementariamente de esto, relaciona muy aceptablemente esas incidencias en el campo de concentración en los juegos mentales de los prisioneros, al nivel de hacerse la misma pregunta en las 3 oraciones en que está compuesta El hombre en investigación de sentido:

«¿Cómo daña el día a día en un campo de concentración a la vanguardia y a la psicología del prisionero medio?»

Las acciones de El hombre en investigación de sentido se llevan a sitio en su integridad en los campos de concentración, en el cual se refleja el castigo y las humillaciones que afectan la psicología de los prisioneros. Estos prisioneros estaban divididos en varias categorías para comprender diferenciarlos:

  • El prisionero global, siendo aquel más esclavizado en el instante de sufrir a sitio los trabajos pesados con el propósito de rendir cuentas a sus superiores.
  • «El capo» tenían algunos privilegios de parte de los soldados, aunque éstos se ensañaron con los prisioneros recurrentes, hasta ser más sobajados por ellos desde sus inicios.

El campo de concentración ya se conoce por hombre propio en El hombre en investigación de sentido como Auschwitz. Al ganar a este ocasión, todos los hombres fueron despojados de sus pertenencias tanto íntimas como personales, que hicieran acordarse al prisionero a toda su tribu o populares cercanos. Vargas Llosa, el éxitoso escritor peruano, mantuvo una válido relación en relación al tema de la vida marcial y ello se refleja específicamente en La aldea y los perros.

 

Uno de los permanentes pensamientos de todo prisionero comunicado en El hombre en investigación de sentido es poder regresar con sus familiares o en el peor de las ocasiones, mantenerlos presentes por siempre a través de los medios personales. En el campo de concentración, todos los prisioneros fueron robados, ultrajados, golpeados y hasta torturados psicológicamente, hasta hacerlos distinguir que no valen carencia para la sociedad.

Para Viktor E. Frankl subsistir en este ámbito hostil y empachado de torturas, necesitó porfiar a su tribu para no volverse irreflexivo. Alguno de los prisioneros mejor comportados de la concentración, tenían derechos a algunos privilegios que no se comparan al de algún capo. Los prisioneros no tenían nombre en el sitio, sino son comúnes a través de números o apodos degradantes y ofensivos para ser determinados.

A los enfermos o con cierto tipo de discapacidad los hacían trabajar como si se trataran de personas normales y sanas, a otros prefirieron darle delito al comprender que no serían avíos en los campos de concentración. Para todos los que cumplían con su trabajo a cabalidad, eran premiados con tickets a la suerte que significaban premios o bonos, como una caja de cigarrillos, por denominar uno de esos premios a la honradez y trabajo duro.

El impresión de estos tickets permitían a los soldados diferenciar entre los prisioneros normales a los capos, ya que los últimos nombrados preferían comida a fumar cigarrillos. Los prisioneros recurrentes al nominar por la caja de cigarros, brindaron a abarcar a la máxima autoridad que sus vidas no tenían sentido alguno. Vargas Llosa seguía involucrando historias militares en su repertorio, como La vivienda verde, a través de las aventuras de Lituma «El Mangonero».

 

Desde que Frankl se transfería en el furgón del tren, Asuchwitz ya hacía muy ruido en su vanguardia, al sospechar que allí se cometían abusos y humillaciones a todos los prisioneros como lo sería él de ese tormentoso ocasión. El exterminio y las cámaras de gas lo mantuvieron agobiado a lo dadivoso de todo el delirio, al comprender el indecible destino que sufriría allí, con la posibilidad de no regresar con vida a casa.

En ese tren viajaban exactamente 1500 prisioneros rumbo al campo de concentración. En cada furgón iban cerca de 70-80 prisioneros vigilados por capos u otros soldados de numerosas emblemas. Al inicio, todos fueron engañados al creer que el delirio tenía que ver con abarcar una colosal bodega de municiones y sobre la utilización de las mismas, pero al ver que se aproximaban a Auschwitz, la pena y tristeza se hicieron superiores.

 

Los soldados marcaron 2 filas inmensas de prisioneros, los que irían a la izquierda es porque su destino final sería la desaparición irremediable; los de la derecha, podían seguir viviendo a costas de trabajos forzados, humillaciones y un sin fin de torturas psicológicas. Todavía puedes abarcar la crónica de un escuincle insuficiente quien sufrió de maltratos por su padre y encima, por la insuficiente vida que llevó en Mi planta de naranja escofina.

Aunque Frankl formó parte de la fila derecha, uno de sus compañeros más cercanos no contó con la misma suerte, debido a que fue designado a la mortuoria fila izquierda y eso implicaba un destino final. Frankl abusando de su presentación y de la seguridad, pregunta por su amigo a uno de los capos, en tanto que éste señala una montaña que desprendía humo; Frankl ya había comprendido que su amigo consiguió la desaparición por el acto de la cremación.

Las humillaciones no se hicieron aguardar desde la presentación de los prisioneros, porque fueron despojados de su ropa, quedando completamente desnudos. Franki llevaba consigo una carta de su tribu, pero un soldado se la quitó al intentar ocultarla. Una de las pocas cosas que obsequiaron a todos los prisioneros fue una pasta de adulación de baño, para que pudiesen asearse frecuentemente o cuando los soldados lo permitiesen. Un ejemplar importante que ha servido de motivación es El arte de la guerrilla, que merece abarcar.

Todos los prisioneros debían descuidarse de su crónica previo, porque ella quedó de las puertas de Auschwitz con destino a exterior, ahora mismo la realidad sería muy distinta en los campos de concentración. Los retenidos se percataron que el sentido del humor de los soldados y los capos era muy pesado, al sufrir a sitio juegos macabros con sus cuerpos desnudos o jugando con la vanguardia de cada uno, hasta hacerlos más débiles y encaminarlos a la desaparición.

 

La mayoría de estos prisioneros declararon su miedo a la desaparición y la posibilidad de ser el venidero en la repertorio de los soldados, por lo cual eligieron sostener un espíritu intrépido hasta que el báratro culminara. Otros reflexionaron que el suicidio era la conveniente opción para finalizar con aquel báratro en que vivían, aunado al dominio marcial, por lo cual tomaron la osadía de lanzarse a la muralla eléctrica para sugerir un fin a sus vidas.

En la segunda etapa de El hombre en investigación de sentido Frankl señala toda la inmundicia que lo circunda, los prisioneros que se creyeron soldados, los soldados que ejercían la fuerza bruta para oprimir y las torturas que los hacían flaquear. Todo lo antaño mencionado llenó de indignación a Frankl, quien recomienda a otros prisioneros seguir estando valientes y seguros en el tiempo que durara ese báratro.

 

Ese sentimiento de apatía ayudó a los prisioneros a no sospechar en las fatalidades cometidas por sus dueños. La tribu y los populares cercanos son el centro de atención para todos esos esclavos en el campo de concentración. De la misma manera, conoce cómo se mueven las sociedades distópicas en Un mundo eficiente, de Aldous Huxley.

Las pretenciones básicas para los prisioneros se convirtieron en una ilusión irrealizable de hallar. Frankl tuvo compasión frente uno de ellos que estaba en pésimas condiciones, por lo cual deserta a ese insuficiente hombre del ocasión. La vida sexual no existía para los prisioneros del campo, de la misma manera que los sentimientos. Todos ellos debían ajustarse a las normativas, así como se ajustaron los ciudadanos a los mandatos de El Colosal Hermano, en 1984 de George Orwell.

 

Para morar un instante atrayente, entre los prisioneros se contaron chistes en El hombre en investigación de sentido, para así de todas formas sostener la promesa viva y olvidar los episodios humillantes recientes. Frankl fue uno de los pocos que logró ganarse la seguridad de los capos y de los soldados con su buena conducta y disposición para sufrir a sitio los trabajos forzosos. El personaje primordial de El hombre en investigación de sentido fue premiado al subir al dominio de supervisión en la cocina.

Sólo las ocupaciones de Frankl lo mantenían distante en los pensamientos para su tribu, populares cercanos, amores y aventuras. Su espíritu de religiosidad lo mantuvieron calmado en todo instante, para no tener la firmeza de finalizar con su crónica en el pared eléctrico. Sus éxitos siguieron creciendo y ahora mismo fue solicitado para marchar a un campamento a cicatrizar personas enfermas. Conoce todas las conocimiento en otra historia de autoayuda, con Tus zonas erróneas.

 

La retiro para Frankl en el fondo fue de utensilio, porque en sus instantes de soledad se auto-evaluó para ver qué cosas había hecho aceptablemente y otras mal en su crónica. Él apreciaba cada momento de chiquero para meditar y percatar(se) a Todopoderoso, a quien suplicaba asegurar a toda su tribu a la que extrañó en el claustro. Todo ello mientras veía que sus otros compañeros de celda no tenían buenos zapatos, la examen perdida o simplemente pronunciando el número impuesto al ganar a los campos de concentración.

El hecho que Frankl consolara a otros de sus prisioneros, lo hacía distinguir aceptablemente consigo mismo. Así, cuando fue asistente de la cocina, procuró en llevarles pan a escondidas de los soldados para que ellos se alimentaran y por consiguiente, desquitarse las fuerzas que parecían perdidas. Frankl conservó su espíritu por siempre en el chiquero, porque más allá de ser sobajado en el comienzo, siempre conservó su dignidad intacta.

 

Otras conocimiento que aprendió Frankl en el campo de concentración es que nadie puede huír ni del padecimiento y siquiera de su destino, ya que son dos cosas inexorables y forman parte a la vida misma. Toda la hostilidad sufrida en Auschwitz le sirvió para continuar estando parado sin sugerir exitación a los prisioneros capos o a los soldados de verle derrotado y con su crónica pendiendo de un hilo. A través de ello superó esas etapas y ascendió en el sitio para nominar a otras configuraciones de vida.

Más allá de que es verdad que Frankl siempre se mantuvo permanente en El hombre en investigación de sentido, afirma que esos que permanecían desanimados y sin un fundamento para seguir enfrente, podían transformarse en animales irracionales que simultáneamente sirven de utilidad para los más fuertes para sobresalir. El sentido para Frankl fue su inmaterialidad, sus permanentes reflexiones en el chiquero, para así tener todo lo que deparaba el futuro para él.

En la última etapa de El hombre en investigación de sentido, Viktor Frankl hace una observación sobre ese prisionero que está a costas de la huida espiritual. Hace una descripción de un sentimiento que es viejo a la alegría o fortuna de conocerse autónomo, retornar a comprender a su tribu después de un dadivoso tiempo.

Más enfrente en la historia, Frankl escuchó a dos prisioneros recién liberados cuchichear, uno le decía al otro que no estaba contento con ser libertino. Frankl intervino para aclarar al hombre que la sensación experimentada es una clase de sueño ficcional. En el fondo de sus seres querían reiterar la historia vivida en el campo de concentración con otros incautos débiles en carácter. La amargura embargó los corazones de esos prisioneros que fueron liberados.

Investigación de El hombre en busca de sentido

Con acordarse que Viktor Frankl fue un destacable psiquiatra que nos enseñó que más allá de estar privado de independencia en los campos de concentración, siempre mantendremos una independencia que es igual de importante: la independencia espiritual y de hallar hacer cosas en el chiquero que son improbables de poder.

 

A través de la independencia espiritual que consiguió Frankl en el chiquero, pudo poder una mejor satisfacción como ser humano, porque despertó su sentido altruista al apoyar al resto de los prisioneros en el campo de concentración en Auschwitz. De la misma manera, estableció dos tipos de prisioneros: los más recurrentes, que hicieron fila derecha a la entrada del campo. Para ellos ya se asignaron tareas específicas que requerían de fuerza y felicidad en el instante de efectuarlas.

La presencia en el planeta está representada a través del cuerpo. Está en el interior de las oraciones más analizadas de El hombre en investigación de sentido, al momento en que Frankl observaba la desnudez de su cuerpo y la del resto de los prisioneros. Algunos de esos hombres optaron por una delito sin asaz padecimiento antaño que ser sometidos por los capos o los soldados, sin comprender su propia vida en la tierra.

Para batallar la soledad y el mal por activo perdido toda una vida, la conveniente opción que encontró Viktor Frankl fue aislarse completamente, explotar cada momento de soledad para reflexionar sobre su crónica. Se percató que a través de la apatía, logró contener esos deseos autodestructibles de terminar con todo en el paredón eléctrico.

 

Lo más atrayente de estos prisioneros es que al desquitarse su independencia, ningún de ellos se alegró al ver la luz del sol, ni las flores, ni ver el hecho de recorrer las calles o de respirar éter fresco. Más allá de que los prisioneros verbalizaron que son libres, en el fondo de sus vidas no estaban contentos, no tenía sentido alguno huír del campo de concentración a las calles. El cuerpo de los prisioneros sabía de todos modos aceptablemente lo que implicaba su independencia, pero sus mentes permanecieron encerradas, amargadas por consiguiente castigo físico y psicológico.

Frases de El hombre en busca de sentido

Conoce las superiores oraciones de El hombre en investigación de sentido, la obra que abrió paso a un pensamiento psicológico referente a la independencia espiritual:

  • «La delito siempre causará un colosal susto para esos que no han vivido lo suficiente».
  • «El hombre siempre estará sujeto a su pasado, pero no lo convertirá en un dominado».
  • «Si en ti no existe la posibilidad de modificar la dirección que te causa mal y padecimiento, si podrás elegir la acritud más acorde para sobrellevar ese sentimiento».
  • «La fortuna es como una polilla, porque si insistes en perseguirla, ella volará y se irá más remotamente de ti. Si centras la atención en otras caracteristicas, esa polilla volará y se posará sobre tus hombros sin la pobreza de ir tras ella. La alegría se posará en ti, porque forma parte a la vida y no en todos las situaciones estará presente».
  • «Para percatar(se) metas personales es conveniente ocuparse a otras caracteristicas que generen desinterés».
  • «Aquel hombre que sufre en todo momento es porque no se conoce lo asaz aceptablemente».
  • «El hombre se autorrealiza cuando revela el sentido verdadero de su vida».
  • «Cuando se vive todos los días bajo las humillaciones en un campo de concentración, se tiene la posibilidad de elegir, si perecer de una vez para escamotear el mal o sostener en inscripción el espíritu».
  • «La independencia espiritual nadie nos la puede eliminar. Con ella es que saboreamos el sentido de nuestras vidas».
  • «El sentido verdadero de la vida es comprender llevarla o sucumbir frente a los problemas que se nos presentan».
  • «Para exceder el mal, en la vida tienen que activo cambios radicales».
  • «A posteriori de activo atravesado por varios instantes lacerantes, la conveniente fortuna es poder regresar a casa sin ningún tipo de temor, excepto a Todopoderoso».
  • «La amabilidad humana puede encontrarse en todas la multitud, de hecho, en aquellas quienes meritan ser condenadas por sus actos reprochables».
  • «Un prisionero, por más duro que sea, siempre mostrará instantes de indignación cuando es sobajado por otros. La indignación va acompañada por el mal y los insultos que vienen por añadidura».
  • «Comprendí que todos los sueños que presencié a lo dadivoso de mi chiquero no son tan crueles como la realidad. Todo lo que circunda el campo de concentración es tristeza, mal y castigo en todos los sentidos».
  • «En la medida que expresemos la independencia espiritual, puntuaremos más la hermosura del arte».

 

Película de El hombre en busca de sentido

Alexander Vesely Frankl, uno de los nietos del escritor Viktor Frankl y lideró la idea de llevar a cabo una filmografía sobre El hombre en investigación de sentido. La idea surgió al inicio de 2016, con la intención de refrescar la vanguardia de sus leyentes con una pulcra acoplamiento de su ejemplar.

El casting y la pre-producción comenzaron en el primer período de tres meses de 2016. La acoplamiento de El hombre en investigación de sentido es tan fidedigna que mantuvo el eje central del ejemplar. Una multitud de 1500 personas viajaron en diferentes vagones del tren suponiendo que irían de itinerario a una manufactura de municiones y así abarcar su uso e consideración. Los semblantes modificaron cuando los prisioneros observaron a la distancia el campo de concentración en Auschwits.

 

Una secuencia de eventos desafortunados hicieron que Viktor Frankl sacara a flote su independencia espiritual, para así sobrellevar el tiempo en que permaneció cautivo en el claustro del campo. Ayudó a numerosos prisioneros a percatar(se) su inmaterialidad y así suprimir de sus mentes los pensamientos autodestructibles. Otra película muy triunfadora fue la acoplamiento de La guerrilla y la paz, historia interpretada por Pierre y Natalia, redactada por el majestuoso Tolstoi.

Comentarios sobre El hombre en busca de sentido

Numerosos leyentes de El hombre en investigación de sentida han sentido emociones encontradas al guatar la obra. Algunos de ellos se conmueven y tocan sus fibras sensibles al abarcar en cada página las atrocidades que tienen la oportunidad de cometer los déspotas que gestionan el poder. Sin retención, Frankl es un caso de exhibe a seguir, frente la perseverancia de subsistir al ámbito facha empachado de crueldad y castigo, tanto físico, como psicológico y recatado.

 

Otras críticas acentuaron con dadivosidad que Viktor Frankl relatara sus facetas más sensibles de su crónica en el peor momento de su chiquero, ya que manifiesta su banda más espiritual que nadie conocía de él. En los instantes de su aislamiento encontró las utilidades para confrontar la hostilidad que representó su estadia en los campos de concentración. Sin ocasión a inquietudes, El hombre en investigación de sentido deja una huella imborrable a todo instructor que centra su atención en sus páginas.

Personajes de El hombre en busca de sentido

El hombre en investigación de sentido posee un único personaje indispensable, se palabra carencia más ni carencia menos que del propio constructor, Viktor Frankl, aunque en el ejemplar sólo se conoce como «Frankl» simplemente. Este personaje en todo el relato va distribuyendo con otros más de consideración secundaria.

 

Frankl mantuvo lazos de amistad con un prisionero que viajó con él. Su aparición en el texto es muy corta, porque fue sacrificado al constituir parte de la fila izquierda de la entrada al campo de concentración. El instructor que afianza su atención en El hombre en investigación de sentido se dará cuenta sobre la independencia espiritual que experimenta Viktor Frankl para tener las permanentes humillaciones, encierros y barbaridades cuando es víctima.

El esfuerzo espiritual permitió que Frankl sea menos deteriorado por los capos, así como de todas formas ocuparse en otros oficios menos elementales, como asistente de cocina o atender a los enfermos.

 

Editorial de El hombre en busca de sentido

El hombre en investigación de sentido ha sido extensamente divulgada por Herder Editorial, una casa de publicaciones localizada en Barcelona-España, que funge de manera sin dependencia. Esta importante editorial reúne una secuencia de libros, cuyoss temas tienen la oportunidad de cambiar, desde la filosofía, hasta la teología y acaecer por la filología. El hombre en investigación de sentido se ubica en el interior de la letras psicológica en la editorial.