Resumen del libro El mito de la caverna

 

Platón fue uno de los filósofos griegos más predominantes de la historia, quien aun después de su muerte sus reflexiones y pensamientos siguen impactando la sociedad de la cual formamos parte.

Una de sus posiciones más conocidas es la de El mito de la caverna, una analogía que nos enseña a cuestionar la forma donde los humanos reaccionamos frente los asaltos hacia nuestra situación y de lo lamentable que puede ser un trámite para logar adquirir conocimiento.

Se refleja como para encontrar conocimiento, debemos someternos a pruebas y errores que nos conllevan a salir de nuestra región de confort.

Resumen de El mito de la caverna

En El mito de la caverna, Platón cuenta que en las profundidades de una caverna obscura viven unos hombres que desde pequeños están allí atados del cuello y de las piernas.

Estos hombres no sólo son esclavos de la tierra sino también de su propia sombra.

Estos prisioneros bajo la cueva tienen un campo de visión con limite, ya que por medio de sus ataduras tienen relación siempre hacia adelante.

Por otro lado hay una luz que ilumina su ámbito, emanando un fuego encendido por detrás de ellos, que hace que se proyecten imágenes del sendero de donde procede la luz, llevando a cabo que las imágenes simulen las de un display de cine.

Cuando la luz emite por el sendero pasan unos hombres que algunas ocasiones hablan y en otras oportunidades no, llevan cargadas toda clase de figuras y elementos, más gigantes que ellos, algunos de ellos con forma animal y otros con forma humana.

Estas imágenes se proyectan en el muro al que los hombres están obligados a comprender, que sin tener una educación diferente a la que tuvieron, creen que esas sombras que ven son elementos reales, que corresponden a su propia situación.

Platón se cuestiona de qué sucedería si uno de los prisioneros fuera liberado y saliese al planeta exterior.

Estando frente a la realidad tendría gigantes problemas para acostumbrarse a la brillante y fuerte luz del sol, por lo cual se vería obligado a buscar sombras y panoramas reflejados en el agua para que poco a poco su vista se fuera adaptando a la luz y así evitaría una ceguera irremediable.

Solo así podría contemplar las considerables bellezas de la tierra y del universo.

Platón después de plantear esta situación se pregunta que pasaría si el prisionero liberado, regresara a la obscura caverna donde se encontraba en cautiverio y les contara a sus otros compañeros esclavos que lo que ellos miran no existe y que hay un mundo distinto y mejor al que ellos creen que lo es todo.

¿Ellos le creerían?, laa verdad es que no, simplemente se reirían de él y confirmarían que haber salido de la caverna lo trastorno totalmente.

Platón afirma que si se liberaran a los prisioneros sin dejarlo salir de la caverna, estos matarían al prisionero que fue libre ya que ellos están cómodos en el engaño en el que viven y se sentirían violentados por ver como su situación es amenazada.