Resumen del libro Federico en su balcón. Carlos Fuentes

 

Todo se debe ver con la intención de Dante Loredano, de entablar un diálogo con el vecino de balcón, el cual no es otro sino Federico Nietzsche, dejándose asesorar por éste en una ciudad que está encendida, producto de una muy violenta revolución habitual, emprendida en detrimento de la oligarquía que mantiene el poder.
Cada uno de los individuos en esta obra literaria de Carlos Fuentes, representa una casta popular. La conversación que mantienen Dante y Nietzsche, es de un aspecto único y dialéctico, con un diálogo que se establece en base al relato de los hechos, dando lugar a una novela llena de simbolismo, donde las acciones y los individuos son ejemplos de conceptos que se tienen la oportunidad de ver como fundamentales en el pensamiento del filósofo alemán.
Esta novela, es vista como el testamento literario de Carlos Fuentes, y es una lección escencial sobre lo que fue como escritor. Fuentes, intentó mover al lector lo que creía sobre el poder, la corrupción y la pobreza de todo el planeta en que vivimos, invocando a una composición narrativa que se sostiene en la presencia de diferentes individuos que acompañan al narrador, como es la situacion de Nietzche, quien conversa con Dante Loredano, sobre ejemplos doctrinales sobre problemas sociales.
No hay que olvidar que este libro, Federico en su balcón, está dentro de los dos libros publicados tras la desaparición de Carlos Fuentes, quien jamás pensó que fuera una de sus últimas producciones y que tiene dentro a dos ediciones de su personalidad, el Carlos Fuentes ciudadano y el otro que tiene talentos de intelectual y características, que piensa sobre el encontronazo del poder en la moral de las sociedades.
¿Te sirvió este archivo?

(0%) SI    NO (100%)

(adsbyGoogle = window.adsbyGoogle || []).push({});
Compartir este resumen:

O bien, copie y pegue el siguiente código en su página web, blog o foro:
<a href=»http://www.resumenes10.com/federico-en-su-balcon-carlos-fuentes.html» target=»_blank»>Resúmenes Federico en su balcón. Carlos Fuentes</a>