Resumen del libro Las Intermitencias de la Muerte. José Saramago

 

La novela, se ambienta en un país que no se cuenta, donde cómo desde la medianoche del uno de enero la desaparición deja de matar.
La colosal mayoría, entre los que se encontrarían esos amigos que se juntan a tomar cervezas y a pensar banalidades, festejarían frente un hecho tan increíble. Es lo que hacen los pobladores de este libro. Aunque solo al comienzo. Porque a las primeras reacciones de euforia frente “la huelga de la desaparición», le siguen las inpensables consecuencias de este excepcional fenómeno; ya que más allá de que es verdad que la desaparición dejó de matar, también es verídica que el tiempo continúa continuando. El futuro se avizora entonces incontrolable, con una población en recurrente envejecimiento y avance y una composición incapaz de realizar frente a las consecuencias.
A lo riguroso de quince capítulos, el escritor portugués nos deja al descubierto, la condición humana de la preferible forma. Por eso, es de enorme manera aconsejable la acalorada discusión entre el Primer Ministro y el Cardenal sobre la sepa de la desaparición, que además de ser ácida, mordaz y entretenida, nos enseña de forma clara y contundente la popular posición crítica del escritor sobre la iglesia y la política.
Página tras página observaremos (porque cuando uno lee los libros de Saramago no solo lee, sino que además ve), a la iglesia intentando omitir que su alegato sobre la resurrección quede obsoleto, a los causantes de los asilos y los hospitales desesperados frente el colapso de sus instalaciones, a los comerciantes de seguros tratando hallar qué asegurar, ahora mismo que la vida no corre compromiso de muerte, y a los políticos tratando hallar argumentar lo inexplicable, con sus gastadas técnicas dialécticas.
Allí hace aparición la “imaginación» frente la crisis, con oportunidades tragicómicas e memorables que dejan en clara prueba los elementos (salvajes) de los diferentes sectores para no perder el negocio; ejemplo visible es el fragmento en el que las compañias funerarias proponen al gobierno declarar obligación el entierro de los animales, clase que es ajena a esta “no muerte».
Se crea, así mismo, un combate sobre la pluralidad de la muerte: ¿Cuántos tipos hay? ¿Una para todo el planeta? ¿Varias? ¿O una muerte para los humanos, otra para los animales y otra Muerte (con mayúscula) que acabaría con todo lo que hay en la galaxia? Allí hace aparición Saramago, una vez más, con su riguroso repertorio de entendimientos en búsqueda de respuestas satisfactorias.
La novela se divide exactamente en dos etapas; la primera, la ya citada descripción general de la sepa de muerte, y la segunda, particular, con la aparición de un solitario violonchelista que le da un giro a la historia, satisfactorio personaje que maneja la atención de la desaparición por medio de la imposibilidad de matarlo, ya que cuando le envía la carta violeta (desopilante recurso informativo que la desaparición dispone utilizar después de varios años de matar sin previo aviso) ésta siempre vuelve rechazada.
Y antes que el lector consigua darse cuenta, así como quien no quiere la cosa, nos encontramos totalmente rodeados por la pasión, ese sentimiento universal que hace aparición como un punto primordial de la historia, lo que sumado a los brillantes análisis, razonamientos y reflexiones de Saramago, nos hace pensar (y mucho) sobre la delgada línea que divide lo finito de lo infinito y nos convence completamente de que el cariño es lo contrario de la muerte.
¿Te sirvió este archivo?

(50%) SI    NO (50%)

(adsbyGoogle = window.adsbyGoogle || []).push({});
Compartir este resumen:

O bien, copie y pegue el siguiente código en su portal web, blog o foro:
<a href=»http://www.resumenes10.com/las-intermitencias-de-la-muerte-jose-saramago.html» target=»_blank»>Resúmenes Las Intermitencias de la Muerte. José Saramago</a>