Resumen del Libro VIDA DE GERARD FULMARD

Andanzas de un detective novato, incompetente y fracasado. Echenoz reinventa la novela negra con toques de humor.

Andanzas de un detective novato, incompetente y fracasado. Echenoz reinventa la novela negra con toques de humor.

Gérard Fulmard, ex- asistente de vuelo en paro, decide reciclarse profesionalmente y transformarse en investigador privado. Busca a mujeres desaparecidas. Lo enmarañan para trabajar en un tema turbio relacionado con un pequeño partido. Se halla un cadáver y debe huir para descabullirse de la policía. En el instante clave se olvida de quitarle el seguro a la pistola… Nada le termina de salir demasiado bien, o bien quizá todo le sale condenadamente mal. Es un antihéroe de manual.

Pero Gérard no es el único personaje estrafalario de esta novela. Tenemos asimismo a un político que frecuenta prostíbulos y mira fotografías subidas de tono de la hija de su esposa; a una mujer que se autosecuestra para darse publicidad; a un siquiatra de incierta ética; a un taxista que recoge a un tipo herido de bala y se protesta de que le mancha el asiento, y hasta un tiburón particularmente insaciable y un satélite soviético asesino… Y asoman asimismo personajes reales con historias horribles, como el vocalista israelí Mike Brant, que se suicidó en la cúspide de su carrera lanzándose desde la ventana de su piso parisino, o bien aquel estudiante nipón caníbal que devoró unas partes de una compañera de estudios tras matarla.

Jean Echenoz, ocurrente deconstructor–¿quizá dinamitador, quizá reinventor?–de géneros literarios, se sumerge acá en la novela policiaca y nos ofrece unnoir delirante–y a veces descacharrante–à la manière Echenoz. Mas esta es asimismo una narración sobre la manipulación, el engaño, los complots, las patrañas inconfesables, las sórdidas intrigas políticas, los amores imposibles y el descalabro. Una novela sobre detectives torpes y políticos corruptos, sobre mujeres que desaparecen y aspirantes afemme fatale. Una novela negra que le da un giro al género sin caer en la parodia simple, sino más bien jugando con él para reciclarlo. Resultado: una delicia para disfrute de amantes de las narraciones policiacas, del humor inteligente y de la buena literatura por norma general.

«Virtuosa, lacónica, precisa, como dibujada por un profesor de la línea clara, infestada de guiños y también irrigada de ese humor metafísico de Echenoz, que es más que ironía, pues contiene una melancolía apenas entrevista» (Nathalie Crom,Télérama).

«Una novela llena de situaciones imprevisibles y guiada por ese arte para contar y edificar personajes que domina perfectamente el autor» (Patrick Kéchichian,La Croix).

«Un policiaco paródico y lúcido, un concentrado del genio de Echenoz» (Thierry Gandillot,Les Échos).

«Brillante y guasón… Echenoz se ha entretenido escribiendo una novela negra, muy negra» (Josée Lapointe,La Presse).

«Una exquisitez… Un triunfo escrito con una fantástica libertad» (Raphaëlle Leyris,Le Monde).

«Más sarcástico y negro que nunca» (Olivier Mony, Livres-Hebdo).