Rumpelstiltskin (El enano saltarín)

¬ŅConoc√©is el cuento¬†Rumpelstiltskin? Si bien es conocido con este nombre, en realidad¬†Rumpelstiltskin es el nombre del personaje ¬ęmalo¬Ľ del cuento¬†El enano saltar√≠n¬†de los hermanos Grimm.

Como la mayor√≠a de los¬†cuentos cl√°sicos,¬†tambi√©n El enano saltar√≠n (llamado¬†Rumpelstilzchen¬†en el¬†original) procede de las tradici√≥n popular, en un caso as√≠ de Alemania. Los hermanos Grimm lo incorporaron por vez primera en su colecci√≥n¬†Cuentos de la ni√Īez y del hogar,¬†publicado en 1812.

Un¬†Rumpelstilz¬†era un duende maligno que¬†hace ruidos (en alem√°n¬†rumpeln) al menear o bien zarandear¬†Stelzen¬†(en alem√°n moderno, ¬ęzancos¬Ľ, en un caso as√≠ referido a objetos como las patas de una mesa). El sufijo¬†‚ÄĒchen¬†se emplea en alem√°n para edificar el¬†diminutivo. Con lo que como hab√©is podido adivinar, el ¬ęmalo del cuento¬Ľ es un duendecillo que probar√° a los protagonistas‚Ķ

Pero sin más ni más preámbulos, leeremos juntos el cuento de Rumpelstiltskin. Después de leer el cuento hallaréis la versión animada en vídeo, y para acabar, vamos a hablar sobre la moraleja de este cuento de hadas.

Cuento El enano saltarín (Rumpelstiltskin)

Hab√≠a una vez un molinero al que le agradaba contar historias falsas para darse relevancia. Contaba sus historias fabulosas a todo aquel que hallaba, hasta el punto de no saber ya distinguir la realidad de sus patra√Īas.

Un d√≠a, el rey de aquel pa√≠s decidi√≥ visitar la aldea en la que viv√≠a el molinero as√≠ como su hermosa hija. Cuando el rey vio a la bella joven mostr√≥ un cierto inter√©s, y el molinero, para darse relevancia, le cont√≥ una de sus mentiras: ¬ęSu Majestad, mi hija, aparte de ser bonita, es capaz de transformar la paja en oro hil√°ndola con una rueca¬Ľ. El rey, encantado con la nueva, se llev√≥ a la chavala con √©l a palacio para revisar si aquello era cierto.

Una chavala en problemas

Una vez en el castillo, el rey orden√≥ que preparasen una habitaci√≥n llena de paja y que pusiesen en ella una rueca, y condujo hasta ella a la muchacha: ¬ęAhora demu√©strame que lo que afirm√≥ tu padre es cierto y transforma esta paja en oro. Si no lo haces, y tu padre van a ser desterrados¬Ľ.

La pobre chavala se puso a pla√Īir afligida, mas ante su sorpresa se le apareci√≥ un extra√Īo enano, un duendecillo, que le ofreci√≥ tejer la paja y transformarla en oro a cambio de su collar. La joven le entreg√≥ el collar, y el duendecillo se puso a tejer al momento. M√°gicamente la paja se fue transformando en oro, hasta el momento en que en la habitaci√≥n no qued√≥ ni una brizna de paja, todo relumbraba de oro.

Cuando el rey vio aquello, prob√≥ su avaricia orden√°ndole: ¬ęA ver si puedes hacer lo mismo con la paja de esta habitaci√≥n¬Ľ, se√Īalando cara una estancia m√°s grande y m√°s llena de paja que la del d√≠a precedente.

De nuevo la chavala se desesper√≥: ¬ŅDe qu√© forma har√≠a esta vez? Mas del mismo modo que el d√≠a precedente, apareci√≥ el duendecillo.

El horrible pedido del enano

El duende le dijo: ¬ę¬ŅQu√© me vas a dar esta vez si hilo la paja y la transformo en oro? La chavala le tendi√≥ un anillo y le dijo:¬†¬ęSolo me queda esto, adm√≠telo por favor¬Ľ. El duendecillo admiti√≥ y nuevamente, como el d√≠a precedente, se puso a tejer, transformando toda la paja en oro.

Pero el rey era un ser codicioso, y al ver que la chavala hab√≠a cumplido nuevamente con su pedido, le anunci√≥:¬†¬ęTendr√°s que regresar a hacer tu magia de nuevo, y si lo logras, te voy a hacer mi esposa¬Ľ.¬†La hija del molinero pas√≥ otra noche llorando, y nuevamente apareci√≥ el extra√Īo duende que le dijo:¬†¬ę¬ŅQu√© me vas a dar a cambio de solventar tu inconveniente?¬Ľ La chavala le respondi√≥ desconsolada:¬†¬ęYa no tengo solamente para darte¬ę¬†Pero el enano la sorprendi√≥ con su pedido:¬†¬ęBien, entonces me vas a dar a tu primer hijo¬Ľ. La chavala vacil√≥, mas entonces admiti√≥, pensando que su porvenir era dudoso, mas su presente una pesadilla de la que deseaba despertar.

Nuevamente el duende hiló y también hiló hasta dejar toda la paja transformada en oro. Cuando el rey vio aquella habitación, sus ojos relucieron, y dio órdenes a fin de que se organizara la boda.

El regreso del duende saltarín

As√≠ la hija del molinero se transform√≥ en reina, y tras un a√Īo, tuvo un hijo con su esposo el rey. La chavala hab√≠a dejado atr√°s la historia de la rueca, la paja y el enano, b√°sicamente por el hecho de que deseaba olvidarla. Mas una noche, el duende saltar√≠n se apareci√≥ delante de ella demandando su recompensa.

La reina se desesper√≥:¬†¬ępor favor enano, ¬°no te lleves a mi hijo! Ahora soy rica, te voy a dar todo cuanto quieras¬Ľ.¬†Pero el enano molesto le respondi√≥:¬†¬ę¬ŅDe qu√© forma puedes equiparar el valor de una vida con algo material? Lo que deseo es a tu hijo¬Ľ. La joven le rog√≥ y suplic√≥ con tanto dolor, que el enano se conmovi√≥ y le propuso:¬†¬ęTe doy 3 d√≠as para adivinar mi nombre. Si aciertas, puedes quedarte con tu hijo¬Ľ.

La reina pens√≥ y pens√≥, afirm√≥ cuanto nombre se le ocurri√≥, mas jam√°s acertaba con la contestaci√≥n. Al llegar el tercer d√≠a, agobiada, mand√≥ exploradores a todos y cada uno de los rincones del reino a buscar nombres ignotos. Uno de ellos retorn√≥ para contarle algo que hab√≠a visto: delante de una peque√Īa caba√Īa, un duende que brincaba cantando:

¬ęHoy tomo vino,
y ma√Īana cerveza,
despu√©s al peque√Īo sin falta van a traer.
¬°Jam√°s, se rompan o bien no la cabeza,
el nombre Rumpelstiltskin adivinar√°n!¬Ľ

Esa noche, cuando el enano volvi√≥, seguro de poder llevarse al peque√Īo consigo, le pregunt√≥ a la reina:¬†¬ęEntonces, ¬Ņcu√°l es mi nombre?¬Ľ¬†La reina le respondi√≥:¬†¬ę¬°Te llamas¬†Rumpelstiltskin!

El enano se volvi√≥ ido de sa√Īa.¬†¬ę¬°Es imposible!¬Ľ¬†gritaba,¬†¬ę¬°No puedes saberlo, te lo ha dicho el demonio!¬Ľ¬†Y tanto tanto se enoj√≥, que dio una enorme patada en el suelo, tan fuerte que su pierna qued√≥ sepultada hasta la mitad. Cuando forcej√≥ para sacarla, ¬°el enano se parti√≥ por la mitad! Y de este modo la reina pudo ver medrar sosegada a su hijo, y juntos vivieron felices por siempre.