Resumen de Sarna con gusto

Sarna con gusto

César Pérez Gellida

 

Tweet
!function(d,s,id){var js,fjs=d.getElementsByTagName(s)[0],p=/^http:/.test(d.location)?’http’:’https’;if(!d.getElementById(id)){js=d.createElement(s);js.id=id;js.src=p+’://platform.Twitter.com/widgets.js’;fjs.parentNode.insertBefore(js,fjs);}}(document, ‘script’, ‘Twitter-wjs’);Sudaba y tenía sed. El calor, el ámbito viciado y el olor a orín seco que ascendía por sus fosas nasales se empeñaban en devolverle a la pesadilla donde había ingresado hace unas horas. Cada hueso dolorido y cada articulación entumecida le recordaban que estaba en una situación de privación de independencia contra su intención.
En los pocos nueve m2 que tendría el cubículo donde aquel sujeto le había metido estaban ella, sus temores más profundos y el valor feroz que sólo hace su aparición en oportunidades desesperadas. Margarita trata de calmarse. Piensa en su familia. En la noche en que salió de fiesta y por el momento no ha podido regresar a casa. Repasa sus últimas acciones. Le viene a la cabeza la imagen nítida de un tipo desaliñado, huesudo e inexpresivo que dice ser agente de la ley y la ordena a ingresar en un supuesto coche patrulla. Debería haber tomado más prudencias. Si no podría ser tan confiada quizás no estaría en este preciso momento en ese zulo mugriento e insalubre. Aunque por el momento no sirve de nada lamentarse, en este preciso momento es muy tarde. Ojalá todo lo mencionado no fuera real y su imaginación le hubiera gastado una mala pasada. Pero el bozal que le impide abrir la boca y gritar para despedir a esta maldita disparidad disuelve algún promesa y la devuelve a la dura situación.
A estas alturas la policía debe andar buscándola, piensa Margarita. Y no se equivoca. Su sepa puso en marcha a la Unidad de Raptos y Extorsiones y al Grupo de Homicidos de Valladolid. Tiene a todo un grupo de expertos profesionales en la materia llevando a cabo un trabajo en su caso, un caso difícil de conducir en el que los buenos como los pésimos son expertos y actúan como tal. Si la policía en un avance de esta clase sabe que la favorable opción para hallar el éxito es continuar a pies juntillas el trámite ya predeterminado, los delincuentes hacen lo propio y trabajan bajo las normas de lo que podría calificarse como el manual del buen secuestrador.
La víctima del secuestro es una menor, una muchacha hija de un político y nieta de un colosal empresario adinerado. La policía contempla todas las cambiantes y alecciona a los padres de Margarita Zúñiga. La familia no sabe a lo largo de cuánto tiempo se puede extender la agonía, pero debe estudiar a aguantar. Convivir con el miedo será una recurrente en sus vidas hasta que la situacion se resuelva.
Consciente de que el tiempo en esta situación es escencial, Ramiro Sancho, un Inspector de Policía del Grupo de Homicidos de Valladolid curtido en mil peleas y aficionado a los refranes, estos populares y música de la buena, se impone a sí mismo la obligación de hallar a la niña. Con el acompañamiento de la Inspectora Sara Robles y de su grupo de agentes, hombres de ley duros y valerosos siempre dispuestos a asegurar a la víctima con su crónica si es requisito, dejará de lado su intención inicial de recobrar las riendas de su crónica tras el estado en que le dejó su obsesiva persecución del criminal Augusto Ledesma y seguirá su instinto para llegar hasta el desenlace del asunto. Para socorrer a la menor tiene el acompañamiento (o con el problema, según se mire) de Fernando Fajardo Feix, un tipo engreído e molesto que se hace llamar a sí mismo la «Triple Efe» y que lidera la Unidad de Raptos y Extorsiones.
En torno a este argumento da un giro «Sarna con gusto«, la que fué calificada como la novela más negra de César Pérez Gellida. Verdaderamente bien cubierta en el «estilo Gellida» (sus leyentes sabrán de qué hablo y reconocerán entre sus líneas el tono crudo, veraz, desafiante e irresistiblemente atrayente que caracteriza a sus obras), cuenta de forma descriptiva la crónica vibrante de un delito tan sin corazón como es la privación de independencia desde todos los ángulos y ubica al lector simultáneamente en la piel de la víctima, de los familiares, de la policía y también de los propios secuestradores. Jamás un secuestro fue comprendido por el lector de forma tan global ni suscitó por su lado numerosos rechazos ni empatías.Enviado por:
Victoria Vernon

Curiosidades:

– Tras deducir su trilogía «Versos, canciones y pedacitos de carne» César Pérez Gellida con «Sarna con gusto» ofrece inicio a una única trilogía a la que ofrece por título «Refranes, canciones y rastros de sangre«.Otros libros de este autor:

Khimera

Dies irae

Consummatum est

Memento mori

$(document).ready(function() { var zoomimages = $(‘#ctl00_ctl00_maincontainer_contentpane_ctl01_images_imageslist a.wp-zoom-image.wp-item-image-link[href]’); var zoomfooterimages = $(‘#ctl00_ctl00_maincontainer_contentpane_ctl01_images_imageslist a.wp-zoom-image.wp-item-image-footer-link[href]’); if (zoomimages.length > 0 || zoomfooterimages.length > 0) { var options = { borderSize: 10, displayTitle: true, slideNavBar: true, allSet: true, navbarOnTop: false, disableNavbarLinks: false, displayDownloadLink: false, displayCloseImage: true, displayImageIndex: false, autoStart: false, strings: { help: ‘ ‘, prevLinkTitle: ‘Anterior’, nextLinkTitle: ‘Siguiente’, prevLinkText: ‘Anterior’, nextLinkText: ‘Siguiente’, closeTitle: ‘Cerrar’, image: ‘Pág. ‘, of: ‘ de ‘, download: ‘Descargar’ } }; if (zoomimages.length > 0) zoomimages.lightbox(options); if (zoomfooterimages.length > 0) zoomfooterimages.lightbox(options); } }); Libros con individuos semejantes:

La chica de al lado

 

Jack Ketchum

En ámbas novelas el fundamento que causa el terror en el lector es la tortura y crueldad sobre la víctima de un secuestro, que en ámbas historias hablamos de una muchacha chica.Libros sobre el mismo tema:

El método 15/33

 

Shannon Kirk

Aunque las personalidades de las víctimas son diametralmente opuestas, ámbas novelas negras tienen como eje central de la historia un secuestro.

Adquisición el libro en Amazon.es:

libroebook KindleVolverMás libros…

Colabora en Trabalibros