Resumen del libro Los cuentos de Canterbury

Los cuentos de Canterbury es una colección de 24 historias que comprende más de 17,000 líneas escritas por Geoffrey Chaucer entre 1387 y 1400.  En 1386, Chaucer se convirtió en Controlador de Aduanas y Justicia de Paz y, en 1389, Secretario del trabajo del Rey.  Fue durante estos años que Chaucer comenzó a trabajar en sus cuentos.

Resumen y síntesis

Los cuentos son presentados como parte de un certamen de narración de historias por un grupo de peregrinos mientras viajan juntos desde Londres a Canterbury para comprender el santuario de San Thomas Becket en la Catedral de Canterbury.

Género: Antología de cuentos

El contexto que brinda inicio a las historias es una peregrinación al santuario de San Thomas Becket en Canterbury, Kent. Los 30 peregrinos que emprenden el viaje se reúnen en el Tabard Inn en Southwark, al otro lado del Támesis desde Londres. Entre ellos acuerdan conformar parte en un certamen de narración de historias mientras viajan, y Harry Bailly, anfitrión del Tabard, sirve como maestro de ceremonias para el certamen.

Cuentos que tiene dentro

Prólogo general ( General Prologue )

Cuento del molinero ( The Miller’s Tale )

Cuento del cocinero ( The Cook’s Tale )

Personajes

La mayoría de los peregrinos son presentados en bocetos bréves y vívidos en el “Prólogo general”. Entre los 24 cuentos, se entremezclan ocasiones dramáticas cortas (llamadas enlaces) que detallan intercambios animados, los cuales, en la mayoría de los casos involucran al anfitrión y a uno o más peregrinos.

Análisis

Chaucer no completó el plan terminado de su libro: el viaje de regreso de Canterbury no está añadido, tampoco numerosos de los peregrinos no cuentan historias.

Al usar una peregrinación como método de partida para las historias, permitió a Chaucer reunir a personas de numerosos ámbitos de la vida: como un caballero, una monja, un monje; un comerciante, un hombre de derecho, un empleado académico; un molinero y numerosos otros.

La multiplicidad de tipos sociales, así como el certamen de narración en sí, permitieron la presentación de una colección muy distinta de géneros literarios: leyenda religiosa, romance cortesano, vida de santo, cuento alegórico, fábula de bestia, sermón medieval, alquimia  y, algunas ocasiones, mezclas de estos géneros.

Las historias y los links juntos ofrecen representaciones complejas de los peregrinos, en tanto que, simultáneamente, los cuentos detallan ejemplos visibles de narraciones cortas en verso, más dos exposiciones en prosa.

La peregrinación, que en la práctica medieval combinaba un propósito primordialmente espiritual con el beneficio secular de unas vacaciones de primavera, logró posible una consideración más larga de la relación entre los bienestares y los vicios de este planeta y las metas espirituales para el próximo.

Los cuentos de Canterbury es una colección de historias construidas cerca de una narrativa o un cuento, un género común y ya por defecto ya hace un extenso tiempo. Los cuentos de Chaucer difieren de la mayoría de las otras “colecciones” de historias en este género primordialmente por su intensa diversidad. La mayoría de las colecciones de historias se centraron en un tema, generalmente  el espiritual.

La idea de una peregrinación para reunir a una colección tan diversa de personas con objetivos literarios tampoco tenía precedentes. El autor  introduce al lector en una rivalidad entre los cuentos, lo que le  anima a compararlos en toda su diversidad, y le posibilita a Chaucer exhibir la amplitud de su aptitud en diferentes géneros y formas literarias.

Los Cuentos de Canterbury es vista por concordancia como la obra maestra de Chaucer. Utiliza los cuentos y las informaciónes de sus individuos para pintar un retrato irónico y crítico de la sociedad inglesa en ese momento, y fundamentalmente de la Iglesia.

La utilización de Chaucer de una gama tan larga de clases y tipos de personas no tenía precedentes en inglés. Más allá de que los individuos son ficticios, aún ofrecen una diversidad de ideas sobre las prácticas y prácticas de la época. Frecuentemente, este conocimiento transporta a una diversidad de discusiones y desacuerdos entre la multitud en el siglo XIV.