Resumen de la película Underground

1 de Junio de 1995. El jurado del Festival de Cannes, presidido por la actriz Jeanne Moureau, comunica la Palma de Oro para Undeground (la segunda de Emir Kusturica, tras la obtenida con Pap√° est√° en viaje de negocios en 1989). Al d√≠a siguiente, el fil√≥sofo Alain Finkielkraut arremete en un art√≠culo en Le Monde contra la decisi√≥n del jurado acus√°ndole de admitir a un ‚Äúilustrador servil lleno de estereotipos criminales y clich√©s‚ÄĚ, y publicitando as√≠ ‚Äúla versi√≥n m√°s falsa, posmoderna y americanizada de la propaganda serbia filmada en Belgrado‚ÄĚ. Poco import√≥ que el fil√≥sofo reconociera en su art√≠culo no haber visto la pel√≠cula (!?), r√°pidamente un √°rea de la intelectualidad francesa de izquierdas (encabezado por Bernard-Henri L√©vy, el cual, se sumaba a las cr√≠ticas de Finkielkraut en un art√≠culo en Le Point admitiendo de cualquier manera que no hab√≠a visto la pel√≠cula – !!??) inicia una campa√Īa de acoso y derribo contra el film de Kusturica, basada m√°s que nada en declaraciones del director (recogidas en diferentes publicaciones durante la guerra de los Balcanes) en las que pon√≠a en duda la versi√≥n oficial que presentaba al bando serbio como el indispensable causante del conflicto y responsable de las superiores atrocidades cometidas en el mismo (1).

Ciertamente, Kusturica jam√°s ocult√≥ sus diferencias con el alegato mayoritario sobre las guerras de los balcanes, admitiendo su amargura por la desintegraci√≥n de la Yugoslavia donde hab√≠a crecido (y que de manera tan emotiva ha plasmado en parte considerable de su cine), lo que le sumi√≥ en un estado de profunda depresi√≥n durante el riguroso per√≠odo de guerra que le llev√≥ a interrumpir durante un a√Īo el rodaje de Arizona Dream que hab√≠a iniciado en 1991 en los USA. Este profundo sentimiento de p√©rdida le situ√≥ en una posici√≥n completamente a contracorriente que le llev√≥, sin lugar a dudas, a cometer m√°s de un exceso a trav√©s de unas cr√≠ticas que en muchas oportunidades parec√≠an querer justificar lo injustificable, lo cual sin duda abon√≥ el lote para los feroces asaltos que el director hab√≠a de recibir de parte de sus detractores pol√≠ticos desde el estreno de su personal√≠sima visi√≥n de la cr√≥nica de Yugoslavia, desde el comienzo de la segunda Guerra Mundial hasta su desintegraci√≥n a finales del siglo XX.

Pero observemos detenidamente la historia que nos dice la pel√≠cula, ci√Ī√©ndonos rigurosamente a su avance argumental:

El extenso film empieza en abril de 1941 en Belgrado, en el momento en que Marko (Miki Manojlovic) y Petar Popara ‚ÄúBlacky‚ÄĚ (Lazar Ristovski) est√°n festejando la afiliaci√≥n de este √ļltimo al partido comunista. Son los d√≠as previos a la entrada del ej√©rcito alem√°n en Yugoslavia, situaci√≥n que observaremos reflejada con el ataque a√©reo desde el zool√≥gico en el que trabaja el hermano de Marko, Ivan (Slavko Stimac). Ya con el pa√≠s sometido al yugo nazi, Marko y Blacky son buscados por el robo de un tren de municiones alem√°n, por lo cual Marko elige esconder a familiares y ayudantes en el s√≥tano de la vivienda de su padre, en donde la mujer de Blacky, Vera (Mirjana Karanovic), fallecer√° tras dar√° a luz al hijo de la pareja. Tras tres a√Īos en la resistencia, y despu√©s de un atentado fallido de Blacky contra el comandante del ej√©rcito de ocupaci√≥n, Franz (Ernst St√∂tzner), con el que se disputa el cari√Īo de Natalija (Mirjana Jokovic), una actriz mediocre y arribista, √©ste es arrestado durante una emboscada alemana (mientras est√° con Marko negociando una venta de armas a la resistencia) donde ser√° abandonado a su suerte por Marko, que huye con Nalalija. Liberado por √ļltimo por nuestro Marko, Blacky se oculta en el s√≥tano junto al resto de pertenecientes de la resistencia, en donde permanecer√° confinado sin tener noticias del fin de la guerra mientras Marko sube al poder como colaborador del nuevo gobierno de Tito. Para poder sostener su posici√≥n privilegiada, Marko hace creer a los pobladores del s√≥tano (organizado como una aut√©ntica ciudad subterr√°nea) que la guerra se eterniza, mientras en la √°rea inaugura con Natalija monumentos en honor al fallecido h√©roe de guerra Peter Popara ‚ÄúBlacky‚ÄĚ. Pasan los a√Īos y, durante la celebraci√≥n de la boda del hijo de Blakcky, Jovan (Srdjan ‘Zika’ Todorovic) con su prometida Jelena (Milena Pavlovic), Blacky llama la atenci√≥n a Marko abrazado a Natalija (a la que cre√≠a todav√≠a enamorada de √©l y esper√°ndole en la superficie) y elige salir por fin al exterior con su hijo Janvo para terminar la guerra (mientras Jelena se suicida lanz√°ndose a un pozo de agua y Marko, al que Blacky le di√≥ su rev√≥lver para que se quite la vida por su traici√≥n, se pega un tiro en la rodilla en lugar de en la cabeza que le postrar√° en una silla de ruedas el resto de su vida). Una vez en la √°rea, y despu√©s de atacar al grupo de rodaje de una pel√≠cula que recrea el heroico episodio de su propia detenci√≥n (al que confunde con soldados nazis reales), Blacky y Jovan son tiroteados por el ej√©rcito de Tito y los dos desaparecen bajo las aguas de un r√≠o. Mientras, frente el comienzo del ocaso del r√©gimen de Tito, Marko y Natalija dinamitan el subterr√°neo con sus √ļltimos ocupantes dentro y huyen de la regi√≥n. Veinte a√Īos m√°s tarde, tras la desaparici√≥n de Tito, y ya en la mitad de la disputa de los Balcanes, Ivan se reencuentra con su hermano Marko convertido en un vendedor de armas y le aniquila a golpes de bast√≥n, en tanto que Blacky es ahora mismo un sin coraz√≥n se√Īor de la guerra obsesionado por encontrar a su hijo Jovan. Tras comprender los cad√°veres de Marko y Natalija, Blacky regresa al viejo subterr√°neo y se arroja al pozo en el que ve la imagen reflejada de su hijo llam√°ndole. La pel√≠cula finaliza con una on√≠rica escena donde observamos a todos los individuos con fachada rejuvenecido, reunidos cerca de una mesa a orillas de un rio donde celebran otra vez la boda de Jovan y Jelena, mientras el trozo de tierra en el que est√°n se desprende de la orilla y se aleja flotando con la corriente del r√≠o.

Si he amado glosar de manera tan descriptiva el argumento de Underground, es exactamente para intentar desmontar la acusaci√≥n de que nos encontramos frente un film ‚Äúde propaganda serbia‚ÄĚ, de esta manera que argumentaban sus detractores (aun sin haber visto la pel√≠cula) tras su estreno en Cannes. De hecho, y seg√ļn ense√Īa nuestro Kusturika, la pel√≠cula se enfoca muy m√°s en el per√≠odo de entre guerras (la segunda de las tres partes del filme) que en el de la guerra de los Balcanes, a la que dedica √ļnicamente 40 de los ciento setenta minutos de su metraje. Y la denuncia de la situaci√≥n pol√≠tica durante la federaci√≥n socialista del presidente Tito, con la imagen de Blacky y sus hombres confinados en un subterr√°neo y fabricando armas para, en teor√≠a, batallar al ej√©rcito alem√°n mientras Marko se enriquece a su costa desde los aparatos del poder, no puede ser m√°s elocuente.

Cierto es que, una vez se aborda el episodio de la guerra que acabar√≠a con la desintegraci√≥n de Yugoslavia, la pel√≠cula no profundiza sobre las causas de la misma, y tambi√©n se puede argumentar que exhibe una alguna justificaci√≥n del sanguinario accionar de Blacky (al que podemos descubrir, si se quiere, como un se√Īor de la guerra del bando serbio, aunque en un momento de la pel√≠cula, y frente las cuestiones de un gerente de los cascos azules, el personaje se niega a admitir su pertenencia a ning√ļn ej√©rcito m√°s que al de el propio), al sentirse traicionado por sus propios compatriotas (‚Äúpor sus propios compatriotas‚ÄĚ, conviene no olvidarlo). Pero no es menos cierto que, en la situacion de admitir que el personaje se identifique con un combatiente del bando serbio, ser√° exactamente por una orden suya por la que se produce el √ļnico episodio de matanza indiscriminada que observamos en la pel√≠cula (justo despu√©s de la desaparici√≥n de Marko, cuando Blacky ordena hacer a todos sus prisioneros ‚Äď fotograma 1), con lo que la idea de una supuesta representaci√≥n de los hechos a m√°s grande gloria de la causa serbia se ve del todo infundada.

Underground es, por el contrario, un llanto atormentado por los horrores de una guerra fratricida, sin buscar causantes ni causantes, de esta manera que queda expuesto en la alucinante imagen de Blacky, postrado frente un cristo cabeza abajo mientras la silla de ruedas en llamas con los cuerpos sin vida de Marko y Nalalija brinda c√≠rculos sin frenos cerca del personaje hundido en el llanto.¬† Y pasa que, como consigue a pronunciar nuestro Marko justo antes de fallecer a manos de Ivan, ‚Äúninguna guerra es guerra hasta que el hermano aniquila a su hermano‚ÄĚ (fotograma 2).

Por esta raz√≥n, la pol√©mica que ha acompa√Īado a la pel√≠cula desde su estreno no deber√≠a ocultar la fascinaci√≥n que desarrollan sus numerosos instantes tan propios del universo f√≠lmico de Kusturica: las im√°genes de las bestias del zool√≥gico bajo el bombardeo de los aviones alemanes (fotograma 3); la popularizada secuencia de la boda de Jovan y Jelena, con el chato de la novia sobrevolando el subterr√°neo hasta su puesto en la mesa de los comensales (fotograma 4 – una imagen que nos remite a un chato parecido de El tiempo de los gitanos); Jovan observando la luz del sol por primera ocasi√≥n en su cr√≥nica o reencontr√°ndose con Jelena en las profundidades del r√≠o (fotograma 5 – en claro homenaje a las im√°genes submarinas de L‚Äôatalante, de Jean Vigo); o la ya citada secuencia de Blacky, aullando su amargura frente los cad√°veres en llamas de Marko y Natalija (fotograma 6 – ‚Äú¬°Marko, hermano! ¬°Natalija, amor mio! ¬°No acercamiento a Jovan!‚ÄĚ). Sin olvidar, por supuesto, la bell√≠sima secuencia final con todos los individuos festejando una improbable reconciliaci√≥n mientras se alejan arrastrados por la corriente (fotograma 7) y o√≠mos las expresiones de Ivan rememorando con melancolia su cr√≥nica en el pasado: ‚ÄúAqu√≠ construimos recientes casas con tejas rojas. Y chimeneas en las que las cig√ľe√Īas anidan. Con las puertas abiertas a nuestros estimados invitados. Le agradeceremos a la tierra que nos alimente, y sol que nos ardiente. Y a los campos por hacernos acordar los pastos verdes de casa. Con mal, tristeza y alegr√≠a recordaremos nuestro pa√≠s cuando les contemos a nuestros hijos historias como si fueran cuentos: √Črase una vez, un pa√≠s‚Ķ‚ÄĚ.

David Vericat
© cinema primordial (Abril 2017)
—–
(1) Se tienen la oportunidad de leer todos los art√≠culos de la pol√©mica (en franc√©s), a√Īadido el de la respuesta del propio Kusturica, en este enlace: http://www.kustu.com/w2/fr:polemique

———————————————-
VER EN FILMIN
———————————————-